Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Cataratas Iguazú lado argentino

Posted by chus y xavier en 7 mayo 2009

Tomamos un buen desayuno y buscamos un bus que nos lleve a las cataratas (parte Argentina). Por 5 pesos por persona y 20 minutos nos llevan hasta la puerta del Parque Nacional de Iguazú.

El Parque Nacional Iguazú fue creado en Argentina en el año 1934 con el objetivo de conservar las Cataratas del Iguazú, así como la biodiversidad que las rodea. Emplazado en el norte de la provincia de Misiones, cuenta con una superficie aproximada de 67.000 ha, y se encuentra a 17 km de Puerto Iguazú. Las cataratas del Iguazú (del idioma guaraní: Yguasu, en portugués: cataratas do Iguaçu) están en el Parque Nacional Iguazú, Argentina y en el Parque Nacional do Iguaçu del estado de Paraná, Brasil. Su nombre proviene de dos palabras: la palabra «y» (similar a la /ü/ del alemán o la /u/ del francés, producida por contracción de la garganta) y la palabra «guasu» (léase guasu), que en lengua guaraní quieren decir «agua» y «grande», respectivamente. Están formadas por 275 saltos de hasta 80m de altura, alimentados por el caudal del río Iguazú. Se pueden realizar paseos en lancha bajo los saltos y caminatas por senderos apreciando algunos animales de la selva subtropical. La «Garganta del Diablo» ( el salto mayor, que consta de 80m)es un espectáculo aparte que, saliendo desde Puerto Canoas, se puede disfrutar en toda su majestuosidad a tan sólo 50m de distancia.

Compramos las entradas por 60 pesos por persona y comenzamos a movernos. No hay casi nadie así que podemos hacer fotos y disfrutar de nuestra soledad. Para ver la primera caída de agua necesitamos caminar más de 15 minutos. A parte hay una opción que es el tren ecológico que te lleva hasta La Garganta del Diablo pero nosotros decidimos hacerlo a pie para darle más emoción.

Parece ser que hoy hay más agua que estos días y han abierto zonas que habían estado cerrados. Esto es una gran alegría para nosotros pues teníamos casi decidió volver, pero si podemos hacerlo todo no regresaremos.IMG_2190 (Medium)IMG_2172 (Medium)

IMG_2160 (Medium)IMG_2174 (Medium)

Después de cansarnos de ver la Garganta del Diablo y hacer fotos desde todos los ángulos, aprovechamos que hace calor y ya que hoy se puede, subimos a una lancha motora que nos cuesta 75 pesos por persona y que nos lleva a ver los saltos muy de cerca, y es tan de cerca que nos cae el agua del salto San Martín por encima nuestro. Es una caña, es muy divertido porque todos van con su ropa y unos chubasqueros que ante tal caída de agua no sirven para nada y nosotros vamos todo equipados con nuestro bañador y ropa de repuesto. Somos los putos amos!!IMG_2247 (Medium)IMG_2289 (Medium)

Con la entrada al parque se puede acceder también a la Isla San Martín que estos días estaba cerrada, pues había tan poca agua que los barcos se quedaban encallados. Así que nos subimos en una de las muchas que sale cada 10 minutos y en menos de 2 minutos ya estamos al otro lado. Tenemos que subir no sé cuantos escalones para ver otro salto increíble. Esta es la parte más dura de las cataratas pero merece la pena. Vemos monos, lagartijas gigantes, un tucán (solo puedo verlo yo porque pronto se esconde) muchos cóndores esperando que alguien se caiga para poder darse un buen ágape y coatís, una especie de ardillas gigantes con el morro como el de Alf. Son muy cómicos y les gusta mucho la comida así que allí donde hay basura están ellos. Había uno tan gordo que casi no podía moverse “un coatí obeso” a donde llegan las enfermedades del primer mundo, je, je.IMG_2286 (Medium)IMG_2185 (Medium)IMG_2199 (Medium)IMG_2228 (Medium)IMG_2206 (Medium)IMG_2221 (Medium)

Cóndores esperando un tropezón

IMG_2253 (Medium)Coatí en estado salvaje

IMG_2270 (Medium)Coatí obeso y comodón

IMG_2273 (Medium)Coatí pervertido

Nos perdemos por el parque, de salto en salto hasta la hora del cierre así que si no queremos quedarnos encerrados, tenemos que irnos.IMG_2198 (Medium)

IMG_2193 (Medium)

Estamos súper cansados pues no hemos parado de caminar, subir y bajar escaleras, etc y apenas hemos comido. Al bajar del bus lo primero que hacemos es asaltar el supermercado y comemos una pizza caliente donde el primer día. Es la pizza más rica que hemos comido nunca (con mucho queso, jamón, cebolla, tomate ummm que rica).

En todo el día nos había asaltado una duda. Resulta que hoy empieza la luna llena y aquí para sacar cuatro duros más abren el parque por la noche para ver la Garanta del Diablo bajo la luz de la luna. Lo hacen durante 5 días siempre y cuando no llueva y pueda verse la luna. Lo publicitan en todas partes para que se haga reserva y los precios de forma inexplicable fluctúan de 80 a 140 pesos y todo por hacer lo mismo: ver las cataratas de noche.

Todos insisten en que hay que reservar, pero en Argentina recomiendan reservar para hacer cualquier cosa y la razón es puramente económica “comisiones”. Una vez más pasamos y nos arriesgamos, sabiendo o intuyendo que no habrá problema, 2 caben en cualquier sitio y más en temporada baja y pagando. Nos damos una ducha rápida, nos abrigamos y salimos corriendo para coger el bus otra vez hasta el parque.

Hay tres salidas a la Garganta del Diablo. La primera a las 19:30, la segunda a las 20:30 y la tercera a las 22:00 e intentamos llegar para la segunda. Al llegar se confirma nuestra hipótesis, no hay ningún problema para entrar (solo que alguien se ha quedado sin comisión). Somos sobre 40 personas y el cielo está algo cubierto. Nos dan una charla y nos suben “al tren ecológico” imaginaros un tren con luces, un tanto ruidoso en plena noche, perturbando la harmonía de la jungla, y se quejan que en la parte brasilera el paseo en helicóptero altera el ecosistema. No comment.

A medida que nos vamos acercando a la garganta, las nubes empiezan a disiparse y ya en la zona X las vistas son increíbles. La luna está en su momento máximo, sin ninguna nube alrededor y se ven las cataratas casi como si fuese de día. Xevi comienza a hacer fotos y a experimentar por fin todas las capacidades de la cámara y consigue unas fotos que incluso el fotógrafo profesional que está allí plasmando el momento dice que son buenísimas, que nunca había visto a nadie con una cámara pequeña hacer fotos así de buenas. Y bueno, Xevi a partir de ahí era él, la cámara y las cataratas, no existía nada más. La verdad es que las fotos son fantásticas.IMG_2309 (Medium)

IMG_2347 (Medium)IMG_2348 (Medium)IMG_2351 (Medium)IMG_2355 (Medium)

Al volver al eco-tren empezamos a ver al fondo como se formaba una tormenta y se enrojecía todo el cielo. Preámbulo de lluvia.

Esperamos a que nos recoja el bus y ya subiendo para el hotel empieza a llover. La ventaja es que se llenará un poco más el río, la desventaja es que seguro que mañana nos mojaremos en la parte brasileira.

Hemos podido ver la cataratas de día y de noche, sobre todo con luna llena es un privilegio, pues a veces la naturaleza no lo permite. Todo esto lo hemos hecho por cuatro duros y si lo hubiésemos hecho por agencia sería exactamente lo mismo 5 veces más caro. Esto nos va a permitir dormir muy bien esta noche, je, je.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: