Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Laos en llamas camino a Phonsavan

Posted by chus y xavier en 3 abril 2010

A las 8:30 nos recogen en la guesthouse y nos llevan a la terminal de buses, de ahí nos subimos en un minibús con otras 8 personas y nos ponemos rumbo a Phonsavan por 100.000 Kips/10€ por persona, toda una pasta pues se aprovechan que la provincia de Xieng Khuang y la enigmática llanura de las jarras queda en medio de la nada.

Durante las eternas siete horas de recorrido por estrechas, viejas y serpenteantes carreteras frecuentadas por cabras, gallinas, vacas y terneros vamos descubriendo el verdadero Laos. A veces la velocidad no supera los 30 km por hora ideal para quedarse con cada detalle.

Las construcciones de ladrillo llegan a desaparecer y a cambio el paisaje se inunda de preciosas cabañas de madera, hojas de palma y paja. Muchas de estas pequeñas y entrañables casitas cuelgan sobre vertiginosos precipicios cubiertos de densa vegetación, otras muchas se esparcen en medio de áridas montañas arrasadas por el fuego, pero al lado de cada una de estas viviendas, sean más grandes o más pequeñas, más pobres o más ricas hay una gigantesca parabólicas que demuestran que la tecnología llega a todas partes. Ya no habrá buenas carreteras pero todos tienen tele y el país se paraliza con las telenovelas y los programas musicales.

Las cabañas escondidas entre la vegetaciónIMG_0964 (Medium)

Phonsavan posiblemente se encuentra a unos 250 km de Vang Vieng pero las condiciones de la ruta hacen que el viaje sea larguísimo aunque súper pintoresco. El verdadero encanto e identidad de Laos se halla perdido en los pueblos del norte que vamos dejando tras nosotros. El sosiego de la gente, algunos miembros de tribus que ponen un toque de color a las, por momentos, monótonas curvas. Animales igual de sosegados se pasean por en medio de la carretera haciendo caso omiso a las bocinas de los coches.

Lo que más nos sorprende durante las siete horas de viaje es la enorme cantidad de fuegos encendidos, el olor a bosque quemado y la densa capa de humo que por momentos llega a cubrir las hermosas montañas que dejamos a nuestro paso.

El norte de Laos está en llamas!! Están quemando infinidad de hectáreas de bosques milenarios para crear nuevos campos de cultivo de café, arroz y caucho, cargándose un ecosistema único con plantas y animales en peligro de extinción.

Una de las colinas arrasadas con el fuegoIMG_0958 (Medium)

A las 4 de la tarde llegamos a Phonsavan medio acartonados de tantas horas sin movernos. Buscamos un sitio para dormir estos 2 días y muy fácilmente encontramos una nuevísima habitación por 50.000 Kips/5€. Dejamos las mochilas, nos damos una ducha y salimos a descubrir la ciudad y a investigar precios de excursiones.

En este lugar al igual que en todos a los que llegan los turistas están construyendo un montón de enormes casas para huéspedes, restaurantes y lujosos hoteles. En este caso el contraste con todas las aldeítas por las que hemos pasado es brutal. Saben manejar bien el dólar!! Y el turismo está haciendo millonario a más de uno que se pasea en impecables coches con enormes relojes dorados, grandes cadenas y anillos de oro.

Phonsavan pertenece a la provincia de Xieng Khuang y es conocido básicamente por dos cosas; ha sido el lugar más bombardeado del mundo por los americanos, entre los años 1964 y 1973, durante la famosa Guerra Secreta. En esos 9 años EEUU arrasó la parte oriental y nororiental de Laos con bombardeos continuos para contrarrestar la presencia de los norvietnamitas en el país e impedir el avance del comunismo. El resultado final fue que los ciudadanos de a pié acabaron rechazando la supuesta ayuda americana y se unieron también al movimiento comunista. Cuando los americanos dejaron la región, en 2 años los comunistas se hicieron con el control del país hasta la actualidad. Todas las personas que apoyaban a los americanos tuvieron que exiliarse y muchos otros sufrieron fuertes y brutales represiones. Lo más terriblemente anecdótico es el destino de los Hmong, una tribu de las tierras altas muy capacitada para la lucha que apoyaron en combate a los americanos los cuales le ofrecieron el oro y el moro y a la hora de la verdad los capullos los dejaron tirados y lo peor es que nunca reconocieron su importante labor en la batalla. Solo hace unos años se destapó todo el tema y a los “prepotentes” no les ha quedado más remedio que pedir disculpas, aunque demasiado tarde pues muchos fueron asesinados por los comunistas y otros sobrevivieron en las montañas después de años de enfrentamientos con los militares. Actualmente son reubicados “forzosamente” por el gobierno para dar una imagen internacional más positiva. La verdad es otra!!

El tema de la Guerra Secreta tiene realmente mucha tela pues muchos miembros de la CIA aprovecharon la situación del país para comercializar heroína haciéndose millonarios gracias al contrabando de esta droga procedente del opio. Hay muchas y muy buenas películas que tratan el tema a fondo.

El resultado de toda esta locura fueron más de 2 millones de toneladas de bombas que minaron buena parte del territorio laosiano y que todavía hoy siguen matando a gente, pues a pesar de que muchas explotaron, el 30% de la artillería sin explotar (UXO, en sus siglas en inglés) permanece oculta bajo la maleza esperando una detonación controlada por parte de la British Mines Advisory Group (MAG) o a que un niño o un animal la pise de forma casual formando parte del creciente número de víctimas, más de 10.000 personas hasta ahora. Aquí más que en ningún otro lugar es mejor no salirse de los senderos. Con toda esta terrible y reciente historia conviven día a día muchas pobres personas del mundo rural que incluso se juegan la vida en la búsqueda y desactivación del preciado “metal” para venderlo como chatarra a China.

Phonsavan le ha sacado el máximo partido al tema y han utilizado parte de la artillería para decorar sus casas, jardines, parques, etc. En muchos lugares se encuentran amontonadas granadas, balas y otras piezas que a saber lo que contienen en su interior, mejor no tocar!!

La artillería es usada como piezas de decoraciónIMG_0383 (Medium) IMG_0384 (Medium) IMG_0387 (Medium)

En nuestros paseos por las 2 calles principales entramos a informarnos a varias agencias sobre la excursión a la enigmática Llanura de las Jarras, la otra cosa por la que es conocida Phonsavan y los precios en algunos casos son abusivos. Buscamos y buscamos hasta que conseguimos contratar una salida para mañana por 120.000 kips/12€ por persona. El precio inicial eran 180.000 Kips/18€, pero hemos aguantado hasta bien entrada la tarde y como ya tienen grupos formados les interesa tener más gente aunque sea bajando los precios pues el lugar es muy pequeño y si no vas con uno saben que acabarás yendo con otro!!

Con todo solucionado y un cúmulo de información sobre guerras y guerrillas nos vamos a cenar al único lugar decente y con algo de ambiente de Phonsavan, el restaurante Simmaly, regentado por una simpática y amabilísima señora que nos cuida como a hijos. Comemos como reyes por un precio de risa y encima nos regala unas bananas para llevarnos mañana a la excursión. Maja, majísima!!

Cenando en el SimmalyIMG_0388 (Medium) Y de postre, en un puesto callejero un simpático indio nos prepara un crêppe de chocolateIMG_0389 (Medium)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: