Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

La Wairarapa

Posted by chus y xavier en 1 diciembre 2009

En toda la noche no ha parado de llover y lo peor es que tenemos que dejar el camping a las 10 am y sigue lloviendo con la misma intensidad. Resulta tan deprimente que dan ganas de no hacer nada. Nos preguntamos si realmente esta es la mejor época para visitar Nueva Zelanda, como serán el resto de los meses del año??

A pesar de la lluvia salimos a visitar la región vinícola de Wairarapa conocida sobre todo porque a esta zona pertenece Martinborough donde se concentran la mayoría de las bodegas. Es la más conocida internacionalmente junto con Gladstone y Masterton. Supuestamente en esta región llueve muy poco (quien lo diría!!), los veranos son cálidos (no nos lo creemos!!) y los otoños muy largos. Esta combinación junto con el balance entre días cálidos y noches frías es ideal para producir Pinot Noir de gran calidad junto con otras variedades de maduración temprana. Nos morimos de ganas de probar esos vinos y entrar un poco en calor.

Martinborough con sus decenas de bodegas (algunas no más grandes que el césped de entrada a un chalé), es un selecto territorio del “descanso mínimo” y el núcleo más turístico de La Wairarapa. Los fines de semana, los gourmets de la ciudad se acercan a comer en sus excelentes restaurantes y olfatear la pinot noir.

Cartel de llegada a la zona de Martinborough

IMG_3184 (Medium)

A unos escasos kilómetros del camping está la Bodega Palliser Wines, la primera que visitamos, esta junto con otras 11 de Nueva Zelanda pertenece al grupo de las 12 mejoras bodegas del país que se han juntado para hacer más fuerza en el mercado internacional (junto con estas está Pegasus Bay, Neudorf, Ata Rangi, etc).

Entrada a la Bodega Palliser Wines

IMG_3203 (Medium)

Los viñedos

IMG_3202 (Medium)El interior de la sala de catas 

IMG_3186 (Medium)

El grupo de las 12 bodegas IMG_2719_retocada

Probamos 5 de sus vinos más significativos, comenzando con Palliser Estate Methode Traditionnelle 2006, un vino espumoso elaborado con un 50% de pinot noir y 50% de chardonnay y con una segunda crianza en botella de 2 años y medio. Con una muy buena acidez, aromas a pan tostado, bollería, manzana y en boca una burbuja muy fina, seco con un amplio final.

IMG_3201_retocat

El segundo vino que probamos es el Palliser Estate Sauvignon Blanc 2009 con aromas a reducción como el sudor que por suerte se van al airear el vino y frescos aromas cítricos, hierba fresca, fruta de hueso, fruta de la pasión,…. En boca es vibrante y crujiente, concentrado y bien equilibrado.

IMG_3191_retocada

El tercero es el Palliser Estate Chardonnay 2009, el joven de la bodega.

IMG_3197_retocada

Tomando notas durante la cata

IMG_3200 (Medium)

El cuarto vino, el Palliser Estate Chardonnay 2007, un vino fermentado en grandes barricas de roble francés y 9 meses de crianza con sus lías, tiene aromas a piña madura, manzana, bollería, ahumados y jengibre. En boca es cremoso con una correcta acidez.

IMG_3192_retocada

El último vino que probamos es el Palliser Estate Pinot Noir 2008, la variedad con la que se dio a conocer esta bodega en los noventa. El vino tiene un color cereza oscuro, con aromas a frutas rojas y negras, clavo, cueros, caja de cigarros, chocolate procedente de la crianza en barrica,…. En boca es concentrado, con un tanino suave y retrogusto de fruta negra y roja madura. Es un vino que posiblemente mejorará con unos años en botella.

IMG_3199_retocat

Mientras estamos disfrutando de los vinos conocemos a un chico Neozelandés y a 2 australianos que nos aconsejan algunas bodegas por la zona de Auckland y en el Sur de Australia. Pasamos un buen rato hablando sobre todo de vino y de Argentina y España pues el chico de Nueva Zelanda habla bastante bien español porque ha trabajado en A Coruña, Madrid, Barcelona y Argentina. Hoy ha hecho una buena práctica.

También entablamos conversación con las otras dos personas que se encuentran en la bodega, una madre e hijo de Auckland que están haciendo un circuito por las zonas vinícolas de la Isla Norte.

La bodega es tan pequeña y entrañable que motiva las conversaciones entre desconocidos.

Buscamos la Princess Street y después de escasos kilómetros llegamos a la Bodega Martingorough que tiene fama sobre todo por su pinot noir, uno de los más opulentos de toda Australasia.

La entrada a la Bodega Martinborough

IMG_3205 (Medium) IMG_3206 (Medium) La sala de catas

IMG_3211 (Medium)

Esta bodega ha lanzado el mercado una segunda gama de vino más económico, el Burnt Spur del cual comenzamos probando 3 vinos. El Burnt Spur Sauvignon Blanc 2008, con aromas a fruta de la pasión, grosella blanca y con buena acidez en boca.

IMG_3212_retocada

El segundo vino, Burnt Spur Pinot Gris 2008 con aromas a pera de agua, piel de limón, notas de jengibre y recuerdos florales. Buen equilibrio en boca, glicérico y con un final medio amargo. Un vino que puede guardarse de 3 a 5 años.

IMG_3216_retocada

El tercero que probamos es el Burnt Spur Pinot Noir 2008 con aromas vibrantes a ciruela, tierra húmeda, pimienta blanca, regaliz. En boca tiene un tanino bien integrado y envolvente, un retorgusto a frutos negros y ahumados y un final largo e intenso. Este es el primer vino que salió al mercado como Burnt Spur.

IMG_3221_retocada

Tras probar esta interesante nueva marca pasamos a los clásicos de la bodega y comenzamos con Martinborough Vineyard Jackson Block Riesling 2009 con aromas cítricos, notas de lima, pomelo, limón y florales. En boca es crujiente, seco y cremoso, con una estructura mineral y recuerdos cítricos.

IMG_3213_retocada

El otro clásico, Martinborough Vineyard Chardonnay 2006, con 12 meses de crianza en barrica francesa. Un potente chardonnay con aromas a fruta de hueso, palomitas de maíz, bollería y recuerdos a fruta tropical, vainilla y pan tostado. En boca es complejo, con una acidez muy equilibrada, cremoso con retrogusto a fruta de hueso, ahumados y final potente y muy largo.

IMG_3217_retocada

El otro vino es el Martinborough Vineyard Rose 2009, elaborado con pinot noir, con aromas a fresa, cereza, sandía, caramelos, gominolas,… en boca es súper refrescante y con una textura cremosa, retrogusto a frutas de verano, golosina. Un vino facilillo.

IMG_3219_retocada

Acabamos nuestra degustación con Martinborough Vineyard Te Tera Pinot Noir 2008, un vino con aromas a frutos negros tales como ciruela, cereza picota, clavo, chocolate,… En boca tiene un tanino sedoso con retrogusto de frutos negros, cacao, especias. Un vino envolvente y con un final muy largo.

IMG_3220_retocada

Salimos de la tranquila y solitaria bodega y nos vamos, por la también solitaria carretera a Ata Rangi (“Nuevo comienzo” en maorí) una pequeña bodega familiar que se estableció en 1980 y desde entonces no para de cosechar éxitos tanto en el mercado interior como exterior, sobre todo por su pinot noir. En la bodega nos encontramos con la madre e hijo que conocimos en Palliser así que la degustación resulta mucho más entretenida, pues el chico es un loco apasionado del vino.

Unos viñedos por el camino

IMG_3222 (Medium)

IMG_3224 (Medium) La entrada a la bodega

IMG_3226 (Medium) La pequeñísima sala de catas

IMG_3250 (Medium) IMG_3249 (Medium) IMG_3248 (Medium) IMG_3251 (Medium)

Comenzamos probando el Ata Rangi Summer Rosé 2009 hecho con merlot al 100% de Hawke’s Bay, con aromas a frutos negros, golosinas, buena acidez, refrescante y fácil de beber. Un vino para de verano.

IMG_3252_retocada

A continuación probamos el Ata Rangi Sauvignon Blanc 2009. Con aromas a pera, limón, fruta de la pasión, madre selva y un sutil recuerdo de pomelo. En boca tiene una buena acidez, textura fina y final largo junto con un punto amargo. El 10% del vino ha sido fermentado en viejas barricas lo cual le aporta esa textura tan fina y la mayor complejidad en nariz.

IMG_3253_retocada

El Ata Rangi Lismore Pinot Gris 2009, es un vino con aromas a pera de agua, higos, membrillo, flores blancas y recuerdo cítrico. Tiene 11 gr de azúcar residual que en boca aportan un ligero punto dulce a la agradable acidez.

IMG_3260_retocada

Después probamos el Ata Rangi Petrie Chardonnay 2008 con aromas a flores blancas, melocotón de viña, piel de naranja, bollería, clavo, pizarra,… En boca tiene una agradable mineralidad, vibrantes recuerdos a limonada, piel de lima, pan tostado. Es envolvente y el final es un punto amargo y muy largo.

Tras los interesantes blancos pasamos a los tintos y comenzamos con el Ata Rangi Crimson Pinot Noir 2008, un nuevo proyecto de la bodega, un vino al estilo maceración carbónica. Elaborado con uvas de 15 viñedos diferentes. Es muy perfumado y juvenil con recuerdos a rosa, fresas, mora. En boca tiene un tanino firme, buena acidez y final persistente.

IMG_3266_retocada

El siguiente, Ata Rangi Pinot Noir 2008 también elaborado con uvas de sus 15 viñedos, algunos de ellos de más de 30 años. Intenso aroma a fruta roja madura que domina la primera impresión en nariz, cuando comienza a oxigenarse aparecen claramente notas a cereza, frutos del bosque, tierra, especias, tabaco. En boca es aterciopelado, con un tanino elegante y firme, envolvente con retrogusto a fruta roja y negra, especias y tierra. Un excepcional y largo final (65$NZ/32,5€). El 2008 ha sido un año excelente para la pinot noir en esta región, con un clima ideal que permitió una larga maduración. Aunque el pinot noir del 2007 de la bodega ha sido muy premiado en circuitos internacionales y por los grandes gurús del vino.

IMG_3270_retocada

Dejamos la pinot noir y probamos un excelente Ata Rangi Célebre 2007. Un coupage de 40% merlot, 30% syrah, 30% cabernet sauvignon y 12 meses de crianza en barrica. Con alguna de las uvas de viñedos de Hawke’s Bay. Es un vino con aromas a frutos negros sobre todo grosella, violeta, tierra, especias, tabaco, absolutamente complejo. Todavía joven, con un tanino aterciopelado, sedoso y muy elegante. Este vino ya lo probamos en Queenstown hace unos días con la familia, maridado con unos fantásticos solomillos y lo recordábamos con mucha admiración. Ahora más que nunca nos parece espectacular pues además llevamos muchos días a “dieta” casi exclusivamente de pinot noir y apetece de vez en cuando meter un poco de “metralla” en la boca.

IMG_3272_retocada

Antes de irnos acabamos probando un caprichito dulce de la bodega, el Ata Rangi Kahu Bortytis Riesling 2009. (Su nombre es maorí y hace referencia a un ave rapaz) es un néctar divino. Un vino hecho con uvas afectadas por botritis y recogidas manualmente en espera del punto óptimo. Los aromas de nectarina madura, orejones, miel, naranja caramelizada,… lo hace irresistible. En boca hay un buen balance entre dulzor y acidez con retrogusto cítrico y pizarroso. Tiene 130 gr de azúcar residual por litro y aún así resulta refrescante. Olé!!

IMG_3273_retocada

Nos despedimos de nuestros divertidos conocidos con la sensación de que volveremos a vernos y continuamos hasta Dry River, una bodega que hace un pinot noir legendario, nos tenemos que quedar con las ganas de probarlo pues está cerrado por falta de stock. Esto es la primera vez que nos pasa. Nos hemos encontrado bastantes bodegas cerradas porque es lunes, porque solo abren los fines de semana, dos horas por la tarde o por la fiebre porcina, pero por falta de vino nunca, si que debe ser bueno ese pinot noir.

La puerta cerrada de la bodega Dry River

IMG_3230 (Medium) Cartel donde indican que están cerrados por falta de vino que vender

IMG_3228

Unas ovejitas de cara negra pastando

IMG_3236 (Medium)

Cambiamos de planes y nos vamos a Alana Estate donde probamos 4 de sus vinos. El clásico Alana Estate Sauvignon Blanc 2009.

Cartel de entrada a la bodega Alana Estate

IMG_3237 (Medium) Los viñedos

IMG_3238 (Medium)La sala de catas 

IMG_3240 (Medium) El interior de la sala

IMG_3241 (Medium)

IMG_3243_retocada

El Alana Estate Chardonnay 2008 envejecido en barrica de 500 litros, con aromas a limón, melocotón, flor blanca, vainilla, canela y recuerdos tostados y ahumado. En boca una muy buena acidez, un punto cremoso y retrogusto a cítrico, vainilla, chantilly y final largo.

IMG_3244_retocada

Para acabar probamos dos pinot noir, el Alana Estate Lumiére Pinot Noir 2009, un vino al estilo “beaujolais”, con aromas a frutos rojos, flores, golosinas,… con un tanino fino, refrescante en boca. Un vino que permite un punto de nevera para beberlo fresquito.

IMG_3245_retocada

Acabamos probando el icono de la bodega, el Alana Estate Pinot Noir 2007 con un año de crianza en roble francés. Un profundo color cereza picota, increíble abanico aromático desde frutos negros, especias, chocolate hasta tierra, hongo y en boca suculento, envolvente, con un tanino firme y aterciopelado, retrogusto de confitura de mora, cacao, especias y un final largo e intenso.

IMG_3246_retocada

Con esta bodega dejamos atrás la pequeña población de Martinborough, salpicada de pequeñas, familiares y acogedoras bodegas por todas partes y pequeños y verdes viñedos, hoy cubiertos por el agua de la lluvia. Hemos llegado a la conclusión que los únicos habitantes de Martinborough son los que están en las bodegas,los que no viven más que escasos días, las ovejas y sus criadores. Un lugar casi fantasma por lo menos hoy. Entre que es lunes y llueve a saber dónde se ha metido la gente.

Nos dirigimos a la más pequeña aún región de Gladstone, salpicada por 11 bodegas y sus viñedos, todas situadas al borde del río Ruamahanga y como siempre se nos antoja conocer los vinos de la más inaccesible, Johner Estate que se encuentra al final de la Darins Road, una pista de grava que acaba justo en la perdida y pintoresca bodega. El dueño y enólogo es un loco alemán que se instaló casi sobre el río para elaborar vinos con variedades de clima frío. Aquí, en el rincón más apartado de Wairarapa nos encontramos con nuestros fieles y sedientos compañeros vinícolas y al igual que en Ata Rangi, además de degustar los vinos, compartimos nuestras opiniones bajo la mirada atenta de nuestra campestre anfitriona y las alocadas carcajadas del dueño de la bodega.

De camino a Gladstone

IMG_3276 (Medium) Cartel de entrada a la bodega Johner Estate

IMG_3277 (Medium) Los viñedos

IMG_3278 (Medium) IMG_3280 (Medium) La sala de catas

IMG_3282 (Medium) El interior de la sala de catas

IMG_3295 (Medium)

IMG_3284 (Medium)

Probamos un montón de vinos, alguno de ellos muy original.

Comenzamos con el Johner Sauvignon Blanc 2009 con suaves aromas a grosella blanca, toques de lima. En boca tiene una vibrante acidez, con retrogusto a fruta tropical.

IMG_3286_retocada

El siguiente vino Johner Pinot Gris 2009, con aromas básicamente a pera, melocotón y pomelo. En boca tiene una acidez bien balanceada, con un punto salado y final medio amargo.

IMG_3287_retocada

Continuamos con otro aromático al más estilo alemán, Johner Riesling 2009 con aromas a lima, melocotón, manzana ácida y en boca tiene una buena acidez, un punto seco y un largo y mineral final.

IMG_3288_retocada

Después probamos sus tintos hechos con pinot noir. El Johner Pinot Noir 2007 que muestra un estilo muy afrutado con aromas a arándanos, cereza y algo de especias. En boca es complejo, con un tanino maduro, retrogusto de fruta negra madura y un elegante final.

IMG_3289_retocada

El otro pinot, Johner Pinot Noir Reserve 2007 una selección hecho con uvas de diferentes viejos viñedos. Con aromas a arándano y más frutos del bosque, clavo, regaliz, tierra, tiza, chocolate,… muy concentrado, con tanino sedoso y elegante textura y final.

IMG_3290_retocada

Probamos también el Johner Cabernet, Merlot y Malbec 2007, elaborado con uvas de Gladstone y Martinborough. Tiene un profundo color cereza picota y fragantes aromas a arándano, mora, grosella negra, pimiento rojo, chocolate, especias, cuero, tabaco… Complejo también en boca con retrogusto a especias exóticas, vainilla, frutos negros, tanino sedoso y elegante y un final muy, muy largo.

IMG_3292_retocada

Al final probamos tres vinos dulces que cuando menos resultan muy curiosos. El primero, Johner Noble Sauvignon Blanc 2009 que recuerda de algún modo al Sauternes, con aromas a albaricoque, fruta tropical, miel y en boca tiene un buen equilibrio entre dulzor y acidez.

IMG_3293_retocada

El segundo, Johner Pinot Noir 2009 vendimia tardía, elaborado como un ice-wine (vino de hielo), aquí como no nieva congelan la uva artificialmente y extraen el jugo casi sin tocar la piel por lo que en apariencia parece un vino blanco. Con aromas a manzana verde, fresas, azúcar caramelizado y frutos secos. En boca bien equilibrado y con una interesante complejidad.

IMG_3294_retocada

La última curiosidad elaborada del mismo modo que el vino anterior es el Johner Noble Syrah 2008 también con la apariencia de un vino dulce blanco. Con aromas sobre todo a grosella.

IMG_3297_retocada

Lo mejor de estos tres últimos vinos es el precio pues ninguno supera los 22$NZ/11€. En general aquí los vinos especiales, sobre todo los dulces son súper baratos mientras que en España y resto del mundo los vinos dulces suelen ser carísimos.

Salimos de la extravagante bodega con nuestros improvisados compañeros y cada uno por su cuenta nos dirigimos a Hastings donde comienza la región vinícola más importante de la Isla Norte, Hawke’s Bay. Seguro que en algún momento volveremos a encontrarlos.

Conducimos sobre unos 300 km hasta que llegamos al centro neurálgico de la Bahía de Hawke, Hastings una inmensa y anodina llanura sin mucho encanto. Esta población junto con Napier fue destruida por un terremoto en 1931 y se reconstruyó siguiendo la tendencia Art Decó y el estilo colonial español, que se aprecia rápidamente dando un paseo por la calle del centro.

Buscamos el camping Top Ten pues es el más grande de Nueva Zelanda, el más popular y donde se concentra más cantidad de gente. Entramos dos y pagamos por uno, es el camping ideal para hacerlo pues tiene todas las comodidades posibles pero poco control. Así que con 20$NZ/10€ pasamos la noche. Nos cocinamos algo rico en la inmensa cocina y nos quedamos hasta la media noche en la tranquila sala de televisión trabajando en el blog. A partir de las 9 pm somos los únicos habitantes despiertos del lugar, posiblemente de toda Nueva Zelanda!!

Una respuesta to “La Wairarapa”

  1. Joan Planas said

    A aquests Neozelandesos se’ls nota l’origen anglòfon, van a dormir com les gallines, un clima apagat i confiats en les entrades del càmping. Però veig que vosaltres no heu perdut les arrels llatines, troneres i picarons.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: