Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Bodegas de Cafayate

Posted by chus y xavier en 15 julio 2009

Nuestra intención es visitar la mayor cantidad de bodegas posibles aprovechando que están bastante juntas. El Valle de Cafayate y la localidad homónima se encuentran a 1.700 msnm. La producción vinícola rige históricamente la economía del lugar.

Son 3 las bodegas que concentran el 80% de los viñedos y las que solo podemos conformarnos con ver desde fuera y fotografiarlas.

Nos acercamos primero a El Esteco, de claro estilo colonial, inaugurada en 1892 y que es uno de los referentes de la vitivinicultura cafayateña. Es una de las más antiguas del lugar que pasó por diferentes dueños y ahora pertenece a Capitales Internacionales que están modernizando las instalaciones para elaborar vinos Premium.

Bodega el Esteco

IMG_6108 (Medium)IMG_6106 (Medium)

IMG_6099 (Medium) Los viñedos antiguos

IMG_6109 (Medium) Algunos viñedos nuevos

IMG_6102 (Medium)

Debido a la fiebre porcina no hemos podido visitarla por dentro al igual que la Bodega Etchart, que lleva el nombre de sus fundadores y propietarios hasta hace más o menos una década. Etchart es uno de los apellidos más tradicionales de la vitivinicultura salteña, y los vinos del mismo nombre son uno de los más clásicos y conocidos de Argentina. De hecho en esta bodega se encuentra una antigua plantación de uva criolla de 1862 y que aún se vinifica.

Hoy la bodega pertenece al grupo Pernod Ricard pero sigue manteniendo su esencia original. Aquí también nos conformamos con fotografiar la bodega rodeada de unas 330 hectáreas de viñedos.

Entrada a la bodega Etchart

IMG_6026 (Medium) Otro edifico de la bodega

IMG_6028 (Medium) Cartel que informa de  la no visita a la bodega

IMG_6030 (Medium) Los viñedos

IMG_6027 (Medium)

La tercera bodega que solo pudimos ver desde fuera es la Finca Quara, casi vecina de Etchart, que pertenece a la familia Lavaque. Esta bodega al igual que El Esteco es una bodega centenaria. Es una de las bodegas más bellas de la zona por su estilo arquitectónico. Está totalmente restaurada y solo se puede visitar con cita previa y con guía, pero nosotros nos colamos y paseamos por sus parques y jardines donde hay un lago, hasta que nos pillan y nos echan la bronca.

Es una de las bodegas más importantes que hemos visto, súper señorial. Está al lado de la carretera y al pie de las laderas de las sierras circundantes.

La Finca Quara

IMG_6039 (Medium)IMG_6016 (Medium) IMG_6022 (Medium) Los viñedos

IMG_6015 (Medium) La llama, el logotipo de la marca

IMG_6024 (Medium) Después de estas 3 experiencias solo visuales por fin pudimos entrar en El Porvenir de los Andes, una de las más nuevas de Cafayate. Es una bodega pequeña con un diseño entre lo antiguo y lo moderno con las paredes exteriores de adobe y una equipación de última generación.

Nos recibe Adriana que nos explica que la bodega solo elabora partidas limitadas de vino Premium con una producción de 150.000 botellas. También nos comenta que la asesora vinícola es la enóloga española María Isabel Mijares.

La bodega El Porvenir de los Andes

IMG_6042 (Medium)

Antiguos barriles de algarroboque hoy solo son pura decoración

IMG_6052 (Medium) La sala de depósitos

IMG_6045 (Medium) Sala de barricas

IMG_6074 (Medium) Barricas francesas y rumanas

IMG_6069 (Medium) IMG_6064 (Medium) Zona de guarda

IMG_6071 (Medium)

Zona de degustación

IMG_6058 (Medium)El Valle de Cafayate ofrece excelentes condiciones naturales para el cultivo de la vid debido a su microclima único de abundante sol, escasas lluvias, baja humedad relativa y gran amplitud térmica.

La bodega El Porvenir aprovecha esas condiciones junto con los suelos pedregosos para plantar la malbec, cabernet sauvignon, tannat, syrah, merlot, petit verdot y torrontés.

Todos sus vinos pasan por crianza en barrica de roble francés, americano y rumano y solo sacan el mercado dos líneas de productos la Laborum y la Amauta y en 2010 sacarán un súper Premium cosecha 2005 cuyo nombre aún se desconoce aunque tuvimos la ocasión de ver la botella que bautizaron con el nombre Icono pero que no podrá llamarse así por problemas de registro.

Adriana nos muestra el Icono

IMG_6083 (Medium) Laborum es la marca insignia de la bodega y solo se elaboran 10.000 botellas de cada variedad. Son vinos con una guarda entre 10 y 12 meses en barrica de roble francés y americano de primer uso. La línea Amauta que significa en inca “el que enseña a vivir” se elabora con tres variedades (malbec, cabertnet y syrah) y guarda de 6 y 8 meses en roble francés y americano.

Tuvimos la ocasión de degustar el Laborum Malbec-Cabernet Sauvignon 2005. Un vino que se ha criado en barrica de roble francés y americano (cada variedad por separado. La malbec 12 meses y la cabernet 16). Es un vino con un color cereza picota intenso y ribete violáceo. En nariz asoman frutos rojos maduros, la ciruela, pimienta negra y casis así como un leve recuerdo ahumado y tostado aportado por el roble. En boca tiene una entrada intensa, tanino y acidez súper equilibradas. Es un vino muy armónico, con una capacidad de guarda de 10 años.

Nos ha encantado el vino, la bodega y la atención de Adriana, tanto que nos quedamos con las ganas de probar el Laborum Torrontés de Otoño. Así que al salir de la bodega buscamos un lugar que parece ser lo sirven por copas pero que casualmente no tienen hoy.

Envinando

IMG_6081 (Medium)Chus ayuda a abrir la botella

IMG_6078 (Medium)

Decidimos visitar la última bodega. Una que nos recomendó el sumiller de Colomé. San Pedro de Yacochuya, una joven y familiar bodega propiedad de la familia Etchart y de Michel Rolland. Así que sus vinos prometen ser de alta gama. Cuando llegamos comienza nuestra decepción pues nos atiende una chica que ni siquiera se presenta. Nos enseña todo como si de una piedra se tratase. En 5 minutos ya está todo visto. La pequeña sala de depósitos de inox completamente desordenada, con botellas y cajas por en medio y la sala de barricas que vemos en menos de 1 minuto a través de un cristal y ya está. No nos habla del vino, no sabe ni explicarnos las variedades que utilizan ni nada y cada vez que le preguntamos algo nos contesta malhumorada así que para evitar incidentes decidimos irnos no sin antes pedirle la tarjeta del responsable. Al principio se hace la tonta pero insisto y me la da. Pienso enviarle un mail para decirle que para tener alguien así es preferible no enseñar las instalaciones. Sobre todo cuando las guías comentan que “Todo el proceso productivo es explicado paso a paso y con mucho detalle, en general, directamente por alguno de los propietarios”. Madre mía, que pena, la peor visita de todas las que hemos hecho. Daba ganas de pegarle a la tía esa!!

La bodega

IMG_6087 (Medium) IMG_6088 (Medium) IMG_6090 (Medium) Los viñedos

IMG_6096 (Medium)

Volvemos a Cafayate a recorrer la pequeña y soleada placita central por última vez y entramos en una viniteca para comprar una botella de Laborum Torrontés de Otoño, de la bodega El Porvenir de los Andes, otra de San Pedro de Yacochuya Malbec-Cabernet-Sauvignon 2006, pues no quiero irme de Argentina sin probar su vino a pesar de la desagradable situación en la bodega y un Quara Torrontés 2008. Es la primera vez que tenemos que comprarnos vino en el viaje por no poder probarlo en las bodegas. Así que aprovechamos para dejarnos una buena pasta en las 3 botellas que deberíamos beber antes de irnos a Chile para no llevar más carga de la que ya tenemos.

IMG_6114 (Medium)Hoy subimos de Cafayate a Salta por la Ruta 68 totalmente pavimentada y con menos kilómetros y vamos haciendo paradas en el camino para ver los Médanos a 6 km de Cafayate. Son unas formaciones de arena blanca y finísima, idénticas a las que se encuentran a la orilla del mar. Pasear sobre esas dunas bajo el radiante sol vuelve a recordarnos las ganas que tenemos de sol y playa.

Los Médanos

IMG_6117 (Medium) IMG_6119 (Medium)

Después pasamos por a Quebrada de las Conchas, que son más de 63 km de un paisaje de enorme belleza, esculturas de tiempo, provocadas por la erosión de las montañas. El terracota es el color dominante, aunque también aparecen los ocres, blancos, rojos y azules. Cada una de esas formaciones recibe un nombre. Los Castillos por su gran parecido con fortalezas medievales, El Obelisco, algo así como un monolito gigantesco al lado de la carretera. Otro lugar sin nombre pero espectacular donde paramos a comer unas olivas y patatas fritas y después bajamos a explorar. Nos subimos a las rocas más altas desde donde se podían divisar formaciones casi galácticas.

La Quebrada de las Conchas

IMG_6132 (Medium)

IMG_6149 (Medium)

Chus en la roca más alta. La veis?

IMG_6167 (Medium) Xevi no iba a ser menos

IMG_6175 (Medium) El Obelisco

IMG_6181 (Medium) Otras vistas espectaculares

IMG_6188 (Medium) IMG_6191 (Medium)

Continuando la ruta vemos una formación que se llama el fraile por su parecido con un monje franciscano y más adelante el Sapo que no se parece ya casi nada pues la naturaleza sigue su curso degastando las piedras.

A los 40 kilómetros de Cafayate nos encontramos la formación más espectacular, el Anfiteatro, una enorme cavidad en una roca en forma de semicírculo con una acústica increíble. Este lugar estaba lleno de turistas, puestos de comida y unos músicos tocando y cantando música regional, creándose un ambiente mágico. Al salir compramos unas tortillas de queso recién hechas.

El Anfiteatro

IMG_6196 (Medium)

La tortilla. Buenísima!!

IMG_6201 (Medium)IMG_6202 (Medium) IMG_6203 (Medium)

Justo a 1 km nos encontramos la última formación, la Garganta del Diablo. Un agujero esculpido en una gigantesca roca. Al atravesar esa especie de gruta nos encontramos diferentes paredes casi verticales que casi tocaban el cielo totalmente azul.

En medio de todas esas grietas solo un árbol y un montón de personas intentando subir las diferentes paredes que cada vez eran más altas y verticales. Xevi y yo hicimos lo mismo y fuimos los que conseguimos llegar más arriba. Aquí pusimos a prueba la resistencia y sujeción de nuestras botas. Son buenísimas pues se clavaban en las rocas facilitándonos el ascenso. El problema fue la bajada. En la última parte, debido a al inclinación yo me resbalé y bajé como por un tobogán. Cuando nos miramos ya en tierra firme descubrimos que teníamos polvillo terracota hasta en las orejas y Xevi acabó de romper sus segundos pantalones. Un peso menos para el viaje.

La Garganta del Diablo

IMG_6206 (Medium) IMG_6212 (Medium) IMG_6222 (Medium)

Totalmente sucios y agotados continuamos la ruta 68 ya sin paradas, pasando por los diferentes pueblecillos a los lados de una carretera que prometía estar mucho mejor pues de vez en cuando aparecían algunas curvas interesantes y unos baches que nos hacían tocar la cabeza en el techo.

Los últimos kilómetros resultaron interminables hasta que por fin entramos en Salta. Pasamos por el nuevo hostel y dejamos las mochilas en nuestra habitación que resulta ser bastante mona, con TV, calefacción y baño privado y ya habían dejado ahí todo nuestro equipaje. De ahí vamos a la oficina de alquiler y dejamos el coche con el que estuvimos estos tres días del viaje 100% por cuenta propia, parando donde queríamos y con un coche que respondió muy bien (después del susto con el chinito rojo de Santiago de Chile). Después de dejar el coche pasamos por la agencia de viajes para confirmar nuestra salida a Humahuaca mañana y recoger los billetes del Tren a las Nubes para el sábado.

De ahí vamos al súper a comprarnos algo para cenar y para llevar mañana a la excursión, que estrés!! Por fin en el hostel mientras cocinamos conversamos con la gente, abrimos la botella de San Pedro de Yacochuya 2005. Un vino de 15,6 %vol. El primero que no es dulce con tanto grado alcohólico. Es una botella con un diseño totalmente francés que recuerda mucho a la de Château Margaux. En la etiqueta indica la altura del viñedo 2.035 msnm y la crianza en barrica la expresan en francés “Elevage en barriques”. Como se nota que anda el Rolland por ahí.

La malbec es de viñedos de más de 60 años y lleva un pequeño aporte de cabernet sauvignon. La crianza ha sido de 12 meses en barrica de roble francés. El vino es una bomba como todos en los que interviene Michel Rolland. Un color cereza picota casi negro con ribete granate intenso, brillante pero con una capa altísima pues no ha sido filtrado. En nariz es un festival de aromas a mora confitada, ciruela, casís, pimienta negra, clavo, tabaco, cueros y más. A medida que se oxigena salen los aromas frutales mucho más claramente. En boca es un vino corpulento, aterciopelado, casi dulce y un final largo dando un retrogusto de frutos negros confitados con un toque de after-eight.

Qué pena la atención en la bodega porque el vino es buenísimo. Una bomba de altura!!

Sin darnos cuenta nos hemos bebido la botella y los 15,6% vol. de alcohol en ningún momento se manifestaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: