Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Taman Negara

Posted by chus y xavier en 6 febrero 2010

Nos levantamos tranquilamente y vamos a desayunar a un lugar donde preparan tostadas con mantequilla y mermelada, revuelto de huevos, zumo de naranja y té así que hoy después de mucho tiempo volvemos a tomar un desayuno como debe ser.

Atravesamos el río en una de las muchas barquitas y por 1RM/0,2€ ya estamos a la entrada del parque Taman Negara. Un precioso bosque tropical con casitas de madera desperdigadas a lo largo del río, varios resorts, restaurantes y una tienda donde el agua cuesta 3 veces más que al otro lado del río. En esta parte se alojan los pijos y en el otro los mochileros.

Los restaurantes de Kuala Tahan, al otro lado el Parque NacionalIMG_7352 (Medium) Las barcasIMG_7353 (Medium)

La entrada al ParqueIMG_7354 (Medium)

Vistas al pueblo de Kuala Tahan desde el ParqueIMG_7355 (Medium) Los restaurantes flotantesIMG_7359 (Medium) Unas curiosas palmeras en el resortIMG_7361 (Medium)

Pagamos 1RM/0,2€ cada uno por la entrada y 5RM/1€ por la cámara de fotos (algo súper extraño) pero totalmente legal pues cubren una de papeles y registros que casi parece una transacción bancaria.

Comenzamos nuestra incursión en la selva milenaria y desde el primer momento nos alegramos de no haber comprado ninguna excursión con guía pues está todo súper bien indicado con explicaciones de la diferente vegetación y animales. Caminamos durante una hora entre gigantescos árboles estrangulados, lianas de todos los tamaños, termiteros,… hasta que llegamos al Canopy Walkway.

Árboles fantásticosIMG_7365 (Medium) Un gran árbol caídoIMG_7368 (Medium) Hay instalados unos miradores para poder observar la fauna. A esta hora imposible ver nada ya que hay que esperar a la noche que es cuando hay más movimientoIMG_7370 (Medium) IMG_7371 (Medium)Los extraños helechosIMG_7373 (Medium) Una de las mariposas que nos acompañanIMG_7377 (Medium) Otro inmenso árbolIMG_7383 (Medium)

E inmensas raíces sobresalen del sueloIMG_7386 (Medium)

La extraña hoja del ginseng, parece una hoja de hojasIMG_7385 (Medium)

En el parque de 4343 km2 hay diferentes rutas con distintos grados de dificultad y duración. Se puede caminar durante días, ascender algún monte o caminar unas horas y hacer al Canopy Walkway, nosotros optamos por esta opción. Al llegar al comienzo del circuito, totalmente sudorosos nos encontramos un pequeño puesto de venta de bebida fría. Genial!! Una coca-cola helada en medio de la jungla y solo por 3RM/0,6€. Nos sentamos en unos bonitos banquitos de madera y ya más recuperados de los últimos escalones pagamos 5RM/1€ cada uno y comenzamos nuestra caminata por un vertiginoso y estrecho puente de madera construido sobre las copas de los árboles.

El Canopy Walkway son 9 puentes a alturas entre 26 y 45 metros. En total 450 metros de largo, el más largo del mundo. No podemos caminar juntos y tenemos que guardar una distancia de 10 metros entre cada persona pues el puente son apenas unas cuerdas y unos tablones de madera que se tambalean más que una cama elástica. Entre cada puente hay una plataforma de descanso construida sobre los propios árboles que hacen de enlace entre puente y puente y desde donde se puede observar la vegetación.

Los puentes colgantes del Canopy WalkwayIMG_7399 (Medium) IMG_7408 (Medium)IMG_7418 (Medium) Cruzamos un poquito acongojadosIMG_7394 (Medium)IMG_7404 (Medium)

Las plataformas de descansoIMG_7407 (Medium) Continuamos caminandoIMG_7411 (Medium) Hay un momento en el que hay unas escaleras y todo, que cague!!IMG_7421 (Medium)

Vistas del canopy ya desde el sueloIMG_7425 (Medium)

Después de la interminable caminata casi por las nubes por fin ponemos los pies en firme. La experiencia es genial pero también “acojona bastante” pues es de lo más rústico que hemos visto en la vida. Además antes de comenzar te advierten que cualquier accidente o muerte es responsabilidad de cada uno y eso le pone más emoción a la en sí emocionante caminata. Cien por cien recomendable para descargar adrenalina aunque si se tiene aún que sea un poco de vértigo mejor ni intentarlo.

El calor es bastante sofocanteIMG_7429 (Medium) Los árboles y las lianasIMG_7433 (Medium)

Continuamos caminando por el selvático bosque y nos encontramos alguna que otra ardilla voladora, divertidos monos saltando de árbol en árbol y un ave de lo más extraña pues parece que lleve una máscara de goma en la cabeza.

Una extraña ave que se pasea por el entorno del parque …

IMG_7445 (Medium)… También hay algunos monos …

IMG_7451 (Medium)

… Y ardillas voladorasIMG_7456 (Medium)

Nuestra siguiente parada es Lubok Simpon, una pequeña playa por la que pasa el Río Tahan. Un lugar ideal para relajarnos y darnos un buen chapuzón. El color del agua no es muy atractivo pero su temperatura es ideal. Nos bañamos rodeados de peces de diferentes tamaños y con otras personas, que llegan al escondido lugar, igual de cansados y sudorosos que nosotros.

Un puente de camino a Lubok SimponIMG_7457 (Medium)

Otro grandioso árbolIMG_7471 (Medium)El río en Lubok SimponIMG_7460 (Medium) Nos bañamosIMG_7461 (Medium)

Un buen rato en el río y volvemos a Kuala Tahan pagando otros 2RM/0,4€ por barca que nos lleva directamente al Restaurante Family. Ahí tomamos unos zumos de piña y mango y nos encontramos con nuestros vecinos los italianos. Pasamos el resto de la tarde charlando sobre nuestros viajes pues ellos que tienen más o menos nuestra edad llevan 16 mese viajando y todavía les quedan unos 10 meses. Nosotros a su lado somos unos aficionados!! 26 meses para hacer toda Asia, genial!! Unos italianos enrollados y atípicos.

Volvemos juntos a nuestras respectivas casitas y continuamos hablando emocionadísimos sobre nuestros próximos destinos y lugares inolvidables.

Al anochecer (más o menos las 20 horas) comienza de nuevo el alocado sonido de las cigarras que vuelven a estrellarse contra todo emulando a los kamikazes. Muchas hoy acaban su ciclo vital después de más de 10 e incluso 15 años, las hembras esparcen sus huevos y luego se mueren. Estos huevos se convertirán en larvas que vivirán durante años bajo tierra, volverán a trepar por los árboles con su forma alada, se reproducirán, esparcirán sus huevos y se morirán de ese modo suicida tan cruel.

Ayer nos dimos unos cuantos sustos pero hoy su presencia y chillidos ya los hemos asimilado como algo normal. Volvemos al Restaurante y comemos unos noodles con verduras y pollo. De postres unos riquísimos crêppes de banana, chocolate y helado.

Una respuesta to “Taman Negara”

  1. MARTA said

    Doncs jo soc de les que persones que tenen una mica de vertigen i segurament no hauria pogut atravessar aquests ponts penjants, alguns tan sofisticats que tenen inclús escales, al·lucinant.
    Quina diferència de color entre els rius assiàtics i el blau intens del mar de Nova Zelanda, res a veure.
    I els hotes de les casetes….com les gasten no? jo em trobo aquest “bitxo” i encara estaria corrent.

    Una abraçada,
    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: