Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

El delfín de río

Posted by chus y xavier en 20 marzo 2010

En nuestras indagaciones hemos descubierto que un tuktuk a Kampi, lugar donde se encuentran los amenazados delfines Irrawaddy, nos cuesta 6US$/4,6€ y la barca para ver los delfines más de cerca nos cuesta 9US$/6,9€ cada uno si somos dos, pero si somos más de dos nos cuesta 7US$/5,4€ cada uno así que tratamos de encontrar a alguien que quiera ir, tarea poco difícil ya que todos los turistas que paran en Kratie lo hacen solo para ir a ver a los delfines.

Coincidimos con una loca italiana que acaba de llegar totalmente extenuada y nos pregunta por lugares para alojarse, le recomendamos donde estamos nosotros y al final se queda, le proponemos ir a ver los delfines juntos y a las 15:30 Germana (la italiana), Xevi y yo nos subimos en un tuktuk que por 7US$/5,4€ nos lleva al embarcadero de Kampi.

En el tuktuk con GermanaIMG_9742 (Medium)

Ahí nos subimos a un barco con otro señor austríaco y por 7US$/5,4€ por persona nos llevan durante una hora a una zona del río Mekong donde en la época seca (es decir ahora) los extraños delfines asoman sus cabezas para tomar aire fresco. Dicen que es muy difícil verlos pues son muy tímidos y escurridizos además de que hay muy pocos pues los Jemeres Rojos casi se los cargan a todos con lanzamientos continuos de granadas. Nosotros estamos de suerte y en menos de 10 minutos vemos los lomitos de los primeros, su estilo no tiene nada que ver con el de los juguetones delfines de agua salada y estos se dejan ver tan poco que no da tiempo ni a imaginárselos. A pesar de que también les llaman delfines rosas su color es más bien entre gris perla y azulado y solo la parte del morro tiene tonos rosáceos.

Nos deslizamos suavemente con la barcoIMG_9724 (Medium) La piscina natural donde están los delfines, aunque imposibles de fotografiarIMG_9725 (Medium)

Durante más de una hora podemos disfrutar de sus tímidos saltos en diferentes puntos cerca de la embarcación. Gracias a esa timidez y falta de curiosidad todavía siguen vivos pues si se pareciesen a los delfines de mar seguro que no habría ni uno.

Gente en otros barcos buscando los escurridizos delfinesIMG_9727 (Medium)El precioso gran río MekongIMG_9729 (Medium) IMG_9733 (Medium)

Estando en el agua comienza a atardecer y los delfines se vuelven más activos, salen más a la superficie y hay varias parejas bastante juguetonas que no parar de dar vueltas cerca de las barcas. Pero el tiempo se acaba y nos devuelven a tierra donde seguimos disfrutando desde lejos de sus salidas a la superficie para volver a ocultarse dentro del agua.

El magnífico atardecerIMG_9737 (Medium) IMG_9739 (Medium) IMG_9740 (Medium)

Nos subimos al tuktuk y nos vamos a Phnom Sambok antes de que anochezca ahí se encuentra una pequeña colina a la que se asciende subiendo unos 160 escalones y desde donde se puede ver una magnífica puesta de sol, aunque por desgracia llegamos algo tarde. En Phnom Sambok hay un wat y varios ancianos monjes haciendo sus actividades cotidianas. Mientras Germana y yo nos quedamos recuperando el aliento al final de las escaleras, Xevi explora la zona que consta de otra serie de escalones más pronunciados desde donde parece que hay unas buenísimas vistas del río.

Los escalones hacia Phnom SambokIMG_9744 (Medium)

Ya de noche volvemos a Kratie, decidimos pagarle al amable y paciente chófer 1 dólar más por llevarnos a la colina y el hombre no tiene palabras para el agradecimiento. Llegamos al hotel súper contentos por haber visto los extraños delfines, nos duchamos pues estamos llenos de polvo y totalmente sudados. Quedamos con Germana y nos vamos a cenar y a tomar algo juntos. Nos cuenta que viene de estar en una ONG en Sri Lanka y aprovecha que se le ha acabado el contrato para viajar por el Sudeste Asiático. Nos pasamos horas hablando de nuestras experiencias y echando unas risas,  la italiana está como una cabra. Nos habla de la situación de Italia con tal franqueza e ironía que en menos de 10 minutos hace un resumen desde la época de los romanos hasta Berlusconi, “La perla de Italia”, jeje !!Que pena que mañana tenemos rumbos diferentes pues unos cuantos días juntos podrían prometer muchísimo.

Antes de irnos a dormir compramos el billete de autobús a Laos. A las 7 am saldremos rumbo a Si Phan Don, unas islas que hay en medio del Mekong en el sur de Laos. Su precio es carísimo pues cuesta 13US$/10€ por persona, aunque conseguimos comprar los billetes por 11US$/8,5€ después de varios minutos de regateo. Nos despedimos de Germana que se irá mañana a Sihanoukville y nos vamos a dormir las pocas horas que nos quedan hasta mañana a las 6:30 am, suerte que tendremos horas y horas para dormir en el bus.

Anuncios

3 comentarios to “El delfín de río”

  1. Carme said

    Les postes de sol d’aquestos països son precioses. O es que es veuen millor?
    Fins aviat.

  2. Marta said

    Les fotos de les postes de son son increïblement precioses.
    Potser en podríeu presentar alguna en un concurs…

    Petons,
    Marta

  3. LAILA ROMI SALMA Y YOGUI said

    Yo tb creo q las puestas de sol son alucinantes..
    La italiana loca y la gallega seria, timida y poco habladora noo??? jejejeje..
    Las escaleras me han recordado aquellas escaleras q subimos muertas de miedo, con todo oscuro y con los budas mirándonos fijamente,….jejeje
    Un besote muuuaaasssssKKKKK!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: