Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Hunter Valley

Posted by chus y xavier en 22 octubre 2009

Nos despertamos varias veces en la noche por culpa de zumbidos de los diferentes bicharracos y por la mañana Xevi tiene varias señales de guerra.

Al salir de la caravana, cientos de moscas nos dan la bienvenida, preguntamos a una persona del camping si es normal y nos comenta que por ahora hay pocas, cuando llega el verano es peor, que horror!! Creo que nunca hemos dicho tantas palabrotas seguidas en nuestra vida, espantando las putas moscas.

Aprovechamos nuestro baño privado para relajarnos debajo de la ducha, desayunamos ahuyentando las moscas constantemente y nos vamos a visitar la Bodega Arrowfield, la última bodega del Upper Hunter Valley, ya de camino al Lower Hunter. Atrás dejamos alguna que otra bodega que nos gustaría visitar también, pero no se puede todo.

Pasamos al lado de la bodega Cruick Shank

IMG_0383 (Medium) Con sus preciosos viñedos

IMG_0384 (Medium) IMG_0387 (Medium)

La entrada a la finca de Arrowfield

IMG_0391 (Medium) La bodega

IMG_0392 (Medium)

Los viñedos

IMG_0404 (Medium)

Al llegar a la bodega comenzamos probando el Arrowfield Reserve Chardonnay 2006 con aromas a melón, vainilla, un toque mineral y buena acidez y estructura en boca.

El Arrowfield Reserve Semillon 2004 es un vino que a pesar de tener 6 años y estar embotellado con tapa de rosca, conserva todavía una buena acidez. La acidez es la constante de esta zona, en nariz tiene un recuerdo cítrico y mineral, con un sutil recuerdo tostado, miel y vainilla.

Alguno de los vinos de la bodega

IMG_0400 (Medium)

El Arrowfield Reserve Shiraz 2006 tiene aromas a frutos negros, ciruela, pimienta blanca y en boca es intenso con un ligero recuerdo tostado.

Acabamos probando el sorprendente Arrowfield NV Sparkling Shiraz, un vino espumoso hecho con shiraz y tapado con tapón de corona (al estilo cerveza) es un vino sin añada (por eso se llama NV – Non Vintage). Es un vino denso, con aromas a frutos negros, pimienta blanca, cacao, tierra y en boca es pura petazeta, una explosión de burbujas refrescantes y un tanino muy, muy suave. Todo un descubrimiento para nosotros. Un producto parece ser muy típico en la zona y muy querido. Este vino es el más caro de la bodega pues cuesta 35$/22€.

El 90% de las bodegas del Alto Hunter Valley tienen sus propios restaurantes de cocina gourmet donde venden sus vinos. De hecho un buen porcentaje del vino lo venden directamente en la bodega.

Dejamos atrás el Upper Hunter Valley y después de unos kilómetros de carretera comienza el Lower Hunter Valley, una región conocida mundialmente por su clásico estilo australiano, tiene más de 110 bodegas las cuales se pueden visitar casi todas sin previo aviso.

En este valle las variedades estrella son la semillon y la tinta shiraz aunque utilizan otras muchas variedades.

Mapa de la región para poder orientarse

IMG_0408 (Medium) Y los primeros viñedos

IMG_0420 (Medium) IMG_0424 (Medium)IMG_0426 (Medium)

Comenzamos nuestro circuito en Broke Road, en la bodega Tyrrell’s que comenzó sus andanzas en 1967 con la chardonnay, llamada VAT 47 y que hizo famoso el chardonnay australiano a escala mundial. De hecho Tyrrell’s fue el primero en utilizar roble nuevo francés para envejecer la chardonnay. Esta bodega es muy carismática en el valle por su tradición, sentir por la tierra y por proyectar al exterior el valle de Hunter gracias a la calidad de sus vinos tan premiados.

Cartel de entrada a la bodega

IMG_0427 (Medium)

Comenzamos probando el Moon Mountain Chardonnay 2008, un vino con aromas a hoja de limonero, nuez y otros frutos secos, mantecoso, sedoso y refrescante en boca.

Luego probamos el Tyrrel’s HVD Semillon 2004 un vino todavía joven, pese a sus años en botella conserva los toques de limón, acidez y sequedad muy llamativos, su alta acidez es la que permite que envejezcan tan noblemente.

Algunas botellas en la sala de cata

IMG_0431 (Medium)

Después pasamos a probar dos clásicos de la casa, el Tyrrell’s VAT1 Hunter Semillon 2002, un vino que todavía conserva una muy buena acidez, con notas cítricas pero que con los años ha adquirido un espléndido matiz tostado, miel, almendra, en boca es complejo y meloso. El precio de la botella son 48$/30€.

Las botellas de VAT 1 2002 y 1998

IMG_0434 (Medium)

El otro clásico es el Tyrrell’s V1 Hunter Semillon 1998, después de 10 años en botella, sin crianza en barrica, este vino sigue manteniendo una acidez magnífica, unos toques tostados y es glicérico, sustancioso y con un final bien largo. El precio son 100$/62,5€ la botella.

Con los tintos comenzamos probando el Tyrrell’s Stevens Shiraz 2006, un vino con aromas a frutos negros, especias, cacao, regaliz y en boca un tanino suave de cuerpo medio, algo típico en este valle.

Después probamos los 2 grandes shiraz de la bodega el Tyrrell’s VAT 8 Hunter Shiraz 2006, un vino que ha estado 15 meses en barrica de roble francés y americano, con aromas a mora, ciruela, especias, pimienta blanca, chocolate negro, en boca bastante acidez y tanino suave. Un vino todavía muy joven, el precio de la botella son 60$/37,5€ pero cada año que pasa cuesta más.

Por último probamos el Tyrrel’s VAT 9 Hunter Shiraz 1998, se ha comenzado a comercializar este año, después de 9 años en botella. Anteriormente 2 años en grandes futres de madera de 2000 litros, muy al estilo Hunter Valley, aromas a frutos negros, toques balsámicos, terrosos, regaliz, cacao y en boca tanino suave y aterciopelado y final largo y especiado. El precio de la botella son 100$/65,5€.

Las botellas de VAT 8 2006 y VAT 9 1998

IMG_0435 (Medium)

Nosotros probamos todos estos vinos sin pagar ni un duro y en general la gente va y tampoco paga aunque prueben vinos de gama un poco inferior. Aquí no hace falta ni decir que eres sumiller, ni enseñar la tarjeta. En el momento que ven que muestras interés y haces algo más que beber, abren sus mejores vinos para compartirlos contigo y sacar conclusiones juntos, les interesa mucho la opinión de la gente.

Salimos contentísimos de la bodega pues hemos probado un buen ejemplo de lo que son los vinos de Hunter. Continuamos por la Broke Road y bajamos por la Macdonalds Road, ahí paramos en Brokenwood.

Vistas de los viñedos de camino a Brokenwood

IMG_0442 (Medium)IMG_0447 (Medium) IMG_0451 (Medium) IMG_0452 (Medium) Entrada a la finca de Brokenwood

IMG_0467 (Medium)La bodega 

IMG_0468 (Medium)

Brokenwood es una bodega fundada en 1970, con un aspecto un poco enranciado y con unos vinos muy particulares, de hecho uno de los más importantes de la bodega y de Australia, el Graveyard Vineyard Shiraz procede de un viñedo único que se había elegido como emplazamiento para un cementerio, por suerte nunca llegó a usarse. Aquí probamos dos blancos hechos con semillon. El Brokenwood Semillon 2008, un vino con aromas a limón, hierba recién cortada y en boca es muy seco y templado.

El Brokenwood Cricket Pitch 2008 es un blend entre sauvignon blanc y semillon, un vino que ha pasado unos pocos meses en barrica, con aromas muy marcado a hierba, fruta tropical y un toque ahumado, en boca es refrescante y ligeramente glicérico.

Después probamos dos tintos, el Brokenwood Cricket Pitch 2007, un blend de cabernet sauvignon, merlot y shiraz con 2 meses en barrica y aromas a frutos negros, mora, hoja de té, tierra, especias,… y en boca la misma complejidad que en nariz, con un tanino bastante suave y un largo final.

Xevi probando los vinos

IMG_0476 (Medium)

El gran vino de la bodega no se puede probar así que nos conformamos con el Brokenwood Shiraz 2007, 12 meses en barrica con aromas a frutos negros, agua de rosas, cuero, vainilla, caco,… y en boca es un vino con mucha elegancia, tanino equilibrado, acidez correcta y final muy largo.

Salimos de la bodega y continuamos bajando la Macdonals Road, en el camino nos encontramos un grupo de preciosos caballos, de hecho el Hunter Valley parece la región de los ranchos y caballos con su hierba verde y fresca y un montón de jóvenes potrillos detrás de sus madres. Nos paramos para hacerles unas fotos y comienzan a acercarse para que los toquemos, un momentazo!!

Los preciosos caballos

IMG_0414 (Medium)IMG_0417 (Medium)IMG_0419 (Medium)

Continuamos hasta la Marrowbone Road y ahí vamos a la bodega McWilliams Mount Pleasant Estate aquí no atiende Scott O’Connell un chico muy majo que dice 4 palabritas en español y resulta muy divertido, nos aclara algunas dudas sobre la capacidad de guarda de vinos que casi no tienen crianza en barrica y que se embotellan con tapa de rosca, nos explica cosas importantísimas sobre el tipo de suelo, clima, etc muy didáctico en general. Probamos las dos variedades típicas de la zona, la semillon y la shiraz.

La entrada a la finca

IMG_0453 (Medium) IMG_0454 (Medium)La bodega 

IMG_0456 (Medium)

El primero es el Mount Pleasant Phil Ryan Signature Semillon 2007, un vino con aromas cítricos muy marcados y en boca una buena acidez, pese a taparse con rosca puede guardarse hasta 20 años precisamente por esa elevadísima acidez.

El segundo vino es el Mount Pleasant Elizabeth Semillon 2004, es una selección de uvas de diferentes viñedos y uno de los semillon más importante del país que necesita mínimo 4 o 5 años de reposo en botella para poder disfrutarlo. Ahora mismo está buenísimo, con un toque tostado cálido y notas de mantequilla.

Chus consultando un libro sobre los vinos de Australia

IMG_0460 (Medium)

El tercero que probamos es el Mount Pleasant Lovedale Semillon 2005, un vino extraordinariamente complejo con aromas a fruta de la pasión, toques cítricos y recuerdos de vainilla.

Después de esto interesantísimos blancos probamos el Mount Pleasant Rosehill Shiraz 2005, un vino muy especiado, con aromas a tierra mojada, cuero, regaliz, cacao. Muy elegante.

Antes de irnos probamos el McWilliam’s Show Reserve Port Vintage 2002. Un vino hecho con la uva tyrian, un híbrido de sumoll y cabernet sauvignon, un estilo porto muy interesante con aromas a ciruela madura, mora, cacao, toffee y en boca muy tánico, necesita años en botella. Para ser un porto de las antípodas hecho con una variedad nueva para nosotros está muy bien.

Algunos de los vinos probados

IMG_0463 (Medium)

Al salir de la bodega hacemos un último esfuerzo y vamos a una última que se encuentra en Broke Road, la Tower Estate Wines un edificio de 1999 con una decoración un tanto ecléctica, al igual que sus vinos.

Esta es la bodega de Lee Evans, un enamorado del arte internacional y las antigüedades que queda perfectamente plasmado en su bodega que tiene además  un espacio a modo de restaurante para disfrutar de su espléndida comida gourmet.

La entrada a la finca

IMG_0479 (Medium) IMG_0481 (Medium) La entrada a la bodega

IMG_0482 (Medium)

En esta bodega probamos vinos de Hunter Valley y también de otras regiones de Australia pues ofrece los mejores vinos del país. Aquí nos atiende Adam Walls, un sumiller sin título pues en Australia y Nueva Zelanda no existe esta titulación, uno es sumiller a través de la experiencia laboral en el entorno vinícola, la verdad es que controla un montón y da gusto probar y debatir los vinos al mismo tiempo con alguien que sabe de que está hablando, además extrañamente conoce bastante sobre vinos y variedades de Europa.

Nos explica que las mejores añadas en Australia en esta última década han sido el 1999, 2001, 2003, 2006 y 2009.

El interior de la sala de catas

IMG_0484 (Medium)IMG_0496 (Medium)

IMG_0483 (Medium)

Comenzamos probando un Tower Semillon 2009 de Hunter Valley, un vino con las típicas características de la semillon de Hunter, aromas cítricos y acidez elevada.

Después probamos el Tower Museum Semillon 2003, también de Hunter, un vino que con los años en botella ha desarrollado unos toques tostados, aromas a frutos secos, flor de almendro y en boca notas glicéricas y final largo.

El tercer blanco que probamos es el Tower Riesling 2009 de Clare Valley (en el sur de Australia), un vino seco con aromas entre tropicales, cítricos y minerales, muy complejo con una sensación ligeramente salada.

Probamos también 4 tintos, un Tower Shiraz 2004 de Hunter con 18 meses en barrica de roble francés, muy al estilo Côthe de Rhone, con recuerdos de animal, cuero mojado, yodo, un vino muy complejo y bastante diferente a otros shiraz de Hunter.

Compartiendo experienciasIMG_0488 (Medium)

El segundo vino es un Tower Shiraz 2004 de Barossa Valley (también del sur de Australia) el típico concepto de shiraz australiano, con aromas a regaliz, cacao y por fin aroma a hoja de eucalipto, pues los viñedos en Australia están plantados al lado de grandes bosques de eucalipto, el árbol típico y autóctono del país.

Xevi también hace sus pinitos

IMG_0494 (Medium)

Después probamos un vino de Coonawarra (sur de Australia) el Tower Cabernet Sauvignon 2004, muy al estilo Burdeos con aromas a frutos rojos, cuero, caja de cigarros, clavo y en boca un tanino muy marcado, complejo y final muy largo.

Uno de los vinos probados que requería decantador

IMG_0495 (Medium)

El último vino que probamos es de la región de Orange en el interior de Nueva Gales, una zona más fría que Hunter Valley a la que no podemos ir por un tema de tiempo y kilómetros. Esto es Australia!! Probamos el Tower Merlot 2004, un vino muy complejo con aromas a tierra húmeda, piel de naranja, hojas de té,… y tanino muy elegante, muy al estilo Pomerol o Saint Emilion.

Los viñedos

IMG_0497 (Medium)

Hemos disfrutado como niños de las bodegas, de los viñedos y de Hunter Valley, pero por hoy ya estamos saturados de tanto vino, en total 5 bodegas y no sé cuantos vinos. Todos súper interesantes y gratis. Lo tienen muy bien montado, al estilo California pero en gratis para todos, puertas abiertas de lunes a lunes, un festival de alcohol para los australianos.

Después de las bodegas intentamos entrar a unos famosos jardines de Hunter Valley pero ya es demasiado tarde para recorrerlos tranquilamente pues cierra en media hora y la entrada no es precisamente económica.

Los poco que podemos ver de los jardines del Hunter Valley

IMG_0498 (Medium) IMG_0500 (Medium) IMG_0501 (Medium)

Nos morimos de hambre después de tanto vino así que compramos algo rápido para cocinar, paramos en un área de picnic y hacemos un arroz a la cubana con atún en salsa de tomate y huevos fritos, el nuevo estilo de plato, arroz a la australiana, je, je!! Que llena más.

Pasamos un rato en el McDonald’s y ya bien de noche buscamos un lugar para dormir, algo bastante feo en medio de grandes camiones pero es lo que tiene dormir gratis, a veces la habitación no es tan buena, pero la cama es genial,je je!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: