Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Kampong Cham

Posted by chus y xavier en 18 marzo 2010

Dejamos a las 10 am Kampong Thom y nos vamos a Kampong Cham. Pagamos 5US$/3,9€ por el bus, precio estándar para turistas lo cual es una putada pues cada trayecto tarde lo que tarde en bus cuesta 5US$/3,9€, da igual la compañía y los kilómetros, se han puesto de acuerdo y si te ven cara de guiri te toca pagar el pacto. Los lugareños posiblemente no paguen ni un 1US$/0,7€.

Después de 3 horas y 100.000 paradas llegamos por fin a Kampong Cham una bonita población situada a orillas del Mekong con sus edificios de la época francesa ya que en su momento había sido un importante puesto comercial. Quizá sea la población más renovada de todas la que hemos visto en Camboya. Se están construyendo un montón de viviendas y las calles están más cuidadas que en otras zonas.

Kampong Cham es la capital de la provincia del mismo nombre y la tercera ciudad más poblada de Camboya. Gracias a su localización en el río Mekong y debido a su proximidad a Phnom Penh (123 km) y Vietnam, Kampong Cham ha sido siempre un importante centro de transportes.

La ciudad es original y encantadora con sus bulliciosas escenas matutinas en el río y sus anchos bulevares. Aquí se encuentran algunos puntos cercanos que valen la pena visitar de camino a las provincias de Krati o Rattanakikir.

Buscamos un hotel con vistas al Mekong por el que pagamos 7US$/5,4€ sin aire acondicionado pero con ventilador.

El moderno, gigantesco y nuevo hotelIMG_9601 (Medium) Los pasillos interiores son inmensos. Aquí les sobra el espacioIMG_9597 (Medium) Las vistas al MekongIMG_9599 (Medium)

Después de una buena ducha de agua fría salimos a la calle, buscamos una mototaxi, negociamos el precio para 3 horas y por 3US$/2,3€ nos subimos los dos en una moto junto con el guía-conductor que nos lleva a los lugares más relevantes de la ciudad. Una vez más tenemos suerte y el chico resulta tener bastante conocimientos de historia y su inglés es buenísimo, es uno de los pocos privilegiados que puede estudiar una carrera y tiene moto para ganar un dinerillo llevando a los turistas de un lado a otro. Nos comenta una cosa muy curiosa, resulta que los chicos para casarse tienen que pagar 3000US$/2300€ a la familia de la novia, sin ese dinero no hay ni novia ni boda. Solo en muy pocos casos se llega a un acuerdo y se paga la mitad. Lo más curioso del asunto es que esos 3000US$/2300€ son para pagar la boda, pues ese día se tira la casa por la ventana!!

Una de las calles de Kampong ChamIMG_9695 (Medium)

Entre unas anécdotas y otras llegamos a nuestra primera parada, el Wat Nokor, pagamos 2US$/1,5€ por la entrada y nuestro guía particular nos explica que el santuario budista (antes hinduista) es de la época de Angkor y pertenece al budismo mahayana (gran vehículo). Como ahora la rama budista que profesan los camboyanos es la theravada han construido en el mismo recinto una activa pagoda bastante kitsch que choca muchísimo con el original y bellísimo santuario construido con piedra caliza y laterita y totalmente trabajado con bajorrelieves.

El tema del hinduismo, el budismo, todas sus ramas y sus dioses tiene tela marinera… Solo nos queda claro que todo lo que antes era hinduista lo han retocado un poco y pasó a ser budista. En muchos casos han retirado a las muchas divinidades hindús que han sido suplantadas por esculturas de Buda y en otros casos conviven todas las divinidades en el mismo templo

La entrada al Wat Nokor con el chofer-guía, la moto y el agradable guarda del recinto

IMG_9641 (Medium) Primera impresión de las magníficas ruinasIMG_9602 (Medium)

IMG_9608 (Medium)Detalle de las bajorrelievesIMG_9603 (Medium)IMG_9642 (Medium) El tiempo ha hecho mucho daño en los templosIMG_9605 (Medium) Dioses y guardianes a lo largo del recorridoIMG_9609 (Medium) IMG_9612 (Medium) IMG_9613 (Medium)

Entramos dentro de la pagoda y hacemos una ofrenda a Buda siguiendo todo el protocolo que nos indica nuestro guía. Nos explica que un incienso es para honrar a Brahma, dos para Brahma y Visnu, tres para Brahma, Visnu y Shiva, las tres divinidades más importantes del hinduismo y cinco para las tres divinidades y la familia. Tras la ofrenda damos un paseo entre la tranquilidad de la ruinas, los nuevos templos y la infinidad de pequeñas y grandes estupas. Somos los únicos turistas de la zona y lo único que se escucha es el alegre sonido de los niños a lo lejos.

El antiguo altar dentro del nuevo temploIMG_9614 (Medium) Hacemos las ofrendas a BudaIMG_9618 (Medium) Continuamos recorriendo las ruinasIMG_9619 (Medium) IMG_9621 (Medium) IMG_9623 (Medium) IMG_9625 (Medium) IMG_9628 (Medium) Algunos de los súper elaborados detallesIMG_9622 (Medium) IMG_9624 (Medium) La fusión entre lo moderno y lo antiguoIMG_9626 (Medium) IMG_9630 (Medium) IMG_9634 (Medium) Un antiguo lago artificial repleto de flores de lotoIMG_9632 (Medium) IMG_9633 (Medium) Una de las muchas estupasIMG_9638 (Medium) Y como no, impresionantes árbolesIMG_9637 (Medium)

Volvemos a la moto y nos vamos los tres a la rústica Isla de Koh Paen. Para llegar hay que pasar por un elaborado Puente de Bambú. Este puente se construye cada año pues en la época de lluvias queda anegado por la subida del nivel del río y la única forma de llegar a la Isla es en barca. El sonido crujiente del bambú al pasar con la moto da una sensación de bastante miedo pues parece que se vaya a romper en mil pedazos.

El Puente de BambúIMG_9689 (Medium) IMG_9686 (Medium) IMG_9677 (Medium)

 

Cuando llegamos a la Isla hay un puesto “fronterizo” donde tenemos que pagar para entrar y nos piden nada más y nada menos que 15000 rieles/2,9€, un verdadero robo!! Mientras negociamos un precio más lógico vemos como muchos pasan sin pagar y otros dejan tan solo una miseria. Nos enfadamos bastante pues nuestro guía está interesado en que paguemos (suponemos que luego le darán una buena comisión). Él es el que debería proteger un poco nuestros intereses pero se le ve bastante el plumero. Aprovechamos para explicarle que no se puede apretar tanto a la gente porque si no dejará de venir a su país y bla, bla, bla. Llegamos a enfadarnos bastante y cuando estamos a punto de volver caminando acuerdan que paguemos 8000 Rieles/1,5€, igualmente una pasta para estar donde estamos.

Nos olvidamos del asunto, subimos a la moto y continuamos disfrutando del bonito y rústico paisaje, su alegre gente, los campos de cultivo de tabaco y una bonita pagoda en la que hay un montón de monjes de todas las edades. Los más jóvenes se alborotan y piden sacarse fotos con nosotros y practican un poco su incipiente y divertido inglés.

Unos simpáticos niños

IMG_9650 (Medium) La abuela recolectando guindillas

IMG_9648 (Medium)Los campos de tabacoIMG_9676 (Medium)IMG_9649 (Medium) El artesanal secado de las hojas de tabacoIMG_9671 (Medium) IMG_9673 (Medium) Entrada a una pagodaIMG_9653 (Medium)

IMG_9656 (Medium) Un elaborado ChediIMG_9674 (Medium)Los alborotados monjes camino a las clasesIMG_9663 (Medium) Nos piden para hacerse fotos con nosotrosIMG_9659 (Medium)IMG_9660 (Medium) Chus un poco más alejada ya que las mujeres no pueden tocarlosIMG_9661 (Medium) Otros nos saludan desde sus celdasIMG_9657 (Medium) IMG_9668 (Medium) El color azafrán está por todas partesIMG_9667 (Medium)

Ya al atardecer volvemos por el ruidoso puente de bambú, compartimos unas cervezas con nuestro inteligente guía-chófer, le pagamos lo acordado más un dólar de propina y nos vamos a pasear por la orilla del río hasta que oscurece totalmente.

El iluminado puente sobre el MekongIMG_9693 (Medium)

En el Sudeste Asiático el agua atrae muchísimo a sus gentes que viven en torno a ella y los atardeceres tanto sea en frente del mar como a orillas del río se transforman, cobran vida y aparecen puestos de comida, bebida fría y cientos de personas se reúnen para tomar el fresco de la tarde-noche.

Anuncios

2 comentarios to “Kampong Cham”

  1. Carme said

    Eh, una pregunta:
    Els nens petits ja son “monjos”?
    Son alumnes d’escola?
    Sabeu com va tot això?
    Gracies.
    Carme

  2. MARTA said

    Que espavilat aquest guia….deixa’l anar…
    Brutal el pont de bambú!
    Què fan aquests nens vestits de monjo? No s’ha de tenir certa edat per ser monjo?

    Petons,
    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: