Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

La Península de Otago

Posted by chus y xavier en 21 noviembre 2009

Nos despertamos con un sol radiante y salimos a hacer la última cosa que nos queda de Dunedin, subir la calle residencial más empinada del mundo según el libro Guiness de los records, se llama Baldwin Street y tiene una pendiente máxima del 35%. A primera vista creemos que con el coche no podemos hacer la subida y la hacemos caminando. Aprovechamos para obtener una panorámica de la ciudad, llegamos a lo alto de la cuesta que realmente sí que “cuesta” subir y de bajada comienza a levantarse un fuerte viento y el sol se cubre de unas nubes negras repentinamente. En pocos minutos comienza a llover, el tiempo definitivamente está loco!!

Subimos la calle a pie

IMG_2307 (Medium)IMG_2312 (Medium)

Nos subimos al coche, lo pensamos dos veces y decidimos subir la cuesta más empinada del mundo, ya tenemos dos en nuestro haber contando la famosa Lombard Street de San Francisco.

También la subimos y bajamos en el coche

IMG_2313 (Medium)Abajo un edificio que vende souvenirs de la calle. Ya no saben que inventar!!

IMG_2320 (Medium)

De Dunedin nos vamos a recorrer la Península de Otago que dicen que tiene unas magníficas vistas, la pena es que el día está feísimo y no se puede ver casi nada, igualmente nosotros conducimos por la sinuosa carretera de la costa hasta la punta de la península donde se encuentra la única colonia de albatros reales “amarrada” a tierra firme y que no conseguimos ver, al igual que los pingüinos de ojo amarillo, ni los azules pues salvo alguna ocasión en la que se asoma el sol, o llueve o el viento es huracanado y no podemos ni movernos, Xevi se arriesga y va casi volando a ver el faro y a hacerle unas fotitos.

Con la variedad de fauna más accesible de la Isla Sur, la península de Otago es de visita casi obligada a menos que alguien odie a los animales. A los albatros, pingüinos, lobos marinos y leones marinos cabe sumar un paisaje accidentado, caminatas, playas vírgenes y algunos enclaves históricos interesantes. A pesar de la gran cantidad de circuitos que frecuentas la península, la zona sigue conservando su apacible encanto rural.

Vistas de la península

IMG_2321 (Medium) El increíble viento en la punta peninsular

IMG_2326 (Medium)

El faro

IMG_2331 (Medium) Vistas de la sinuosa carretera durante uno de los pocos momentos despejados

IMG_2335 (Medium)Otras vistas

IMG_2338 (Medium) IMG_2339 (Medium)

Con el día que hace regresamos de la Península antes de lo previsto y nos vamos camino a Queenstown atravesando las diferentes zonas vinícolas de Central Otago; Alexandra, Cromwell y Gibbston que ya conocemos de hace unos días cuando estuvimos con la familia y a las que volveremos mañana más tranquilamente.

Llegamos a Queenstown aún de día y buscamos un lugar para dormir. Nos movemos cerca del hotel donde estuvimos alojados hace unas semanas y encontramos un modesto hostel con habitación privada por el súper precio de 44$NZ/22€. Paseamos por las conocidas calles tan llenas de recuerdos de los últimos días que pasamos juntos, volvemos al hotel donde estuvimos y por un momento nos sentamos en los sofás donde pasamos las últimas horas, cogemos unos caramelos y continuamos caminando hasta el centro, entramos en las tiendecillas de recuerdos y bromeamos con los pequeños kiwis que compró Didac.

Divirtiéndonos con los suvenires

IMG_2371 (Medium)

Volvemos a uno de los restaurantes donde estuvimos cenando y la camarera nos reconoce, lo cual nos da una gran alegría, incluso se acuerda de la mesa donde estuvimos cenando y de que éramos cinco, asombroso!!

Cenando y recordamos aquellos fantásticos días

IMG_2370 (Medium)

Después de la cena salimos del restaurante y regresamos al hostel ya anocheciendo y Queenstown nos sorprende con un magnífico cielo rojizo como si el sol estuviese en llamas, un buen regalo de bienvenida. Antes de ir a dormir buscamos una cabina telefónica y hacemos una llamada especial a España pues el papi de Xevi está de cumpleaños y queremos ser los primeros en felicitarlo, y lo conseguimos pues en España todavía son las 9 am, doce horas menos que en Nueva Zelanda.

Esta es una noche de recuerdos y nostalgias, sobre todo para Xevi que no va a estar con su papi en un día tan especial.

La fantástica puesta de sol

IMG_2372 (Medium) IMG_2374 (Medium)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: