Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Bodegas de Mendocino

Posted by chus y xavier en 4 septiembre 2009

Hoy comenzamos de nuevo nuestra incursión en el mundo del vino, al fin y al cabo es una de las razones de este viaje.

Desde Ukiah nos vamos a Hopland, un pequeño y tranquilo pueblecillo que alberga unos fantásticos viñedos de variedades del Ródano, concretamente en estos valles parece ser que está plantada la syrah más antigua de California.

Entramos en la sala de catas que tiene McDowell en el centro del pueblo y aprovechando que estamos solos, además de probar sus vinos, el sumiller nos explica muchas cosas sobre la región y nos recomienda una pequeña bodega.

Comenzamos probando McDowell Sauvignon Blanc 2008, un vino bastante crujiente y con aromas a hierba recién cortada y un poco de limón. Después probamos el McDowell Viognier 2007, un vino súper profundo, seco y mineral que nos trajo muchos recuerdos a la garnacha blanca del Priorat. Este vino recibió medalla de oro en una competición en San Francisco.

También probamos el nuevo McDowell Viognier Roussane 2008, un blend 64% viognier y 36% roussane fantástico. Con aromas a fruta fresca tropical, melón de cantalupo, papaya, piña, flores blancas… Cremoso en paladar, con buena acidez y un final largo y ligeramente especiado. Fantástico.

Pasamos a los tintos y comenzamos con McDowell Granache Noir 2006. Suave, con aromas a cereza y otras frutas negras, notas florales. En boca es redondo, sensual y sedoso con un final largo y ligeramente ahumado. Muy parecido en elegancia a alguna pinot noir.

McDowell Wlliam Roan Shiraz 2005 es un vino muy balsámico, potente y fresco con recuerdos a chocolate. En boca los taninos dan una sensación aterciopelada.

Después probamos Coro Mendozino 2005, un blend de 52% zinfandel (variedad típica de California) y 48% syrah de viejas viñas. Este vino forma parte de un proyecto de los elaboradores de la zona que han hecho una etiqueta única para los diferentes vinos de cada bodega. El blend de McDowell mantiene los aromas de los frutos rojos de la zinfandel y un paladar robusto que combinados con los aromas a especie y chocolate de la syrah dan lugar a un vino bien balanceado y armonioso.

Al final probamos varios vinos dulces al estilo oporto bastante bien logrados. Sobre todo el McDowell Syrah Port 1994 que recuerda a los tawny portugueses, muy especiado, ahumado y con recuerdos a vainilla aportados por la barrica.

No hemos hecho nada más que comenzar y ya hemos probado 9 vinos. Lo más divertido del caso es que nuestro asesor es nada menos que un ex policía que decidió dejar la intranquilidad de las calles por este mundo más cargado de placeres.

El sumiller ex-policia de McDowell

IMG_7951 (Medium)

Hemos tenido una atención privilegiada y nos ha dado mapas e información para Sonoma y Napa, además no nos ha cobrado ni un duro.

Despues de esta degustación nos vamos a Anderson Valley que bordea el Río Navarro y está muy cerca de la costa, por lo que la zona tiene bastante influencia marítima. Vamos a probar las variedades de clima frío como la riesling, gewürstraminer y chardonnay y algún que otro espumoso.

Primero entramos en la bodega Navarro, una empresa familiar que funciona desde 1973.

La bodega Navarro

IMG_7952 (Medium) Los viñedos

IMG_7953 (Medium) IMG_7954 (Medium)

Comenzamos probando Navarro Gewüstraminer 2007, un vino con aromas a melocotón, lichi, cítricos, toques de miel, vainilla y especies. Una increíble y refrescante combinación. Después probamos Navarro Riesling 2008 con aromas a delicado jazmín seguido de crujiente manzana y un final ligeramente cítrico.

Después de estos 2 mono varietales probamos un blend, el Navarro Edelzwicker 2008 hecho con Gewüstraminer, riesling y pinot gris. Un vino refrescante con aromas a melocotón y a uva. Vino fácil y agradable.

La sala de catas y una friki americana

IMG_7955 (Medium)

El Navarro Pinot Gris 2007 igual que el anterior es un vino fresco y agradable con aromas ligeramente tropicales que recuerdan a fruta dulce y madura y que en la boca es totalmente seco.

Después de estos “caramelitos” probamos el Navarro Chardonnay 2007. Un vino que ha estado 3 meses en barrica de roble francés lo cual le otorga una buena complejidad a la chardonnay. Con recuerdos a pera blanquilla, bollería, melón de cantalupo y manzana caramelizada. Un vino con buena acidez y elegante en boca.

Después de los blancos probamos Navarro Pinot Noir 2006. La variedad tinta más interesante del valle. Ha estado un año en barrica de roble francés y en nariz aparecen recuerdos a cerezas, rosas, té y en boca, en retronasal se suman otros aromas como hierba recién cortada. Un súper pinot.

Nosotros haciendo la cata

IMG_7958 (Medium)

Para terminar la cata nos agraciaron con un dulzón Gewürstraminer del 2006. Un vendimia tardía con aromas a jazmín, canela, néctar de frutas y mucha miel. En boca un caramelo con un toque agradable de acidez y un final muy, muy largo.

Todos los vinos cuestan una media de 10$/7€ a 30$/21€ y están realmente buenos.

Al salir de Navarro nos vamos a visitar la bodega Roederer que está totalmente alborotada pues están acabando de vendimiar.

La bodega Roederer

IMG_7960 (Medium)

Aquí ya han empezado la vendimia, pues las uvas para los espumosos se recogen antes

IMG_7966 (Medium)

La bodega es de los franceses Roederer, los que hacen el súper caro y famoso Cristal. Al entrar por la puerta ya se aprecian los toques afrancesados en la decoración.

La sala de catas

IMG_7963 (Medium)

Nos atiende Julie, una chica muy maja que sabe hablar un poquito de español. De los vinos que probamos los más destacables son l’Ermitage Brut 2000 con un 55% de chardonnay y un 45% de pinot noir. Ha estado 5 años de crianza en botella y eso se nota en sus finas burbujas y una textura de mouse en la boca y un largo final. L’Ermitage Magnum 1999 con el mismo coupage y crianza que el anterior pero con los aromas mucho más marcados, este es un espumoso de 90$/64€.

Juli y Chus durante la cata

IMG_7965 (Medium)

Como hoy han tenido una sesión fotográfica para una revista tenemos la suerte de probar l’Ermitage Rosé 2003 que han abierto para las fotos. Es un espumoso de 65$/46€ que realmente los vale. Es complejo y delicado igual que su elegante color salmón. En boca las burbujas son muy cremosas. En nariz aparecen recuerdos a pan tostado, manzana asada y garrapiñada. Es crujiente y con una gran acidez y un largo final.

Los espumosos de Roederer

IMG_7964 (Medium)

Lo mejor de las catas es saber que no tienes que pagar pues aquí son bastante profesionales y si dices que eres sumiller siempre tratan de sorprenderte con algo más de lo previsto en una cata normal, además esta zona todavía está poco explotada desde el punto de vista turístico así que te reciben con mucha emoción.

La última bodega que visitamos es Husch, pequeña y familiar que nos recomendó el ex-policía de McDowell, la primera a la que fuimos, y la recomendación no podía ser mejor. Es una bodeguita que nació en 1979 y que tiene una casita muy mona de madera que hace de sala de catas, además la casa de la familia está en la misma parcela, con todos los viñedos alrededor.

IMG_8005 (Medium)

La pequeña bodega en la puesta a punto para la vendimia

IMG_7972 (Medium) IMG_7973 (Medium)

La sala de catas

IMG_8003 (Medium)

Los premios y medallas de la bodega

IMG_7975 (Medium)

Cuando llegamos había poca gente así que la atención fue fantástica. Lisa, una chica muy alegre nos iba explicando anécdotas de la bodega mientras nos daba a probar los vinos.

Linda, nuestra fantástica anfitriona

IMG_7978 (Medium)

Comenzamos con Renegade Sauvignon Blanc 2007 fermentado con levaduras propias de la uva. Es un vino súper exótico con aromas a higo, cítricos y un ligerísimo fondo ahumado aportado por el paso por barrica. En boca además de una buena acidez, gracias al roble, también encontramos untuosidad ofreciendo un buen balance.

Después probamos Husch Gewürstraminer 2007 con 13.9% alcohol y que no se nota en ningún momento. Desprende constantes aromas a pétalos de rosa, lichi, especies y muchas más frutas tropicales los cuales reaparecen en boca dejando un final muy largo. Tiene un carácter muy varietal. Nos gusta tanto que decidimos comprarnos una botellita para la cena pues el precio está realmente bien, son 10$/7€.

Pasamos a los tintos y probamos primero el Husch Pinot Noir Reserve 2006. Un vino con 15 meses de barrica en roble francés. Se insinúan aromas a cereza, violeta, clavo, vainilla y toques de tostados muy ligeros. Una muy buena combinación entre los aromas especiados y los propios de la varietal.

Después probamos el Knoll Pinot Noir 2005. La cepa está plantada desde 1968. La primera pinot de Anderson Valley. Las uvas se recogen a mano y el 50% del vino envejece en barrica nueva de roble francés durante 15 meses. Es un vino súper elegante que todavía está muy joven. Es una explosión de aromas a cereza, cola, vainilla y especies.

El último tinto que probamos es el Husch Old Vines Zinfandel 2007. Procede de viñedos de más de 60 años que aquí eso ya es bastante. El vino ha estado 9 meses en roble americano y francés y el resultado es un vino potente con aromas a frutos negros, sobretodo mora bien madura, ciruela, … y recuerdos a vainilla y cuero.

Como despedida nos ofrecen un caprichito, Husch Late Harvest Gewürstraminer 2007, donde destacan las notas de piña, pétalo de rosa, cítricos y miel. Ideal para limpiarnos la boca de tanto tanino.

Pasamos un buen rato comentando cosas sobre nuestro viaje y Luci estaba como loca de emocionada y no paraba de dar gritos de alegría como si lo estuviese viviendo. Realmente pasamos un momento muy divertido.

En el jardín tienen mesitas a la sombra de parras de uvas y de árboles para hacer picnics así que nos quedamos y Xevi prepara una rica ensalada mientras probamos las dulces uvas que tenemos sobre nuestras cabezas, pero a los 10 minutos nos invade una colonia de abejas interesadas en nuestra ensalada y tenemos que movernos a la sombra de un árbol donde comemos rodeados de colibríes. Son tan rápidos y bonitos!! Nos quedamos atontados mirándolos como entran dentro de las flores como si nada. Nunca antes habíamos visto estos pequeños pajarillos.

Preparando la ensalada

IMG_7984 (Medium) Nos movemos a las mesas sin abejas

IMG_7989 (Medium)

IMG_7986 (Medium) Los colibríes vuelan entre los árboles

IMG_7988 (Medium)

Antes de irnos salimos a pasear entre los viñedos y nos hinchamos a probar uvas, sobre todo la gewürstraminer pues es la primera vez probamos directamente la uva y es súper dulce y realmente huele muchísimo a pétalos de rosa.

Paseando entre los viñedos

IMG_7998 (Medium) IMG_7994 (Medium) Probando la gewürstraminer. Está buenísima!!

IMG_7991 (Medium) IMG_7993 (Medium) IMG_7997 (Medium)IMG_8002 (Medium)

Cuando nos íbamos estaban a tope de gente probando el exquisito vino, es que la gente llega a todas partes. Es increíble como tienen montado aquí el tema de las visitas a bodegas. Una parte muy importante de la producción se vende directamente al consumidor final.

Después de la mega incursión en las bodegas de Mendocino nos vamos dirección al norte rumbo a Redwood National Park, donde se encuentran las sequoias más antiguas del mundo.

Hacemos varias horas de carretera y nos quedamos a dormir en Eureka, en uno de los pocos moteles que quedan vacios así que nos toca pagar 77$/55€. Lo importante es que ya estamos en la costa de las sequoias rojas o Redwoods.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: