Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Phnom Penh, una tragedia reciente

Posted by chus y xavier en 12 marzo 2010

Moltes felicitats mare!!

Hoy decidimos adentrarnos un poca más a fondo en la trágica historia de los últimos años de Camboya y para ello vamos al Museo Tuol Sleng del Genocidio. A sus puertas nos encontramos mutilados, quemados y deformados pidiendo limosna que se mezclan con los alegres y revoltosos niños vestidos de uniforme en una excursión de escuela, su “algarabía” rompe de algún modo la tetricidad del lugar.

Entrada al museoIMG_9228 (Medium)

Dentro del recinto nos damos de frente con la triste realidad y la crueldad de Pol Pot y sus hombres sobre todo entre 1975 y 1979. El museo había sido una escuela hasta que el Jemer Rojo la convirtió en una prisión. Durante los años de gobierno las ciudades de Camboya y su capital, Phnom Penh fueron desalojadas y ocupadas por el ejército. La tranquila escuela pasó a ser la prisión estatal 21 (S-21) donde miles de personas fueron torturadas hasta la muerte, más de 17000 personas fueron asesinadas y el actual museo es una memoria y testamento de la maldad del Régimen del Jemer Rojo, eran tan crueles que documentaron con fotografías  y videos a todos los prisioneros, las torturas y crueldades que realizaban en las celdas. Algunas fotos pueblan las tristes y escalofriantes paredes de lo que en su momento había sido una escuela, algunas de las antiguas aulas albergan una única cama oxidada donde yacían las víctimas de las torturas, en el suelo ajedrezado todavía se pueden ver gotas de sangre. Una visita a Tuol Sleng resulta escalofriante y más escalofriante resulta pensar que todas las personas de mi edad y más mayores han sufrido esta pesadilla, y pensar que muchos han pertenecido al bando de los “malos” y han tenido que asesinar a sus vecinos, amigos,… Todo esto hace solo 30 años, lo peor es que ahora mismo en muchos lugares del mundo está pasando lo mismo y seguirá pasando. Es una cosa de locos!!

Uno de los 4 edificios del recintoIMG_9234 (Medium) Los largos y tétricos pasillosIMG_9230 (Medium) Las escalofriantes salas de torturaIMG_9229 (Medium) Murciélagos en el techo para añadir algo más de tetricidadIMG_9233 (Medium)

Tras la obligada visita al Museo del Genocidio cambiamos de tercio y nos vamos a visitar el Wat Phnom. Contratamos los servicios de un tuktuk que nos lleva primero a recoger nuestros pasaportes y el flamante visado laosiano a la embajada de Laos y después nos hace un recorrido por la orilla del Mekong hasta llegar al punto más elevado de la ciudad, una loma arbolada de solo 27 metros de altura que acoge un templo budista.

Con el majísimo tuktukeroIMG_9241 (Medium)La gente nos saluda por el caminoIMG_9247 (Medium)

Phnom significa colina en camboyano y un wat es una pagoda, así que compramos una entrada por 1US$/0,8€ por persona y hacemos un recorrido por la Pagoda de la Colina.

El Wat PhnomIMG_9256 (Medium) IMG_9257 (Medium)

IMG_9279 (Medium)

En los jardines hay bastantes monos que hacen piruetas en los árboles y se acercan a la gente para que les den algo de comer, la simpatía de estos simios hace que los camboyanos los hinchen a comida y es por eso que más de uno está totalmente obeso. Una extraña contradicción, los delgados camboyanos engordando a los ya bien alimentados monos.

Qué monos!!IMG_9259 (Medium) Este come unas chuchesIMG_9284 (Medium) El mono feliz!!IMG_9282 (Medium)

El paseo por el entorno de la pagoda es un bálsamo relajante a lo que hemos visto esta mañana, los niños juegan alegremente, los monjes con sus inconfundibles túnicas color azafrán se mezclan con los demás visitantes, se dejan fotografiar e incluso ellos mismos sacan de la toga como por arte de magia, cámaras digitales de última generación para inmortalizar diferentes momentos.

Modernidad y tradiciónIMG_9262 (Medium)

A medida que subimos a la pagoda podemos oler el embriagador aroma del incienso que lo inunda todo. Al lado del templo hay una alta estupa que guarda los restos mortales de un rey del S.XV y que fueron trasladados desde Angkor.

La pagodaIMG_9263 (Medium) IMG_9265 (Medium)Devotos rezando en su interiorIMG_9275 (Medium)

En los entornos de las pagodas o wats siempre se encuentran unas construcciones en forma de campana llamadas Chedi o Estupa. Estas torres suelen tener 5 elementos estructurales que simbolizan (de abajo a arriba) la tierra, el agua, el fuego, el aire y el vacío, en su interior se guardan las reliquias de Buda, de algún rey o simplemente del pueblo llano, dependiendo del tamaño y el ornamentado de la Estupa se revela la condición social y económica del fallecido.

Algunas de las muchas estupasIMG_9266 (Medium) IMG_9267 (Medium) IMG_9269 (Medium)IMG_9270 (Medium)IMG_9271 (Medium)

Pasamos un buen rato en Wat Phnom y al irnos nos encontramos con un policía camboyano que habla español, algo de lo más inédito, mantenemos una entretenida conversación y nos comenta que aprendió castellano en Cuba (se le ha visto la pluma comunista, no?) y también ha estado en Barcelona en el 2006, que curioso? De donde habrá sacado el dinero? Nos quedamos con las dudas pues a simple vista parece un humilde funcionario…

Nos despedimos de Wat PhnomIMG_9281 (Medium)

Paseamos por el Riverfront donde se concentran la mayoría de locales para guiris, bonitos edificios de estilo colonial del periodo francés como la Oficina de Correos y pagodas y construcciones de la época dorada de la arquitectura Jemer, el Palacio Real, …

La Oficina de CorreosIMG_9224 (Medium) Alguno de los edificios colonialesIMG_9226 (Medium) IMG_9289 (Medium)

Detrás de la elegante ribera del río aparece nuevamente la triste realidad de Camboya, niños recogiendo basura, carboneros vendiendo 20 rieles (moneda nacional) de carbón, gente pobre y analfabeta con un futuro totalmente incierto. A pesar de sus vidas amargas nos miran y sonríen y piden que los inmortalicemos con nuestras cámaras. Se les iluminan los ojos al verse por unos segundos en la pequeña pantalla de nuestra cámara de fotos.

Puesta de sol en las destartaladas calles de la ciudadIMG_9286 (Medium) IMG_9290 (Medium) Un amable carbonero que posa para la fotoIMG_9288 (Medium)Pasamos por el insípido mercado nocturnoIMG_9294 (Medium)

Volvemos al Riverfront y buscamos una terraza para cenar algo. Durante la cena no para de acercarse gente pidiéndonos dinero, comida,… dan ganas de dárselo todo pero en cuanto sacas la cartera aparecen más y más personas pidiendo y uno tiene que apretar los dientes y seguir cenando.

Tras la estresante cena seguimos caminando entre la gente que se acerca a la orilla del río para que les dé el aire fresco, pasamos delante del iluminado Palacio Real, nos sentamos en los enormes jardines con los lugareños y justo cuando vamos a comenzar nuestra negociación con un conductor de tuktuk aparece nuestro chófer particular, un genio y figura que nos ha conquistado en menos de 10 minutos. De forma casual hemos dado con él al salir del museo por la mañana y nos hemos ido encontrando en varias ocasiones. Nadie mejor que él para que nos devuelva a la gueshouse en la oscuridad de la noche, solo hay un problema:  no tiene ni idea donde queda así que ya nos vemos con la luz del móvil iluminando un pequeño mapa y dándole indicaciones al divertido tuktukero para que nos devuelva a “casa”. El recorrido más divertido del Sudeste Asiático!! El mejor punto y final al extraño día de hoy.

El Palacio Real de nocheIMG_9300 (Medium) Últimas risas del día en el tuktuk de camino a la guesthouseIMG_9304 (Medium)

Anuncios

4 comentarios to “Phnom Penh, una tragedia reciente”

  1. lois e familia said

    no te rias mucho e te van salir arrugas jejejejejejeje biccos

  2. Anna said

    Hola family,

    Moltes gràcies, per deixar-nos veure tot això.
    Vosaltres ho vivim, però almenys nosaltres ho podem veure, i no ho fariem si no hi fossiu.
    Realment tot és sorprenent i impactant.

    Seguirem atents.

    Moltes abraçades i petons.

    Anna

  3. MARTA said

    Hola parella,
    Que impactant…que cruel pot arribar a ser la raça humana…son coses totalment incomprensibles però que tristement passen.
    Sort de la rialla de la Chus a l’última foto que m’ha aixecat la moral una altra vegada.
    Aquí ja estem preparats per la Setmana Santa. Avui els nens pleguen del cole i ja s’ha acabat el segon trimestre. El temps passa volant! Un trimestre més i apa, ja s’haurà acabat un altre curs, és increïble.
    Anirem a passar un parell de dies a Les Planes d’Hostoles a casa els Font, juntament amb els Llinés, gaudint de bona companyia, natura i descans. Que bé!
    Els aparadors de les pastisseries estan plenes de mones de totes mides i formes, i quan entres…quina fantàstica olor de xocolata!!
    Molts petons,
    Marta

  4. Carme said

    Hola
    Es veritablement Vergonyós que per motius polítics, encara hi hagin països en els que es pugui torturar i matar a la gent.
    Els museus son les memòries de totes aquestes calamitats. I son un recordatori per totes les generacions següents.
    També es veritat que encara hi han llocs on les llibertats no son una realitat.
    Però els nens amb la seva alegria fan tenir esperança amb un futur més optimista.
    Viure aquestes experiències serà un record inoblidable.
    un ptó brn fort.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: