Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Animales de Tasmania y el Valle del Tamar

Posted by chus y xavier en 9 enero 2010

Hoy nos pegamos un buen madrugón para intentar hace más cosas que estos días.

A las 8 am ya estamos duchados y desayunados, listos para salir a conocer el Demonio de Tasmania más de cerca.

Dejamos Lauceston ciudad y nos vamos a las afueras, a los Lagos de Lauceston, ahí está el Tasmanian Zoo y la verdadera estrella es el Diablo de Tasmania.

A las 9:30 estamos a las puertas del parque, pagamos 18$AU/11€ cada uno, Xevi compra comida para alimentar al Diablo, una barrita de dios sabe qué que cuesta 2$AU/1,25€, y como no te regalan ni el mapa para orientarte nos compramos uno por 1$AU/0,65€, nos sale más caro este zoo que cualquier otro de Australia pero todo sea por que Xevi disfrute por un rato de sus bichos preferidos.

Xevi ensayando como dar la comida a un falso Demonio

IMG_5630 (Medium)

Una vez que atravesamos la puerta nos vamos directamente a las parcelas donde se encuentran y esta vez sí que podemos verlos de cerca. En una parcela hay 3 y en la de al lado hay 5 y están totalmente activos. Como ya saben que la gente les lleva comida se acercan a la verja a ver si les cae algo. Debo reconocer que hoy me parecen más guapos y todo (y eso que son feísimos) pues están tan juguetones y tiernos que acaban pareciendo simpáticos. Xevi aprovecha que somos los primeros para darles de comer y provocarlos para que se peleen pues emiten unos sonidos muy curiosos. Pasamos más de 30 minutos bajo un sol abrasador mirando embobados todos sus movimientos.

Las primeras imágenes de los Demonios

IMG_5634 (Medium) IMG_5637 (Medium) IMG_5639 (Medium) IMG_5640 (Medium)

Justo al lado hay un recinto con pingüinos azules, los más pequeños del mundo y que ya habíamos visto en Nueva Zelanda y aprovechamos para ver como los alimentan (o mejor dicho, para ver como los ceban) pues cuando ven al cuidador salen corriendo del agua y engullen peces del tamaño de una sardina, sin parar uno detrás de otro, suerte que son minúsculos pues se lanzan sobre el cuidador sin piedad arrebatándole los peces.

Alimentando los pingüinos azules

IMG_5646 (Medium) IMG_5648 (Medium)

A las 10:30 comienza el gran espectáculo, es la hora de alimentar a los Tassie (como los llaman por estas tierras). Entra un cuidador con un cubo lleno de trozos de carne fresca (suponemos de canguro) y en otra mano un misterioso saco de tela de color rojo, cuelga el saco de un árbol y comienza a provocar a los Diablos con sanguinolentos trozos de carne a los cuales se abalanzan hasta que consiguen arrancárselos de las manos. Es muy divertido pues cuando uno consigue un trozo de carne, por muy pequeño que sea, salen todos corriendo para robárselo. Son unos peleones carroñeros pero realmente también resultan muy tiernos cuando se hacen carantoñas los unos a los otros.

Los Demonios relajados antes de la comida

IMG_5652 (Medium) IMG_5655 (Medium) IMG_5661 (Medium) IMG_5662 (Medium) IMG_5667 (Medium)Dándoles de comer

IMG_5674 (Medium) IMG_5676 (Medium)

IMG_5677 (Medium)

Cuando han conseguido todos los trozos de carne el cuidador que no para de explicarnos cosas sobre los tassie en todo momento, descuelga la bolsa, se nos acerca y saca una cría de diablo de Tasmania monísimo. Como son animales marsupiales (como los canguros y koalas) encerrados en una bolsa se sienten súper seguros y protegidos.

En el zoo estamos unas 15 personas como máximo y podemos acariciarlo y hacerle fotos hasta que nos cansamos, el chico pide una donación pues como ya sabíamos estos animales están en un serio problema y es posible que en menos de 10 años acaben desapareciendo pues una gran parte de la población sufre de un tumor en la boca que acaba matándolos.

La cría de Demonio de Tasmania

IMG_5681 (Medium) IMG_5683 (Medium) IMG_5686 (Medium)

Toda Tasmania está volcada con el tema e incluso la Warner Bross que utiliza el diablo en sus dibujos animados y lo ha hecho famoso en todo el mundo, ha donado fondos para la investigación. Han conseguido aislar bastantes de los que sufren de esta enfermedad y hace escasamente unos días han descubierto el origen del tumor, mediante un estudio genético pueden separar los que tienen la mutación que conduce al tumor antes de que este sea evidente, resulta que una forma de transmitirlo es mediante el contacto ya que siempre que se pelean se muerden la boca los unos a los otros. Ojalá consigan hacer algo antes de que sea demasiado tarde!!

Después de una jornada intensiva en torno al tassie hacemos un rápido recorrido para ver otros animales (muchos de ellos están resguardados a la sombra y no podemos ni verlos) y casi desmayados de tanto sol nos vamos satisfechos y Xevi rebosante de felicidad.

Unas águilas

IMG_5697 (Medium)

Emprendemos camino por la parte este del Río Tamar en dirección a Beauty Point, pasando pro Rosevears, una tranquila aldea al lado del gigantesco río y rodeado de cientos de pequeños viñedos pues esta zona a orillas del río y tan cercana al Estrecho de Bass es ideal para la elaboración de vinos. Continuamos bordeando el río por el valle que lleva su propio nombre (Valle de Tamar) y disfrutamos de la tranquilidad de los campos de amapolas y más viñedos hasta que llegamos a la Bodega Tamar Ridge.

IMG_5629 (Medium)

Los viñedos al lado del Río Tamar

IMG_5699 (Medium) IMG_5702 (Medium)IMG_5704 (Medium)

Los viñedos de Tasmania se encuentran entre la latitud 41°y 43° Sur. La zona del norte de la Isla, tanto el Valle del Río Tamar como el del Río Pipers disfrutan de un clima templado gracias a la cercanía del mar y a que los viñedos están plantados en las tierras bajas de los valles de los ríos para evitar al máximo los vientos racheados y las nevadas primaverales. Así la fruta puede disfrutar de un largo período de crecimiento y maduración y los vinos acaban siendo intensos, complejos y con una acidez que los hace aptos para las largas guardas.

Las variedades más típicas de la zona son la chardonnay, riesling, pinot gris y pinot noir. Tamar Ridge está ubicada en un entorno precioso y rodeada de sus viñedos.

La entrada a la bodega Tamar Ridge

IMG_5705 (Medium)Los viñedos

IMG_5706 (Medium)

IMG_5725 (Medium) IMG_5726 (Medium) IMG_5727 (Medium)

La bodega

IMG_5724 (Medium)Camino a la sala de catas

IMG_5707 (Medium)

Comenzamos probando un vino medio experimental de la bodega elaborado con la variedad blanca savagnin, una variedad típica de la región francesa del Jura y que es muchos lugares de Tasmania la habían cultivado creyéndose que era albariño.

Evidentemente nada que ver con la albariño, es un vino muy sutil aromáticamente, con ligeros aromas a flor blanca y melón verde y en boca es seco, mineral y no muy largo final. Una curiosidad en Tasmania pero posiblemente con poco futuro.IMG_5712_retocada

Tras la curiosidad de la bodega, comenzamos probando lo más típica de la zona y de Tamar Ridge. Comenzamos con Tamar Ridge Riesling 2008, un vino con un fresco aroma floral, toques cítricos y notas minerales, en boca crujiente, con una acidez refrescante y un final largo, seco y mineral.IMG_5710_retocada

El segundo vino Tamar Ridge Pinot Gris 2008, un vino que ha estado en contacto con las lías por lo que tiene bastante complejidad. En nariz aparecen aromas de pera madura, avellanas y en boca tiene un punto glicérico y envolvente, recuerdos de pera en almíbar y frutos secos y un final largo y también mineral.IMG_5711_retocada

El tercer vino Tamar Ridge Sauvignon Blanc 2009, con aromas extasiantes de fruta tropical como fruta de la pasión, guayaba, mango maduro y hierba, en boca tiene una entrada con una acidez refrescante. Un vino alegre y fresco.IMG_5713_retocada

Un momento durante la cata

IMG_5714 (Medium)

El cuarto, Tamar Ridge Chardonnay 2008, con 4 meses de crianza en barrica de roble francés y aromas cítricos de nectarina, albaricoque, miel y especias. En boca tiene una buena acidez, recuerdos cítricos, de pan tostado y fruta de piedra y final largo y un punto amargo.IMG_5716_retocada

Después de los blancos probamos dos pinot noir, el Tamar Ridge Pinot Noir 2007, con un elegante y fino color rubí y ribete azulado, aromas a fruta negra, fresas, especias y en boca bastante ácido, tanino fino y final largo y un punto amargo. Un vino que ha pasado 12 meses de crianza en barrica y todavía es muy joven, está poco integrado.IMG_5717_retocada

El otro tinto, Tamar Ridge Pinot Noir 2002, con 12 meses en barrica, elegante color rubí y ribete entre teja y granatoso. Aromas a fruta negra madura, ciruela, arándanos, guinda, especias como clavo, cuero, tierra, regaliz. En boca tiene una entrada refrescante, tanino fino y aterciopelado y final largo e intenso. Un vino que ha ganado complejidad con los años en botella pues a pesar de tener una entrada todavía fresca, la acidez está mucho mejor integrada con el tanino y tanto en boca como en nariz es un calidoscopio aromático.IMG_5718_retocada

Agradecemos mucho el detalle de “Helen” (la chica de la bodega) por dejarnos disfrutar y comparar las 2 añadas.

Antes de irnos probamos el Tamar Ridge Botrytis Riesling 2007, un fantástico vino estilo europeo con aromas a fruta de hueso confitada, toques cítricos, miel, flores y un perfecto equilibrio entre azúcar y acidez. Una vez más lo mejor de estos vinos especiales es su precio totalmente competitivo (23$AU/14,5€) pues en Europa sería un precio prohibitivo.IMG_5718_retocada

Justo cuando estamos disfrutando del último vino llega un bus cargado de turistas con ganas de beber vino así que llega el momento de marcharnos. No sé como lo hacemos pero casi siempre llegamos a los lugares cuando se van los grupos, o llegan los grupos cuando nos estamos yendo lo cual es genial, sobre todo en las bodegas pues pueden estar más con nosotros.

Después de probar los ricos vinos proseguimos hasta la cercana población de Beauty Point donde se encuentra el Platypus House y el Seahorse World, dos inmensas naves (casi industriales) al lado del agua donde se pueden ver caballitos de mar hasta el agotamiento después de pagar 18$AU/11€ por persona con descuento de estudiantes. Cada hora sale un recorrido guiado por una plataforma donde hay enormes tanques con miles de caballitos de mar de todos los tamaños, desde adultos preñados hasta bebés recién nacidos, pasando por jóvenes adolescentes. Este enorme criadero de caballitos surte casi toda la demanda mundial.

A Chus le ataca un pulpo en la tienda de souvenires!!

IMG_5758 (Medium) Los caballitos de mar embarazados

IMG_5759 (Medium)

IMG_5762 (Medium) Los más pequeñitos, casi acabados de nacer

IMG_5764 (Medium)Los medianos que están en el proceso de crecimiento

IMG_5766 (Medium)

La visita resulta carísima para lo que es, pues creíamos que íbamos a ver diferentes especies y resulta que de las más exóticas, los dragones de mar, apenas tienen unas cuantas y están intentando que críen para venderlos como los otros.

Después de millones de caballitos de mar, salimos del recinto, caminamos 100 metros, pagamos 17$AU/10,5€ cada uno, también con descuento (sino serían 20$AU/12,5€) para ver ornitorrincos, esperamos 10 minutos por la tienda de recuerdos para comenzar el recorrido, también guiado por la reserva de ornitorrincos y equidnas.

El recinto

IMG_5728 (Medium)

Antes del recorrido nos hacen ver un video de 15 minutos bastante anticuadillo sobre el seguimiento de una mama y sus crías.

Realmente poder ver este animal tan escurridizo de cerca nos hace mucha ilusión pues  junto con el equidna (una especie de puerco espín) son los únicos mamíferos que ponen huevos y amamantan a sus crías.

Después del documental pasamos a una sala donde por primera vez vemos ornitorrincos o platypus (en inglés), nuestra primera sorpresa nos la llevamos por su tamaño pues creíamos que eran como las nutrias y resulta que son pequeñitos del todo, máximo 40 cm.

Se mueven en el agua de una forma muy divertida y fuera de ella son bastante torpes. Lo más increíble de este animal es su boca en forma de pala o pico de pato gigante que utiliza para urgar entre las piedrecillas de los ríos y buscar comida.

Los juguetones ornitorrincos

IMG_5730 (Medium) IMG_5732 (Medium) IMG_5735 (Medium)IMG_5736 (Medium) IMG_5739 (Medium) IMG_5740 (Medium)

Tras ver como nadan, juegan entre ellos y comen unos gusanos que le echan los cuidadores nos vamos a otra sala donde se encuentran dos divertidos equidnas que no paran de moverse de un lado a otro, sin temor ninguno a la gente y con bastante curiosidad ya que se nos acercan y pasan por encima de nuestros pies, suerte que “en los bajos” no tienen pinchos.

Los curiosos equidnas

IMG_5749 (Medium)

Cuando llega el momento de la comida nos quedamos atónitos pues su dieta es a base de hormigas pero hoy les ponen una pasta blanca a la que se acercan a una velocidad sorprendente y a la hora de comer descubrimos que tienen una lengua de lo más peculiar. De su pequeña y larga boquita sale una delgadísima y rojiza lengua que se mueve a una velocidad de vértigo hasta que dejan el plato como nuevo. Es casi imposible definir esas lenguas pero parece como si sacasen un gusano retorciéndose nervioso de la boca y lo volviesen a introducir cientos de veces. Realmente sorprendente.

Hoy es el día que más dinero nos dejamos en el viaje viendo animalitos (a excepción de las ballenas) y aunque el zoo era un poco cutre, la experiencia con los Diablos fue genial y súper cercana. La casa de los caballitos de mar un poco aburrida y muy cara y los ornitorrincos y equidnas bastante carilla pero muy interesante sobre todo por la cercanía con los animalitos.

Para hoy y mañana tenemos reservada una habitación en St. Helens, en la Costa Este, pues no queremos volver a jugárnosla. Así podemos disfrutar más de las cosas sin preocupaciones y realmente hoy no paramos ni un momento, recuperamos tiempo perdido.

Dejamos atrás todos los curiosos animales y cruzamos el Batman Bridge, el único puente que atraviesa el Río Tamar sin necesidad de volver a Lauceston, bordeamos el río por el otro lado y nos despedimos del fértil valle del Río Tamar para atravesar el Pipers River y el Pipers Brook, en las orillas de este último está Jansz, la primera bodega de vinos espumosos al estilo champagne de Tasmania. Cuando llegamos a la puerta nos llevamos un buen chasco pues resulta que cierran a las 4:30 pm y hemos llegado 10 minutos tarde.

Aprovechamos que muy cerca se encuentra Pipers Brook Vineyard y nos acercamos rápidamente para probar sus vinos. Esta bodega pertenecía a Andrew Pirie pero en 2003 la compañía fue absorbida por Kreglinger Australia y en estos momentos es la más poderos de Tasmania con diferentes estilos de vino, su gama media más vendida es Ninth Islands. Esta compañía tiene más de 200 ha de viñedos que producen vinos de calidad con estilo borgoñés y alsaciano y un espumoso al estilo Bollinger que lleva el nombre del creador de la bodega, Pirie.

Cartel de entrada a la bodega, que es compartido con Jansz

IMG_5788 (Medium) La bodega

IMG_5780 (Medium) Los viñedos

IMG_5781 (Medium) IMG_5782 (Medium) IMG_5783 (Medium) IMG_5785 (Medium) IMG_5789 (Medium)

Probamos 5 de sus vinos más representativos, comenzamos con Kreglinger Vintage Brut 2003, elaborado con 70% pinot noir y 30% chardonnay, un espumoso muy interesante y complejo, con burbuja pequeña y bien integrada y un final en boca largo y refrescante.IMG_5770_retocada

El segundo vino Pipers Brook Vineyard Riesling 2009, un vino vibrante, con aromas cítricos, flores blancas, fruta tropical y en boca seco y mineral.IMG_5774_retocada

El tercer vino Ninth Islands Sauvignon Blanc 2008, con marcados aromas tropicales como fruta de la pasión, guayaba, mango y en boca fresco, crujiente y refrescante.IMG_5775_retocada

Un momento durante la rápida degustación

IMG_5771 (Medium)

También probamos Pipers Brook Vineyard Estate Chardonnay 2007, con una crianza de 12 meses en roble francés, aromas a pera, manzana, lima, tostados, en boca tiene una buena acidez, recuerdos ahumados, pera y vainilla y con un final largo y mineral.IMG_5776_retocada

Acabamos con Pipers Brook Vineyard Estate Pinot Noir 2007, un vino súper elegante con aromas a violeta, ciruela, cereza, tierra, tiza. En boca entrada refrescante, una acidez bien integrada con el tanino, recuerdos a fruta negra madura, tinta, caja de cigarros, pizarra y un final largo, fino y mineral.IMG_5777_retocada

Mientras probamos los vinos la situación es un tanto tensa pues a pesar de que faltan 15 minutos para cerrar los trabajadores corren de un lado a otro, guardándolo todo, haciendo la caja e insinuándonos con la mirada que están cerrando así que disfrutamos más bien poco de los fabulosos vinos.

A las cinco menos 10 estamos saliendo por la puerta, cogemos el coche y conducimos rumbo a la Costa Este. El trayecto se hace interminable por una carretera llena de sinuosas curvas. Paramos en Scottsdale, la población más grande del Noreste y compramos provisiones para cenar pues cuando lleguemos a St. Helens estará todo cerrado.

Durante el recorrido pasamos de un día soleado con un calor sofocante a un clima húmedo y con el cielo cubierto de nubes del denso bosque tropical que se encuentra en la parte nororiental de Tasmania.

Cuando llegamos a St. Helens, a las ocho menos 10 entramos corriendo a la recepción del hostel pues cierran a las 20 horas y si llegamos tarde estamos perdidos. Pagamos por dos noches 100$AU/62,5€ y tenemos una bonita habitación privada en una tranquila casita de solo 4 habitaciones con una cocina y salón muy monos y un jardín lleno de árboles frutales, por desgracia todos con la fruta súper verde excepto una ciruela y un árbol de albaricoques.

Hacemos nuestra particular recolecta de fruta para estos días y mientras yo preparo algo de blog, Xevi cocina una riquísima carne a la parrilla con muchas patatas fritas. Al resto de los huéspedes se les cae literalmente la baba. Este hostel nos recuerda a uno en el que estuvimos en San Luis Obispo (California) pues se ve súper tranquilo y con una gente muy agradable, con ganas de hablar y pasar un buen rato, algo bastante atípico en los demás hostels de este país y Nueva Zelanda.

Anuncios

4 comentarios to “Animales de Tasmania y el Valle del Tamar”

  1. Carme said

    Bé, per fi heu pogut veure i casi tocar el dimoni de Tasmània i també els cavallets de mar, ornitorincs i equidnes. En Xevi ja ha complert la seva il·lusió de veure’ls amb tanta proximitat.
    Els cavallets petits semblen cucs i son molt prims. Son originals.
    No sabia que aquí a Tasmània també s’hi produeix vi i hi han tantes vinyes.
    El clima continua sent tant variable com a tota Austràlia, però em sembla que ja us hi heu acostumat.
    Vaig a continuar llegint, ja que avui sí que heu penjat molts dies.
    Petons a tots dos.
    Carme

  2. LAILA ROMI SALMA YOGUI said

    Eiii estos demonios son monísimos…si parecen ositos con la mala leche del Yogui..jejeje

  3. Anna said

    Hola parella,

    Gràcies a vosaltres estem fent molta cultureta.
    Ahir en un concurs de televió fèien preguntes sobre animals d’Austràlia i van sortir els emús, cangurs, dimonis de Tasmània, dingos, ornitorrincs….jo els vaig endevinar tots i els concursants només un parell.
    Evidentment fa pocs mesos no en tenia ni idea, així que us ho dec a vosaltres.

    Merci beaucoup i fins aviat,

    Anna

  4. MARTA said

    Un altre somni fet realitat: conèixer de prop el dimoni de Tasmània. Quins sorolls tan curiosos que fan, si no els veus, és per imaginar-te que tens una espècie de monstre per allà rondant.
    Seguiu disfrutant del viatge !!!

    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: