Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Cañón de Atuel

Posted by chus y xavier en 21 abril 2009

Suena el despertador a las 6:45 de la mañana y a las 7:30 ya estamos en el coche lleno de cosas de la niña y nuestras pequeñas mochilas. Abrigados hasta las orejas con un frío de 4 ℃.

Nos quedan 200 kilómetros hasta San Rafael y durante el trayecto vemos amanecer, algo que compensa por sí mismo el madrugón. También podemos comprobar los diferentes cambios de temperatura (4℃, 7℃, 10℃, 20℃ y hasta 30℃ y todo en cuestión de 3 horas). No me extraña que los vinos sean tan originales, sufren cambios de temperatura entre el día y la noche de más de 20℃.

A las 10 a.m. ya estamos desayunando en una cafetería genial de San Rafael y a las 11 camino de Valle Grande y el Cañón de Atuel. Una ruta de más o menos 80 kilómetros bordeando el río, campings y cabañas de ensueño, desfiladeros de piedra, túneles excavados bajo la montaña, formaciones rocosas de mil formas, texturas y colores (dicen que el cañón es como el de Colorado pero en pequeño, si esto es cierto deseo verlo ya porque este es increíble).

IMG_1560 (Medium)IMG_1564 (Medium)IMG_1573 (Medium)IMG_1588 (Medium)IMG_1592 (Medium)IMG_1595 (Medium)IMG_1596 (Medium)IMG_1606 (Medium)

Un impresionante escenario natural, con asombrosas esculturas naturales, espejos de agua e inmensos paredones a la vera del río Atuel. La paz y el silencio del Cañón refuerzan su belleza (origen de leyendas centenarias).

Aguas arriba de la presa Valle Grande nos internamos en el Cañón del Atuel para descubrir sus maravillosas esculturas naturales: Los Jardines Colgantes, Los Monstruos, El Mendigo, Sillón de Rivadavia, Museo de Cera, La Ciudad Encantada, Los Viejos y EL Lagarto, por mencionar solo a algunas de ellas. Los minerales y las piedras del Cañón hipnotizan y maravillan con sus formas. Mientras las combis serpentean por los caracoles, entre los paredones del cañadón, los espejismos de roca aparecen y desaparecen a su paso como caprichosas y escurridizas esculturas. Y dos lagos artificiales (Aisol y Tierras Blancas) contribuyen a realzar la belleza del paisaje.

El murmullo del río Atuel (que toma su nombre de una antigua leyenda indígena) acompaña nuestro viaje entre el embalse El Nihuil y Valle Grande, pasando por las centrales hidroeléctricas Nihuil I, II y III. Así arribamos, en un resquicio del Cañón, al Cañadón Negro o de los Toboganes, donde recorremos unos metros por un pasillo de arena, entre paredes de roca monumentales, para luego trepar algunos escalones y encontrar toboganes naturales, fallas en las enormes paredes -que parecen cortadas con cuchillo- y el absoluto silencio como premio final.Por el largo camino pedregoso del Cañón, escoltados por paredones de hasta 350 metros de altura, arribamos a Valle Grande.

Estábamos tan fascinados imaginándonos diferentes figuras de piedra que se nos pasó la hora de comer.IMG_1597 (Medium)IMG_1609 (Medium)IMG_1612 (Medium)IMG_1615 (Medium)IMG_1569 (Medium)

Cuando llegamos al sitio más próximo ya estaba todo cerrado y tuvimos que ir a un mini market a comprar pan casero y embutido para hacernos unos bocatas. Después ya con las pilas puestas hicimos 150 Km más hasta Malargüe y buscamos hotel. El Theis, uno recomendado por la Lonely Planet (120 pesos la habitación doble con desayuno incluido). Feo por fuera pero acogedor y bastante nuevo, pero sobretodo con una ducha llena de agua caliente, así que estuvimos bajo el agua más de 30 minutos. Es nuestro primer hotel desde que comenzamos el viaje, nuestro primer momento de intimidad, de espacio propio en 21 días de viaje. Que placer!!!

A las 8 p.m. quedamos todos en la recepción para ir a cenar y encontramos un boliche chulísimo y súper autóctono “El Quinche de María”.

Ellos cenaron chivito (Cabrito) y yo bife de chorizo (algo así como solomillo) con papas fritas acompañado de un vino de San Rafael. Bianchi DOC malbec 2008, muy interesante, más que los de Mendoza pues tiene más estructura, aromas terciarios más marcados (ahumados, madera, especias) sin tanta presencia de la fruta. Como colofón 2 pancakes (crêpes) de dulce de leche y como botijos volvimos al hotel a las 11 de la noche.

Mañana toca otro madrugón ya que nos vamos a la Payunia.

Anuncios

2 comentarios to “Cañón de Atuel”

  1. sandra said

    Hola pareja! me alegro de ver que todo os va genial, las fotos son espectaculares…. seguir enseñandonos más cositas sobre vuestra aventurilla para que podamos disfrutar en la distancia con vosotros. un besazo muy fuerte. os hechamos de menos.

    • chusxavier said

      Eiiii!! como va todo!!! Y la patita del Luisiño que tal?
      Pronto vas a estar de cumple,eh así que a ver si os reunís todos y enviais unas fotillos.
      Ah! Que sepais que si os casais antes de llegar, no cambies de madrina que yo si tengo que ir y volver lo haré,jejeje.
      Biquiños a los dos y cuidaros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: