Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Napa parte 2: Oakville, Stag’s Leap, Rutherford y Valle Mount Veeder

Posted by chus y xavier en 9 septiembre 2009

Hoy es nuestro último día en las regiones vinícolas de California. Volvemos a atravesar las montañas hasta llegar al este de Napa, concretamente a Oakville. Aquí visitamos la bodega de Robert Mondavi, construida en 1966 y de estilo español. De hecho esta zona se hizo popular a nivel vinícola gracias a Mondavi.

La bodega y el entorno están a la altura del nombre, los viñedos llegan hasta donde alcanza la vista, repletos de uvas maduras súper apetecibles. Allí donde no hay viñedos se encuentra un precioso jardín con fuentes y esculturas por todas partes. En general todo muy bien cuidado primando un estilo muy elegante y relajado.

La entrada a la bodega

IMG_8359 (Medium) Los viñedos con la bodega al fondo

IMG_8336 (Medium)La bodega y sus jardines con esculturas por todas partes

IMG_8337 (Medium) IMG_8348 (Medium) Más esculturas

IMG_8338 (Medium) IMG_8339 (Medium) IMG_8358 (Medium)

Entramos en la sala de catas y comenzamos probando vinos que solo se venden directamente en la bodega (no tienen distribución) pues hacen relativamente pocas cajas.

Probamos el Robert Mondavi Pinot Noir PNX 2007 (solo hacen 300 cajas). Un vino con aromas a frutos silvestres, cereza, especies y en boca con un toque mineral, suave y elegante. 45$/32€ la botella.

Después probamos 3 cabernet sauvignon. El Robert Mondavi Cabernet Sauvignon 2006, de viñedos de Carneros, es un vino con aromas a frutos negros, especias, chocolate negro, … con mucho cuerpo y buena estructura. Un vino de 65$/46€.

Durante la cata

IMG_8347 (Medium)

El Robert Mondavi cabernet sauvignon 2005 del distrito de Oakville (donde está la bodega) es un vino rico en aromas a frutos negros, pimienta negra, … complejo,… muy concentrado. En boca es un vino denso, carnoso y largo. El precio son 45$/32€.

El Robert Mondavi T Block 2006 lleva un 20% de petit verdot y 80% de cabernet sauvignon. Un vino potente con una complejidad aromática que va desde los frutos negros, melaza, cueros, regaliz, … hasta los recuerdos balsámicos y especiados. En boca es firme con un tanino muy potente y un final larguísimo. El precio son 55$/39€ y le viene bien unos añitos de reposo en botella.

La chica que nos atiende nos envía a una sala privada súper chula, con muebles coloniales, retratos de familia, etc y nos presenta a Joshua Carbajal, un chico de abuelos catalanes, que es el responsable de la sala de vinos top. Allí probamos los cabernet más interesantes de la bodega y un Robert Mondavi Pinot Noir Reserve 2007 muy borgoñón, un vino de 60$/43€.

La sala de catas de los reservas

IMG_8353 (Medium)

Dos de los cabernet son el Robert Mondavi Cabernet Sauvignon Reserva 2001 y 2005. Los dos llevan un 6% de cabernet franc y el 2001 está todavía súper potente y concentrado. El 2005 es un gran vino de guarda. Los dos cuestan 135$/96€ la botella.

El último que probamos es el Robert Mondavi Cabernet Sauvignon 2005 del distrito de Stag’s Leap (en Napa). Es un vino con aromas a frutos negros, pimienta negra, etc. Destaca sobre todo un recuerdo balsámico que le aporta frescura al vino que en si es muy untuoso. La botella cuesta 85$/61€.

Los grandes vinos de Mondavi

IMG_8351 (Medium)

En esta bodega por ser sumiller hemos ahorrado un mínimo de 50$/36€ en las degustaciones y hemos probado más vinos que en una cata normal.

A pesar de ser una macro empresa vinícola siguen siendo muy profesionales y es por eso que Robert Mondavi es toda una institución en California. Desde 1966, año de creación de la bodega, el fallecido Robert Mondavi no ha dejado nunca de investigar y curiosear en el viejo mundo vinícola para mejorar sus vinos. De hecho él ha sido el primero en California en utilizar el roble para la crianza de los vinos y también el primero en controlar la densidad de los viñedos mediante podas en verde para obtener mejores caldos. Lo mejor de todo es que ha compartido sus conocimientos y experiencias con otros elaboradores.

Al salir de la bodega cruzamos la calle y un poco más adelante está Opus One, un proyecto común entre Robert Mondavi y Rothschild. Es una bodega preciosa, muy feng shui y rodeada de los viñedos de cabernet sauvignon, la única variedad con la que elaboran el único vino de esta bodega súper top. Aquí podemos ver claramente la diferencia entre un buen vino y un gran vino pues más del 40% de la uva está arrancada y tirada en el suelo para que el resto se pueda beneficiar de todos los aportes de la vid y se concentre en los racimos todo lo necesario para hacer un vinazo. Hay una gran diferencia entre calidad y cantidad en el mundo del vino estas dos acepciones son contrarias. Los mejores vinos de Mondavi salen de los viñedos de Oakville, Stag’s Leap y Carneros (en Napa), pero los menos caros usan uvas de viñedos de la costa central y Santa Bárbara.

La bodega Opus One

IMG_8360 (Medium) IMG_8364 (Medium) IMG_8365 (Medium) Los viñedos alrededor de la bodega

IMG_8366 (Medium)Los viñedos con uva arrancada en el suelo

IMG_8367 (Medium)

De camino a la siguiente bodega nos comemos un rico sándwich para no acabar con la boca destrozada como ayer, pues los cabernet sauvignon son una pasada de potentes y destructores de lenguas!!

Nos metemos en el distrito de Stag’s Leap (a 10 minutos en coche de Oakville) está frente a una cadena montañosa llamada Vaca. En esta zona son célebres los cabernet sauvignon pues resultan muy elegantes. Parece ser que esto se debe al viento de las tardes (procedente de la bahía) que refresca los viñedos y evita que la uva se queme. En esta zona visitamos la bodega que tiene el mismo nombre, Stag´s Leap Cellars. El cabernet de 1973 de esta bodega junto con la chardonnay de Chateâu Montelena en 1976 fueron seleccionados como los mejores vinos en una cata a ciegas en el famoso “juicio de Paris”.

Entrada a la bodega

IMG_8390 (Medium) La rústica bodega

IMG_8391 (Medium)

Está fundada en 1969 y su propietario fue el primero en plantar cabernet sauvignon en Stag’s Leap. Aquí nos atiende Laura Weaver una señora que ha estado hace 2 años de vacaciones en Barcelona y visitando Alella así que cuando Xevi le dice que es de Mataró y que yo soy sumiller se emociona y comienza a darnos más y más vino.

Laura, la señora que casi consigue emborracharnos

IMG_8396 (Medium)

Por suerte comenzamos con blancos pues ya nos apetece algo refrescante. El primer vino es un Stag’s Leap Rancho Chimiles Sauvignon Blanc 2007 con notas cítricas, melocotón de viña, mandarina, lima, melón de cantalupo, hierva recién cortada. En boca tiene una acidez muy refrescante.

El segundo vino Stag’s Leap Arcada Vineyard Chardonnay 2006, con un perfume elegante, frutas delicadas y mucha mineralidad. Al final un toque ahumado muy sutil aportado por el paso por barrica. Es un vino muy Chablis (Borgoña).

El tercer vino Stags Leap Karia Chardonnay 2007 es una cornucopia de aromas; manzana, pera de agua, melocotón de viña, flor de naranjo y vainilla, almendra… En boca es un vino muy cremoso.

Después de estos tres blancos pasamos a los tintos. Comenzamos con el Stag’s Leap Merlot 2006 un vino todavía muy joven y vibrante, ha pasado 15 meses en barrica de roble francés. Tiene aromas a frutos negros, granada, ciruela, fresa, tierra húmeda, regaliz y toques especiados de vainilla y canela. Un vino con más y más aromas en cada movimiento de copa.

Tomando notas de la cata. No todo son vacaciones…

IMG_8397 (Medium)

El quinto vino es Stag’s Leap Artemis Cabernet Sauvignon 2006, lleva un 8% de merlot y ha estado 18 meses en barrica. Un vino también muy profundo y aromático en el que destacan sobre todo notas de clavo y eucalipto. En boca es simplemente mágico.

Estos cinco vinos tienen un precio entre 30$/21€ y 60$/43€ la botella.

Los tres últimos son súper vinos con súper precios. Comenzamos con el Stag’s Leap Fay cabernet Sauvignon 2005, un vino que ha estado 24 meses en barrica de roble francés, con aromas a violeta, frutos negros, frutos secos, regaliz,… Al oxigenarse van apareciendo otros nuevos aromas como cacao y vainilla. En boca es un vino rotundo, estructurado y con un final larguísimo. El precio 95$/68€.

Otro de los vinos es el Stag’s Leap S.L.V. Cabernet Sauvignon 2005. También con 24 meses de crianza en roble francés con aromas a frutos negros, madreselva, tierra húmeda, trufa negra,… El precio son 125$/90€.

Stag’s Leap Cask 23 Cabernet Sauvignon 2005 es el último vino que probamos. Esta elaborado con las uvas de las parcelas de Fay y S.L.V, las mejores uvas de las 2 parcelas con las que se han hecho los vinos anteriores. El vino se cría en barrica de roble francés durante 24 meses. Presenta una sinfonía de aromas que va desde la confitura de frutos del bosque hasta la caja de puros, el clavo y más y más especias, regaliz, hierba y flores secas. Es un vino súper complejo. Para pasar un largo rato con la copa en la mano y no tirar ni gota. La botellita cuesta nada más y nada menos que 195$/140€.

Los últimos 3 súper vinos

IMG_8398 (Medium)

Nos quedaríamos todo el día hablando con Laura y experimentando los fantásticos vinos mientras escuchamos sus expertas explicaciones pero todavía quedan 2 bodegas más que queremos visitar así que nos despedimos, cogemos el coche, retrocedemos por Silverado Trail, atravesamos Oakville crossroad, subimos la Hwy 29 y llegamos a la bodega de Beaulieu. Estamos interesados en conocerla básicamente porque la fundó en 1899 el Sr. Latour, de Chateâu Latour en Pomerol y porque su productor fue el importantísimo André Tcheitscheff, enólogo nacido en Rusia y pionero en California en la protección contra las heladas a base de grandes ventiladores que todavía hoy se ven en medio de los viñedos y también en el control de temperatura durante la fermentación y la fermentación maloláctica, y que consiguió confeccionar algunos grandes cabernets en la década de los 50.

La bodega Beaulieu

IMG_8334 (Medium)

La Bodega Beaulieu fue casi la única afortunada que sobrevivió a la prohibición en la ley seca gracias a que suministraba vinos para propósitos litúrgicos.

Probamos 4 de sus cabernet sauvignon. El primero es el Beaulieu Cabernet Sauvignon 2006. Un vino con los aromas característicos de la cabernet sauvignon por esta zona, cereza negra, ciruela madura y recuerdos a chocolate. En boca es un poco áspero con un tanino un tanto astringente. Cuesta 20$/14€.

El segundo Beaulieu Cabernet 2006 Rutherford. Está hecho con uvas del valle de Rutherford. Es un vino armonioso, más complejo en aromas que el anterior donde destaca sobretodo el aroma a chocolate y regaliz. En boca es más aterciopelado y con un largo final. Cuesta 30$/21€.

Xevi colabora en las intensas notas de cata

IMG_8386 (Medium)

El tercero es el Beaulieu Cabernet Sauvignon Reserve Maestro No 1 2005. Un coupage de 80% cabernet sauvignon y 20% merlot. Es un vino muy balsámico con aromas a eucalipto, regaliz, clavo, café,… además de los clásicos recuerdos a frutos negros. Un tanino muy potente pues está todavía muy rebelde. Es un vino de 65$/46€.

El último Beaulieu Cabernet Sauvignon Reserve Maestro No 2 2005. Es 100% cabernet sauvignon con aromas a cassís, frutos negros, regaliz, chocolate… En boca es aterciopelado, intenso y persistente. El precio 65$/46€ la botella.

IMG_8381 (Medium)

Después de los grandes Stag’s Leap que hemos probado antes estos se quedan un poco cortitos, además hay tanta gente que parece que estemos en un bar de copas en lugar de una bodega mítica (ya no es lo que nosotros esperábamos encontrarnos y sus vinos tampoco nos parecen de tanta calidad).

Nos vamos más rápido de lo previsto y pasamos con el coche entre las bodegas más sofisticadas de Napa. Muchas de ellas son más un símbolo fashion del momento que bodegas propiamente. La más ostentosa, moderna y popular en estos momentos es la Darioush. Se encuentra cerca del centro de Napa en Silverado Trail y está diseñada con detalles persas por todas partes. Una entrada opulenta, fuentes, jardines y dentro un espacio chill-out con spa, tienda de ropa y complementos, bar de copas, etc. Todo de marca Darioush. Ahí está concentrada la gente más pija de la zona y turistas ricos de California con sus súper cochazos y ropa Gucci, Louis Vuiton, etc que seguro que hoy se comprarán algún Dariush para complementar su vestuario. Lo que es el vino ni lo probamos, seguro que también es de diseño y tiene todo lo que tiene que tener.

Entrada a la bodega

IMG_8407 (Medium) IMG_8408 (Medium) El edificio principal. Estamos en California? De verdad?…

IMG_8399 (Medium)IMG_8402 (Medium)La fuente delante del edificio

IMG_8401 (Medium) El interior. De verdad que estamos en California?

IMG_8403 (Medium) IMG_8404 (Medium) IMG_8406 (Medium)

Antes de irnos de Napa pasamos por la Bodega Hess Collection que se encuentra alejada de todas. Está en el Valle Mount Veeder, en lo alto de las montañas Mayacanas (las que hemos atravesado estos días para ir y venir al motel y que separan Napa de Sonoma). Aquí se producen buenos cabernets, merlots y algo de chardonnay. Hess es un Suizo súper millonario que tiene bodegas en Sudáfrica, Australia, Argentina (la bodega Colomé que hemos visitado) y aquí en California. Además la bodega siempre tiene alguna colección de arte en los jardines o en alguna sala lo cual es un plus a la hora de visitarla.

La entrada a Hess Collection

IMG_8409 (Medium) IMG_8410 (Medium)La bodega

IMG_8411 (Medium) Una de las estatuas. Rarilla,verdad?

IMG_8413 (Medium)

Comenzamos probando unos vinos blancos, así también nos despejamos un poco.

El primer es Hess Small Block Viogner 2007 procedente de viñedos súper jovenes (plantados en 2003). Ha pasado 8 meses en roble francés y aún así es un vino muy aromático. La sensación es la misma que entrar en un jardín lleno de jazmines, nardos, flor de naranjo. En boca tiene una acidez muy refrescante y un fondo ligeramente mineral. Nos sorprenden sus 14,5% vol. en los que no se aprecia el alcohol en ningún momento.

Después probamos 2 chardonnay. Hess Collection Mount Veeder Chardonnay 2007. Un estilo muy Chablís. No ha hecho la maloláctica por lo que tiene una acidez muy refrescante y cítrica.

El segundo chardonnay, Hess Su’Skol Vineyard Chardonnay 2007, es un vino untuoso debido al contacto con sus lías y el paso por barrica durante 3 meses. Es muy elegante con aromas tropicales a piña y mango y en boca es sedoso y untuoso.

Por último probamos 2 tintos. El Hess Small Block Zinfandel 2007 con 1% de petit syrah. Un vino con aromas a mermelada de mora, eucalipto, clavo, pimienta negra y chocolate. En boca es corpulento y con un final no tan largo como se pudiera esperar.

El Hess Collection Mount Veeder 19 Block Cuvee 2006 es un coupage de 69% cabernet sauvignon, 11% malbec, 10% syrah, 5% merlot, 3% petit verdot y 2% cabernet franc. Es un compendio de aromas de frutos negros, hierba seca, sándalo, regaliz… Con un tanino todavía bastante salvaje y una acidez bastante marcada. Quizá en unos años esté muy interesante.

Alguno de los vinos probados

IMG_8422 (Medium)

En general los vinos de Napa son bastante caros pero se entiende teniendo en cuenta que ya casi no queda terreno cultivable y la alta competitividad entre los propietarios por conseguir cada vez vinos de más calidad. Esto lleva a unos costes extremadamente altos del terreno que hay que amortizar cobrando el precio de vino a veces por encima de su valor. Pero esto también pasa en Burdeos, Priorat,…

De Napa nos quedamos sobre todo con la calidad de sus cabernet sauvignon donde la fruta fluye por todas partes en cada momento en la copa y el tanino es firme y persistente. Vinos muy cálidos y carnosos donde el alcohol no se percibe a pesar de su altísimo grado (casi siempre más de 14,5% vol).

Después de estos intensos días, ya al atardecer nos vamos rumbo al Lago Tahoe, atravesando el Valle Central donde todavía se dejan ver muchos viñedos pero la oscuridad de la noche lo tiñe todo de negro. Durante las 2 últimas horas de recorrido atravesamos la sierra de Foothills donde también producen interesantes vinos pero que en esta ocasión no vamos a poder probar. Aquí desaparecen las grandes y amplias carreteras que nos acompañaron durante estos días y nos sorprende una estrecha y serpenteante ruta. Es tan agotador que decidimos quedarnos en medio de las montañas y continuar mañana hasta el Lago Tahoe, la siguiente parada en nuestra ruta por California. Cuando encontramos el primer ( y único) alojamiento nos paramos a preguntar precio y nos quedamos por 44$/31€. Es una casita monísima de mediados del siglo XIX con techos y suelos de madera, un gigantesco y envejecido oso disecado y cortinas y sábanas de lacitos, florecillas y bordados. Todo al estilo La casa de la Pradera. Parece un pequeño rancho en medio de la sierra con una gran chimenea que en esta época está apagada y eso que aquí no hace mucho calor. Estamos más o menos a 15℃ y en plena naturaleza.

El hotelito

IMG_8434 (Medium) IMG_8428 (Medium) IMG_8433 (Medium) El interior

IMG_8429 (Medium)

IMG_8430 (Medium)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: