Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

La Isla de Fraser

Posted by chus y xavier en 11 octubre 2009

A las 6 am ya estamos en pie pues a las 7:20 nos vienen a recoger para la excursión a la Isla de Fraser, una franja de 120 por 15 kilómetros totalmente de arena, formada a lo largo de 800.000 años.  En definitiva, la isla de arena más grande del mundo.

La isla Fraser es uno de los lugares más extraordinarios de Australia. Está considerada como Patrimonio de la Humanidad desde 1992. Un tercio de sus 160.000 hectáreas de superficie pertenecen al Parque Nacional Gran Arenosa, (The Great Sandy National Park), y su principal peculiaridad es la de ser la mayor isla de arena del mundo. En sus impresionante paisajes podemos encontrar interminables dunas de arena de hasta 180 metros de alto, que coexisten con zonas de selva tropical y con paradisíacos lagos de agua dulce, limpia y cristalina. Para llegar allí podemos coger ferry de pasajeros y vehículos, desde Hervey Bay hasta la misma isla Fraser. Si se opta por alquilar un coche, hay que tener en cuenta que sólo los vehículos todoterreno 4×4 serán capaces de avanzar por tan arenosa superficie y que, cuando haya llegado ya a la isla, es preferible intentar seguir las huellas dejadas por otros vehículos para evitar perderse y proteger, a su vez, a la gran cantidad de animales marinos que viven enterrados entre tanta arena. Parada obligada es el Lago Mckenzie, el más famoso de la isla Fraser, que, bordeado por una brillante alfombra blanca de arena, ofrece sus aguas tranquilas y claras para que nos empapemos de paz espiritual. De todas formas, éste no es sino el más conocido de los muchos lagos de los que podremos disfrutar aquí.

Nos subimos al autobús que va haciendo diferentes paradas para recoger a la gente en campings y hoteles y que finalmente nos lleva al puerto donde un ferry nos traslada directamente a la isla en menos de 1 hora.

En el ferry hace un poquito de frio y el día está bastante nublado

IMG_9663 (Medium)

Al ir acercándonos nuestra primera sorpresa es que la isla está llena de vegetación por todas partes y es imposible ver la arena desde ningún ángulo (nosotros esperábamos vernos en enormes montículos de arena) pues a lo largo de las muchísimos años de historia tiene una vegetación totalmente tropical, increíble teniendo en cuenta que toda planta nace y crece sobre la arena y miles de hojas y ramas muertas.

La isla desde el ferry

IMG_9666 (Medium)El ferry en el momento del desembarque 

IMG_9667 (Medium)En la isla nos esperan unos buses tipo Bolivia con un alto chasis y gruesos neumáticos (al estilo 4×4 pero en grande).

El autobús

IMG_9685 (Medium)

A esta isla hay 3 maneras de venir; por cuenta propia, alquilando un 4×4 que te cuesta una pasta y jugándotela a quedarte embarrancado en cualquier camino, pues todos son de arena. Las otras opciones son venir con un grupo sin guía y echar a suerte quien conduce el coche, o venir con guía, opción por la que hemos optado nosotros un poco a nuestro pesar, pues el tema excursiones organizadas a según donde suelen ser un fiasco, pero la ventaja es que hoy no tenemos que pensar en nada. Nos lo harán todo y si embarrancamos será una experiencia y no un trauma.

En el bus buscamos unos asientos por el medio, por experiencia ya sabemos que es más estable que ir delante o detrás, y una vez nos hemos sentado los 30 desconocidos, el conductor-guía llamado Allan nos lleva a través de la isla explicándonos diferentes cosas sobre la diversidad ecológica hasta que llegamos a Eurong Beach Resort, supuestamente el resort más lujoso de la zona pero que para nuestro gusto es bastante decadente. Ahí nos da 10 minutos para ir a hacer pis, rápidamente nos repartimos en los baños y volvemos corriendo al bus, hace un recuento de los pasajeros y salimos por fin a la fantástica playa de arena blanca y aguas azules para recorrerla con el vehículo. Este es uno de los mayores atractivos de esta excursión, hacer el 75 mile beach en 4×4. La playa evidentemente no mide 75 millas pero se llama así igualmente.

Eurong Beach Resort

IMG_9717 (Medium) IMG_9718 (Medium)

Es súper extraño encontrarse con un montón de todoterrenos circulando por esta improvisada autopista de arena escapando muchas veces de las olas que aparecen por sorpresa. De hecho a nosotros nos pillaron unas cuantas y es súper divertido sentir como el agua estalla contra los cristales del autobús.

Casi al norte de la isla hacemos una parada de 10 minutos para ver Pinnacles Coloured Sands, acantilados de arena de colores, un espectáculo de la naturaleza bastante bonito, pero después de ver el Gran Cañón, esto es nada la verdad. Así que mientras todos miran y fotografían fascinados los montículos nosotros aprovechamos para caminar por la arena, esquivando los 4×4, hasta llegar al agua donde mojamos los pies y disfrutamos del increíble color del mar. Las ganas de bañarnos son tremendas pero esta es una de las playas más peligrosas de Australia ya que además de mortales corrientes submarinas hay un montón de tiburones asesinos. Cada vez nos cuesta más entender el atractivo de las playas de la Costa Este australiana, tan bonitas que son, con sus colores tan seductores y llenas, llenitas de peligros, no entendemos nada.

Pinnacles Coloured Sands

IMG_9669 (Medium)IMG_9675 (Medium)  4×4 y avionetas en la improvisada carretera de arena

IMG_9671 (Medium)La playa de las 75 millas 

IMG_9682 (Medium) IMG_9687 (Medium)

Pasados los cronometrados 10 minutos ya estamos todos sentados y Allan vuelve a hacer un recuento antes de proseguir hasta la siguiente parada. En 15 minutos ya estamos otra vez en la playa fotografiando los restos de un barco que se quedó encallado entre el agua y la arena para siempre, cuando en 1935 estaba siendo remolcado a Japón para el desguace se soltó debido a un ciclón y fue a parar a la isla. Este esqueleto naval es el Maheno.

Los restos del Maheno

IMG_9690 (Medium)IMG_9692 (Medium)IMG_9700 (Medium)IMG_9705 (Medium)

Nos volvemos a subir al bus y hacemos otra parada en Eli Creek, un arroyo de agua dulce cristalina que desemboca en el mar y que para nosotros no tiene ningún encanto además de que está lleno de gente por todas partes bebiendo cerveza con todos los jeeps aparcados al lado mismo del agua.

Eli Creek

IMG_9714 (Medium)

En este entorno también hay unas cuantas avionetas, paradas en el improvisado aeropuerto de arena, para quien quiera sobrevolar la isla. Parece que tienen mucho éxito pues no para de ir y venir. De nuestro autobús se apuntan 7 personas.

Es rarísimo ver tanto vehículo a motor sobre la arena de un lugar que es un parque natural. Que opinarán sobre el impacto ambiental en este caso? Es muy contradictorio!!

Una avioneta preparándose para salir

IMG_9672 (Medium)

Después de estas 3 paradas nos llevan a comer al “fantástico” resort una “increíble” mala comida. Lo más rico la sopa, el agua y las manzanas. Para comer nos dan 45 minutos. Suerte que la comida no nos gusta sino tendríamos un problema de tiempo!!

A mala comida buena cara!!

IMG_9715 (Medium)

A los 45 minutos en punto estamos todos sentados en el bus y Allan vuelve a hacer el recuento. Estamos todos y hemos ganado 10 minutos… que bien!!

Volvemos a atravesar la frondosa isla dando saltos de un lado a otro y llegamos a Wanggoolba Creek, una verdadera selva tropical por la que paseamos sobre 30 minutos y admiramos la fantástica vegetación, los árboles estranguladores y un helecho gigantes (parece ser el más grande el mundo), un paseo tranquilo y silencioso en medio de la vegetación con el único sonido de los pájaros y de los diferentes riachuelos fluyendo sobre el blanco manto de la arena.

La selva tropical

IMG_9719 (Medium) IMG_9721 (Medium) IMG_9723 (Medium)

IMG_9728 (Medium)

Los árboles estranguladores 

IMG_9724 (Medium)Un riachuelo de aguas cristalinas

IMG_9725 (Medium) El sendero de madera

IMG_9726 (Medium)Un helecho gigante, puede llegar a los 10 metros

IMG_9731 (Medium)

Después del paseo y el recuento vamos a nuestra última parada, el lago McKenzie, un fantástico lago de agua pura y cristalina. Este lago junto con los muchos de Fraser está elevado, formado por la acumulación de agua sobre una capa impermeable de hojas y ramitas en descomposición.

Aquí nos bañamos hasta agotarnos, Xevi le saca el máximo a unas gafas de bucear que se compró y nada al lado de una tortuga hasta que se acaba escondiendo en el fondo del lago.

El lago McKenzie

IMG_9772 (Medium) IMG_9779 (Medium) IMG_9785 (Medium) IMG_9786 (Medium)

IMG_9733 (Medium) IMG_9764 (Medium)IMG_9748 (Medium)IMG_9757 (Medium)

Aprovechamos las bondades de la arena mineral para exfoliarnos la piel y la fantástica agua que nos rejuvenece unos añitos. El problema una vez más es el tiempo pues solo tenemos 45 minutos y no llega a nada. Es un lugar para quedarse horas eso que el día está un poco gris e incluso llovizna un poquillo pero es tan relajante y paradisíaco…

La arena súper fina y blanca

IMG_9777 (Medium)

Y … nos exfoliamos la piel, todo sea quitarse añitos!!

IMG_9752 (Medium)

Nos vamos al bus y Allan hace su último recuento antes de llevarnos por los sinuosos caminos de arena hasta el embarcadero. Allí nos subimos al ferry que nos deja en Hervey Bay donde nos espera un bus para devolvernos a nuestras respectivos alojamientos.

Nos despedimos de la isla desde el ferry

IMG_9789 (Medium)IMG_9790 (Medium)IMG_9791 (Medium) El día de hoy, como era de suponer, ha sido un continuo estrés. Una excursión a contrarreloj donde cada paso, incluso mear, tenía un tiempo que no podía rebasarse. Cada minuto de menos sería también de menos en la parte más chula, el Lago McKenzie.

Resultaba agobiante el recuento al subirnos al bus y la constante insistencia en el tiempo, problema de las excursiones grupales con paradas en muchos sitios. Si fuésemos por cuenta propia no pararíamos ni en el resort a mear, ni a comer y el Maheno, el Pinnacles y
Eli Creek lo miraríamos de paso, sin embargo iríamos a otras lagunas y nos relajaríamos tranquilamente en el McKenzie donde comeríamos cualquier cosa, pero posiblemente encallaríamos como algún otro coche que hemos visto y se nos acabaría la excursión, nunca se sabe?? Lo que sí sabemos es que el precio de 160$/100€ es más que excesivo por lo que hemos hecho.

Anuncios

3 comentarios to “La Isla de Fraser”

  1. Joan said

    Chus, no te estreses con las excursiones de grupo, el reloj mal invento, com es nota que us sentiu lliures. Demà anem a dinar a casa els sogres, sembla que tenen molt per explicar, els vaig veure ahir i semblaven molt animats.
    Per cert, ara us ve l’estiu, l’altre dia deien que tot i estar en primavera a Australia hi havia llocs amb una temperatura de 35º, estaven espantats per la calor que els podia venir.
    Una abraçada

  2. Anna said

    Nois,

    No tots els dies surten rodons-rodons, ja se sap.
    Per cert que m’heu ben descol.locat perquè veig que el blog ha fet un flash back, oi? Sinó no m’explico que ara hi ha dies que havia llegit i ja no trobo.

    Avui hem estat veient part de les fotos que van tirar els pares. Quina passaaaaaaaaaaaaaaada tot plegat.
    Ells estan molt bé, pràcticament recuperats del viatge.

    Molts petons a tots dos i fins ben aviat,

    Anna

    • Hola de nou a tots,
      com molt be heu vist hem retirat els últims dies que teneim penjats per retornar al punt anterior avans de que vinguesin els pares, pero no patiu que en breu els tornarem a posar i millorats amb mes fotos cedides per en Diego i la Rosa..
      Gracies per el vostre suport incondicional….
      Molts petons a tots els nostres seguidors

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: