Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Jet-lag en las antípodas

Posted by chus y xavier en 22 septiembre 2009

A las 8 am ya estamos en nuestro destino final, Sídney, después de hacer una cortísima escala en el lluvioso Auckland en (Nueva Zelanda). Entre unas cosas y otras el lunes 21/09/2009 ha desaparecido para siempre de nuestra vida. Nos han robado un día!!

La ciudad más antigua, diversa y de mayor tamaño de Australia tiene un atractivo extravagante. Es como una supermodelo psicodélica, que se curva alrededor de un glamuroso puerto entre un laberinto de premonitorios areniscos, bahías calmas y playas legendarias. Sus divinos extremos se estiran tanto que, después de un recorrido hasta los límites de la ciudad, uno se siente como si hubiera estado todo el día de excursión. Para el visitante de Australia arquetípica: un surf y un mar alucinantes, un clima espléndido, lugares simbólicos y un rudo encanto.

La mayoría de los foráneos cree que la experiencia de Sídney es sobre todo física: sumergirse en el surf de Bondi, navegar bajo el Sydney Harbour Bridge y mirar boquiabiertos a la gente guapa. Es verdad, todo el mundo parece estar en la calle, pero en esta ciudad hay mucho más que rayos de sol, bronceador, bebidas de soja y tinte rubio. Sídney es una urbe multicultural y moderna que ha dado lugar a un complejo panorama gastronómico y artístico; su vida nocturna es apasionante y diversa y sus galerías celebran la cultura indígena. El legado genético de los convictos británicos e irlandeses es más una insolente creencia individual que algo que pueda apreciarse a simple vista. Los suburbios son una fusión de oropel y vísceras donde bares de moderna extravagancia se mezclan con pubs de clase trabajadora. Así, una genuina experiencia en Sídney es activa y agradable, benévola e intensa.

Parece que hayamos estado un montón de horas en el aire pero realmente hemos estado sobre unas 14 horas, lo que pasa es que hemos tenido que adelantar el reloj 17 horas de golpe y el lunes ha desaparecido en el aire.

Es la primera vez que vamos por delante de España así que en Navidad ya diremos los números que salen en la lotería, je, je!!

Estamos totalmente de jet-lag. Suerte que ya tenemos habitación reservada para 2 días en el centro de Sídney. Recogemos las mochilas que llegan enteritas y buscamos un transporte que nos deja delante del hostel por 24$ (dólares australianos)/15€ los dos. Es la primera vez que usamos monedas australianas y los billetes parecen de juguete y las monedas de más valor son súper pequeñas mientras que las de 50 centavos es enorme y chulísima. (Xevi comienza la colección de este país ya con la primera moneda. Tenemos kilos en monedas de los países que hemos visitado).

El hostel está en pleno centro y es un edificio que data de 1913, totalmente restaurado y declarado patrimonio nacional. Tiene 9 plantas, con una pequeña piscina climatizada en la 9ª desde la que se ven los trabajadores del Departamento de Comercio en la torre de enfrente. Las cocinas son muy funcionales y tienen una amplia sala con sofás y una sala de cine chulísima. Sin saberlo hemos ido a parar al hostel más importante de Australia (considerado el 5 estrellas de los hostels) es el Sídney Central YHA y su precio por noche en habitación compartida con otras 2 personas es de 36$/22,5€ por persona. Un poco carillo pero se entiende. Lo que no se entiende es que Internet sea de pago. Necesitamos pagar 3$/2€ por 1 hora de conexión. Es la primera vez en todo el viaje que pagamos por Internet en un hostel. Preguntamos y nos dicen que es normal pagar en todos los lugares menos McDonalds y Cia, así que creo que aquí comeremos unas cuantas hamburguesas…

El edificio del Sídney Central YHA

IMG_9110 (Medium) IMG_9111 (Medium)

A las 15 horas ya estamos que nos morimos de sueño así que tratamos de espabilarnos un poco y vamos a un supermercado a comprar algo de comer. Nos llevamos una grata sorpresa pues hay muchos puestos de pescado fresco y marisco, así que compramos unos chipirones y patatas y los preparamos fritos con patatas fritas. Riquísimo!! Damos varias vueltas pero a las 20 horas nos tenemos que ir a dormir.

El comedor del hostel

IMG_9114 (Medium) IMG_9115 (Medium)

Anuncios

2 comentarios to “Jet-lag en las antípodas”

  1. Carme said

    Holas…….
    Veig que sí, que es pot tornar a ser NEN sempre que es vol, o que un s’endinsa en el mon del nens, dels somnis i de la il·lusió. Es tant emocionant el mon dels nens.
    Pero també es veritat que tot s’acaba i la vostra estada a América del Nord i del Sud ja s’ha acabat. Pero ara n’arriba una altre, la vostra nova experiencia a Austrália. Encara que en el blog hi arribeu, jo sé que ja fa molts dies que hi esteu i que també es un altre experiencia interesant. Tinc moltes ganes de venir-hi i poder-les compartir amb vosaltres.
    Petons i abraçades i fins aviat
    carme

  2. Anna said

    Hola parella,

    Jo ja soc espiritualment també a Australia amb tots vosaltres.
    Espero posar-me al dia ràpidament.
    Molts records als pares i a vosaltres i a fruir dels dies que us esperen per compartir conjuntament.
    Molts i molts petons,

    Anna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: