Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Más Barossa y Eden Valley

Posted by chus y xavier en 18 diciembre 2009

Hoy volvemos a perdernos entre verdes viñedos, eucaliptos y los feos depósitos de inox que invaden el paisaje.

Las grandes extensiones de viñedos

IMG_4398 (Medium) IMG_4399 (Medium) IMG_4400 (Medium)

Hacemos nuestra primera parada en la gigantesca bodega Wolf Blass, un antiguo refugio de la armada en Nurioopta,  Barossa y que compro Wolf Blass, un productor alemán que llegó a Australia en 1961 y que se ha fusionado con Beringer.

La entrada a la bodega

IMG_4401 (Medium)La bodega con los grandes depósitos de inox

IMG_4402 (Medium) IMG_4403 (Medium)

El recinto es gigantesco, cargado de opulencia y enormes salas para bodas, banquetes, catas privadas,… Afuera hay unos 3 o 4 autobuses de turistas que por suerte están haciendo un recorrido por las instalaciones, así que en la sala de catas estamos prácticamente solos.

La entrada a la zona de catas

IMG_4404 (Medium)

IMG_4419 (Medium)

El águila,  símbolo de la marca

IMG_4405 (Medium)

Tienen una amplísima gama de vinos con unos precios muy asequibles. Nosotros decidimos probar los tres más representativos de su gama media.

La sala de catas

IMG_4417 (Medium)

Comenzamos con Wolf Blass Gold Label Adelaide Hills Chardonnay 2008, un vino elaborado con uvas de las frías colinas de Adelaida que visitaremos mañana. Ha hecho una corta crianza de 6 meses en barrica de roble francés y esto le aporta complejidad a los aromas cítricos y de melocotón apareciendo recuerdos de mantequilla, pan tostado y toques ahumados. Entrada refrescante, buena acidez y un paso cremoso por boca. El final es largo y sedoso.

IMG_4410_retocada

Después probamos Wolf Blass Gold Label Barossa Shiraz 2007, con una crianza de 18 meses en barrica de roble francés, aromas a mora madura, ciruela negra, anís estrellado, cacao, eucalipto, especias. En boca es envolvente con un tanino aterciopelado, recuerdos a fruta negra madura, especias y toques balsámicos. Final largo y persistente.

IMG_4411_retocada

Tomando notas durante la degustación

IMG_4416 (Medium)

La bodega es tan poderosa económicamente que tiene viñedos repartidos por todas las regiones vinícolas de Australia del Sur así que aprovechamos para probar una cabernet sauvignon del Valle de Langhorne Creek, al sur este de Adelaida, es el Wolf Blass Grey Label Langhorne Creek Cabernet Sauvignon 2007. Un vino con 18 meses de crianza en roble francés y americano, con aromas a cassís, mora, ciruela, eucalipto, aftereight, especias como pimienta, clavo, caja de cigarros y cueros. En boca tiene una entrada suave, tanino aterciopelado, recuerdos a mora, cacao, eucalipto y final largo e intenso.IMG_4414_retocada

Salimos de la inmensa bodega y nos vamos a Seppeltsfield, una región completamente plantada de viñedos y árboles exóticos. La zona lleva el nombre del empresario alemán Jospeh Seppelt que puso los cimientos de su poderoso imperio en Seppeltsfield en 1851, construyendo una gran finca con bodega que no ha  dejado de crecer.

Atravesamos más viñedos

IMG_4421 (Medium) IMG_4422 (Medium) IMG_4423 (Medium)

La bodega ahora pertenece a Southcorp Wines, una de las cinco grandes corporaciones vinícolas de Australia.

Su producto estrella son los fortificados de gran valor pues tiene una de las mayores reservas de material para mezclas de fortificados antiguos del país, capaz de lanzar un “oporto” tawney de cien años de edad cada año al increíble precio de 3000$AU/1875€ la botella. Su primer lanzamiento fue un vino de 1878 en 1978.

Atravesamos la larga calle bordeada por exóticas palmeras y las enormes construcciones, aparcamos el coche en uno de los muchos aparcamientos y cuando entramos en la bodega nos llevamos una enorme desilusión pues están pintando y el olor a pintura plástica lo envuelve todo. Es imposible catar cualquier cosa en estas condiciones, aún así no para de entrar gente que prueba los vinos y que creen encontrar los aromas que les dicen los responsables de las catas. Sinceramente la bodega debería cerrar las puertas al público mientras están pintando.

La calle llena de palmeras

IMG_4441 (Medium)Los gigantescos edificios que esconden depósitos de ínox

IMG_4437 (Medium) IMG_4426 (Medium)

IMG_4427 (Medium) IMG_4435 (Medium)

Aprovechamos para disfrutar visualmente de la exposición de viejos vinos, viejas barricas y gigantescos toneles así como de una reproducción del sistema de criadera y solera al estilo Jerez.

En el proceso de elaboración del vino español con el sistema de criaderas no hay añadas únicas. El vino resultante de cada cosecha se mezcla con las cosechas anteriores hasta alcanzar un vino de calidad constante.

Este método de crianza del vino, utiliza varias filas de botas. La fila inferior de botas es conocida como solera (porque está cerca del “suelo” de la bodega) y contiene la mezcla de vinos más antigua. La fila inmediatamente superior es conocida como primera criadera, y por encima de ella se encuentran sucesivamente la segunda, tercera y cuarta criadera, y a menudo hay más.

El vino destinado para embotellamiento se extrae de la solera. Sólo una pequeña porción del contenido de la bota es extraído (aproximadamente un tercio al año, tomado en dos sesiones), de manera que la estructura básica del vino permanece intacta.

Este proceso se denomina saca. El vino es posteriormente homogeneizado en un tanque, posteriormente clarificado, filtrado y embotellado.

Mientras tanto, las botas de la solera son rellenadas con el vino de la primera criadera, que a su vez es rellenada con el vino más joven de la segunda criadera, y así sucesivamente hasta la fila superior, que es rellenada con el vino más joven, desde otra fila de botas conocidas como sobretablas.

Incluso hay una barrica con una parte de cristal para que la gente pueda ver el asombroso proceso de crianza biológica bajo velo en flor.

El sistema de crianza del vino conocido como “crianza bajo velo” o “en flor” es un método de elaboración del vino genuinamente español, y es el sistema utilizado para envejecer los vinos generosos.

El velo o flor es una capa de levadura viva que se forma en la superficie del vino dentro del barril. Estos organismos vivos juegan un papel a la hora de definir el carácter de los vinos. El proceso de elaboración del vino español es extraordinariamente complejo y delicado, y hace a estos vinos más sensibles a las variaciones climáticas que a cualquier otro vino.

Para que se desarrolle la capa flotante de levadura, es esencial que los vinos alcancen un contenido alcohólico del 15 por ciento. Este alto nivel alcohólico es obtenido, por medios naturales, en la Denominación de Origen de Montilla-Moriles, gracias al alto nivel de azúcar de la uva local, Pedro Ximénez. En cualquier otro sitio donde tradicionalmente también se elaboran vinos generosos, Jerez y el Condado de Huelva por ejemplo, el productor tiene que recurrir a fortificar el vino para alcanzar el deseado nivel alcohólico.

Es realmente una pena que el ambiente esté tan cargado de pintura, de hecho nos tenemos que marchar pronto pues produce dolor de cabeza.

El interior de la sala de catas al más puro estilo Jerez

IMG_4432 (Medium) Reproducción del sistema de criadera y solera con la última barrica con el velo en flor

IMG_4430 (Medium)

Mientras abandonamos el exuberante Seppeltsfield vemos en una pobre y seca parcela unas cuantas alpacas peladitas como ovejas comiendo cuatro hierbas verdes que sobreviven en un campo tan árido.

Las alpacas

IMG_4444 (Medium) IMG_4445 (Medium)

Nos vamos a Marananga y en una calle casi escondida se encuentra la pequeña y entrañable bodega Torbreck fundada en 1994 por Dave Powell, el dueño y enólogo de la bodega que busca viñedos centenarios en Barossa sin ningún tipo de riego (los más antiguos del planeta) para hacer sus grandes caldos.

Cartel de entrada a la bodega Torbreck

IMG_4452 (Medium) El edificio de catas

IMG_4453 (Medium)

Las variedades que utiliza para confeccionar sus tintos son la shiraz, garnacha, monastrell (llamada también mataro) pues es un enamorado del Côte de Rhône francés. También utiliza las blancas típicas del Rhône, la viognier, marsanne y roussanne para la elaboración de blancos y para los blends.

En la preciosa bodega nos recibe Lee-Anne Moulds una encantadora y entusiasta del vino que nos deja probar lo mejor de Torbreck.

Junto a Lee-Anne

IMG_4459 (Medium)

Todos los vinos que probamos son las últimas añadas que han puesto en el mercado, vinos todavía muy jóvenes y rebeldes que no queremos imaginarnos como estarán en unos años.

Comenzamos probando Torbreck The Steading 2006, un blend de garnacha, shiraz y mataro procedentes de viejas viñas de más de 150 años que sobrevivieron a una arrancada masiva de viñedos organizada por el gobierno en los años 80. Es un vino con un delicado aroma a trufa, clavo, pimienta, anís estrellado y jengibre, lavanda, violeta, hierbas aromáticas como tomillo, romero, … frambuesa, regaliz, silla de montar, tabaco, un amplio calidoscopio aromático. En boca tiene una entrada suave, cuerpo medio y tanino envolvente, recuerdos a frutos negros, tierra, cedro,… y un final largo y elegante. Un vino de 38$AU/24€.IMG_4454_retocada

El segundo vino que probamos es Torbreck Les Amis Grenache 2006, un vino que solo se vende en la bodega, elaborado 100% con garnacha. Un vino puro, intenso y elegante con delicados aromas a frutos negros, clavo, pimienta, anís estrellado, jengibre, humo, flores blancas, hierbas secas, carbón, tierra húmeda. Un vino multidimensional y tremendamente intrincado. En boca igual de complejo, con una textura envolvente y un final inacabable. Su precio son 197$AU/123€.IMG_4456_retocada

Probamos otro impresionante monovarietal, Torbreck The Pict Mataro 2006, con una crianza de 24 meses en barrica de roble francés. Un vino al más puro estilo Bandol (Francia) con aromas a oliva negra, cacao, cassís, tierra húmeda, corteza de árbol, cuero, alquitrán,… Es denso y envolvente y con un tanino que se desperdiga por toda la boca dejando un recuerdo a oliva, tierra, cuero y un final largo y mineral. Su precio son 200$AU/125€.IMG_4455_retocada

El cuarto vino que probamos es Torbreck The Factor Shiraz 2006, con una larga crianza en barrica de roble francés ,40% nuevo. Todo un homenaje a las viejas viñas de shiraz de Barossa, con delicados aromas a mora silvestre, cassís, tabaco de pipa, pimienta, café, carbón. En boca tiene una amplia textura, un tanino firme y envolvente, recuerdos a tapenade de oliva, frutos del bosque, silla de montar y final largo, persistente y mineral, un vino de 125$AU/78€.IMG_4457_retocada

Acabamos probando el gran vino de la bodega, Torbreck Runrig 2006, un blend de shiraz 97% y viogner 3% (una muy poca cantidad para aportar frescura al vino), con una crianza de 30 meses en barrica de roble francés nuevo y viejo. Este es el coupage típico de los vinos de Côte Rôtie, en el norte de Côte du Rhône (Francia). La shiraz procede de viñedos que datan de 1850, quizá los más viejos del mundo, con aromas a fruta silvestre, crema de cassis, humo, pizarra, tinta, alquitrán. Un vino cargado de intensidad, aromas que se funden en la copa con cada movimiento. En boca tiene una buena frescura aportada por la viognier y una gran concentración, se desliza por el paladar densamente, con un tanino rugoso, apareciendo recuerdos de mermelada de mora, tierra, leña quemada. El final es largo, profundo y seductor. El precio son 225$AU/140€.IMG_4458_retocada

Todos los vinos que hemos probado van tapados con un buen corcho de calidad pues Torbreck hace vinos para perdurar, vinos que cada año mejoran en la botella.

Esta es la gran contradicción de Australia y Nueva Zelanda. Todos apuestan por la tapa de rosca, confían en que sus vinos mejoran con los años y no se estropean tanto como con el corcho pero al final las grandes bodegas y los grandes enólogos embotellan los grandes vinos con corcho. Con un buen corcho de calidad porque saben que solo el corcho aporta unas garantías al vino comprobadas a lo largo de los años en el Viejo Mundo.

Una vez más hemos disfrutado como niños con el vino de esta pequeña bodega, el fantástico entorno y la amabilidad de Lee-Anne.

Y de aquí a donde vamos??

Damos unas vueltas entre pueblos, bodegas y viñedos y nos pasamos a Eden Valley. Junto en la frontera entre Barossa y Eden se encuentra la bodega Yalumba fundada en 1849 por el inglés Samuel Smith y que todavía sigue en manos de la familia. Robert, tataranieto de Samuel lleva ahora las riendas.

La entrada a la bodega Yalumba

IMG_4460 (Medium) La espectacular bodega

IMG_4484 (Medium)

Esta es una compañía que ha crecido gracias únicamente a sus propios medios y a las ganas de experimentar con muchas variedades. De hecho venden desde viognier, riesling, shiraz hasta tempranillo, petit verdot y marsanne.

Nosotros probamos 7 de sus vinos. Comenzamos con el espumoso Yalumba Dunes NV, elaborado con 50% pinot noir y 50% chardonnay. Con delicados aromas de fresa con nata, limón, bollería recién hecha, jengibre, almendra tostada, burbuja pequeña, persistente y con buena efervescencia. En boca la burbuja se funde lentamente dejando paso a una sensación de frescura y una suave cremosidad. Retrogusto cítrico, de fresas, melocotón, almendras y bizcochos y final largo y elegante.IMG_4470_retocada

Después pasamos a Yalumba Pewsey Vale Riesling 2009 procedente de unos viñedos que están plantados en altura donde el mesoclima es más frío. El vino resultante es seco con intenso aroma a fruta de otoño, pera, limón, pomelo. En boca tiene una buena acidez que lo hace sobre todo refrescante.IMG_4473_retocada

El otro riesling es el Yalumba Heggies Vineyard Riesling 2009, un vino que expresa la región de Eden. Fino, equilibrado y con mucha mineralidad. Aromas cítricos, hoja de limón, lima, flor blanca. En boca es seco, profundo y con buena acidez, con recuerdos a lima, flores blancas como el jazmín y azahar. Final largo, vigoroso y mineral. Un vino que todavía está muy joven para beber ahora.IMG_4471_retocada

El Yalumba Eden Valley Viognier 2008, una exótica variedad blanca del Rhône (Francia) que fue cultivada en Eden Valley hace 25 años. Fermentación y crianza de 10 meses en barricas viejas de roble francés. Aromas a albaricoque, nectarina, madreselva, esencia de naranja. En boca es largo, rico y elegante con recuerdos a fruta de hueso, cítrico y especiado. Un vino todavía joven que ganará complejidad con unos años en botella.IMG_4475_retocada

Después de estos 4 vinos probamos otros de edición limitada. El Yalumba “The Virgilius” Eden Valley Viognier 2008, fermentado y criado en barrica de roble francés durante 11 meses. Intensos aromas de nectarina blanca, melocotón y jengibre. En boca es complejo y opulento con recuerdos de especias, albaricoque y otras frutas blancas de hueso. Final largo y mineral. Necesita 3 o 4 años para una mayor complejidad.IMG_4476_retocada

La viognier de Yalumba es reconocida internacionalmente por su calidad y por la experiencia de más de 25 años en su elaboración.

El Yalumba “The Signature” Barossa Cabernet Sauvignon-Shiraz 2005, procedentes las 2 variedades de viñedos cultivados en Barossa Valley. Con una crianza de 22 meses en diferentes tipos de roble francés, americano y húngaro. Un vino con un excelente color cereza picota, aromas de violeta, mora, cassís, chocolate amargo, clavo, pimienta. En boca es envolvente, con un tanino fino y aterciopelado, recuerdo de fruta negra, chocolate amargo, avellanas. Final largo y persistente.IMG_4477_retocada

The Signature salió por primera vez al mercado en 1962 y solo se elabora los mejores años, un vino con un estilo marcadamente australiano.

Acabamos probando Yalumba “The Octavius” Old Vine Barossa Shiraz 2005, con una crianza de 24 meses en barrica de 90 litros (octaves) de roble americano nuevo, 30% usado y barrica de roble francés vieja. Es el único vino tinto del mundo que envejece en barricas tan pequeñas. El resultado es un vino con un increíble color cereza picota, intenso aromas a ciruela, arándanos, grosella, café, cedro, oliva y anís estrellado. En boca es un vino concentrado, cálido con mucho cuerpo y tanino potente, recuerdos a ciruela pasa, especias, cacao. Final largo y opulento. El primer lanzamiento de este vino fue en 1990. El precio de la botella de 2005 es de 90$AU/56€.IMG_4478_retocada

Los vinos que probamos son todos muy interesantes además la sala de catas es muy acogedora, con un enorme salón de madera que cruje al paso, un curioso “oso” disecado y algún cuadro de lo más original.

Un momento en la degustaciónIMG_4479 (Medium) La sala de catas

IMG_4464 (Medium) IMG_4465 (Medium) IMG_4466 (Medium)

Desde que llegamos hasta que nos vamos no para de entrar gente que prueba y compra los vinos por cajas.

Al salir de la bodega hacemos un último esfuerzo y volvemos a Barossa a la zona de Tanunda donde se encuentra la bodega Peter Lehmann, una leyenda del vino en Barossa. En estos momentos el Suizo Hess ha comprado acciones y es esta la razón por la que queremos visitar la bodega pues hemos estado en Colomé (Salta, Argentina), Hess Collection (Napa, California) y ahora queremos completar la serie, solo nos falta la de Sudáfrica.

La bodega está ubicada en un entorno idílico, al lado de un río y árboles centenarios que hacen buena sombra a las mesas de picnic dispersas por el enorme jardín.

La entrada a la bodega

IMG_4485 (Medium) Los preciosos jardines

IMG_4489 (Medium)

Otro de los edificios de la bodega

IMG_4521 (Medium)

Por dentro es igual de impresionante que el exterior, obras de arte por todas partes (la inconfundible huella de Hess) y elegantes decoraciones de navidad y una roja flor de navidad, la primera y la única que vemos este año.

Las obras de arte en las acogedoras salas

IMG_4512 (Medium) IMG_4513 (Medium) IMG_4514 (Medium) Las decoraciones de navidad

IMG_4511 (Medium) IMG_4517 (Medium)

El mostrador está lleno de gente que prueba y compra vinos sin cesar así que nos hacemos un hueco y probamos 4 du sus vinos más significativos.

La sala  llena de gente

IMG_4491 (Medium)

Comenzamos con Peter Lehmann Wigan Eden Valley Riesling 2004, elaborado con uvas de la vecina Eden Valley. Un vino muy premiado que lleva el nombre de Andrew Wigan, el enólogo de la bodega que ha estado muy involucrado con la casa desde el principio. El paso por botella le ha aportado una gran complejidad a este vino, con notas cítricas, de lima, tostados y en boca mantiene todavía una buena acidez que lo hace fresco y meloso. Un vino de 40$AU/25€.IMG_4497_retocada

Después del riesling pasamos a los tintos, comenzamos con Peter Lehmann Eight Songs Shiraz 2004, con crianza de 18 meses en roble francés 100% nuevo. Aromas a ciruela negra y otras frutas del bosque, chocolate, moka, vainilla, clavo… rico y opulento en boca, tanino aterciopelado, profundos recuerdos de fruta negra, cacao y especias. El precio 40$AU/25€.IMG_4502_retocada

Las etiquetas de las botellas son reproducciones de pinturas, todas súper llamativas y expresivas y son las que están expuestas en la bodega. Los óleos originales vistos de cerca producen escalofríos.

El siguiente tinto Peter Lehmann Stonewell Shiraz 2004, con crianza de 18 meses en barrica de roble francés 90% y americano 10%. El primer lanzamiento es de 1987, a partir de entonces produce este vino limitado, fruto de viejas plantas de 1885. Debido al pequeño tamaño de las uvas el vino tiene un concentrado color cereza picota, casi negro. Aromas a ciruela negra, chocolate amargo y menta. En boca profundo e intenso con recuerdos de fruta negra madura, tanino firme y envolvente y final largo y elegante. Un vino para disfrutar ahora o para guardar unos años. Su precio 90$AU/56€.

IMG_4507_retocada

Al final acabamos probando el Peter Lehmann Black Queen Sparkling Shiraz 2005, un estilo de tinto espumoso que ya hemos probado en Hunter Valley, muy curioso y diferente para nuestro esquema occidental y que se vende muchísimo en Australia. De hecho solo hacen este estilo de vino con la shiraz. Un vino que después de la fermentación, prensa y clarificado pasa 12 meses en viejas barricas de roble francés para posteriormente ser embotellado y pasar 2 años de fermentación en botella. Aromas a frutos negros, cacao, vainilla y especias. Una burbuja bien integrada que lo hace refrescante. Una explosión de aromas y con un buen equilibrio en boca. Su precio 40$AU/25€.IMG_4510_retocada

Al terminar la degustación damos un paseo por el interior de la bodega disfrutando de los cuadros y cada uno de los muchos detalles.

Damos un corto paseo por la solitaria Tanunda donde al igual que el resto de las poblaciones de Barossa tiene una marcada herencia europea, con edificios históricos y 4 iglesias de estilo luterano.

Pasamos por Tanunda

IMG_4522 (Medium)

Dejamos atrás los inmensos valles de Barossa y nos perdemos por una sinuosa carretera secundaria en la que nos encontramos con cientos de ciervos y cervatillos con sus retorcidas cornamentas. Nos paramos a fotografiarlos y se acercan a la reja sin ningún temor, casi posando para las fotos.

Los ciervos

IMG_4528 (Medium) IMG_4530 (Medium)

Después de la interminable carretera llegamos a Mount Barker, un alegre y activo pueblecillo de Adelaida Hills. Vamos al primer McDonald’s desde que hemos vuelto a Australia, trabajamos un poco sobre lo que vamos a hacer estos días y cuando nos echan del McDonald’s buscamos un área para dormir.

IMG_4533 (Medium)

Anuncios

Una respuesta to “Más Barossa y Eden Valley”

  1. Daniel said

    Hombre, pues me alegro mucho de que te hayas tomado un viaje sabático!

    A mi no me das mucha envidia porque no soy muy viajero, pero mi mujer Lupe como se entere se cae al suelo, jeje.

    Me voy a apuntar el blog en mi reader y así te sigo. Ya he visto que hay nivel vinícola, aún aprenderé algo.

    Venga, un abrazo,

    Dani

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: