Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Llanura de las Jarras

Posted by chus y xavier en 4 abril 2010

Felicidades Rosiña!!

A las 9 am estamos en una minivan con otras 5 personas, el conductor y el pequeño guía rumbo a la misteriosa Llanura de las Jarras. Pier, nuestro guía perteneciente a la etnia Hmong nos explica muchas cosas sobre la guerra secreta, las costumbres de los Hmong, como que son nómadas de la montaña y su dieta principal es a base de hojas tiernas de árboles y plantas, …

La Llanura de las Jarras está situada a 12 km de Phonsavan. En ella hay cientos de gigantescas jarras de piedra dispersas por los alrededores de la planicie. Nosotros solo visitamos 3 zonas de las muchas que hay pues son las únicas por las que se puede caminar seguro.

Hacemos nuestra primera parada en el Conjunto Uno. Subimos una pequeña colina y en un enorme descampado nos encontramos con una multitud de enigmáticas jarras. 250 jarras de piedra caliza, algunas con casi tres metros de altura y hasta 2,5 metros de diámetro. Parece ser que la más grande pesa hasta 6 toneladas. Se cree que tienen más de 2000 años y no se conoce el motivo para el cual se construyeron, hay muchos mitos y leyendas como que servían para guardar lao-lao (whisky de arroz) pero ningún dato científico que lo corrobore, actualmente la hipótesis más aceptada es que tenían una finalidad religiosa.

En los años 30 una arqueóloga francesa hizo un estudio y documentó todas las jarras afirmando que eran urnas funerarias esculpidas por un pueblo ya desaparecido. Encontró algunas reliquias en el Conjunto Uno que han desaparecido por “arte de magia”. Está hipótesis es más creíble que la de almacenamiento de bebida o alimentos ya que es bastante insensato construir semejantes recipientes para tal fin.

No se ha vuelto a estudiar más sobre el tema y el misterio sigue sin resolverse así como por qué fueron transportadas a esos lugares. Aunque el misterio más grande es entender como después de tantas invasiones (vietnamitas, siameses y americanos) y bombardeos, muchas de las jarras siguen todavía intactas y la mayoría están dañadas por el paso del tiempo y no por la artillería.

Las grandiosas Jarras del Conjunto UnoIMG_0390 (Medium) IMG_0393 (Medium) IMG_0394 (Medium)La jarra más grande del recinto IMG_0396 (Medium)

IMG_0398 (Medium) Otras de las más de 150 jarrasIMG_0405 (Medium) IMG_0407 (Medium) IMG_0414 (Medium)

IMG_0422 (Medium)IMG_0426 (Medium)IMG_0433 (Medium) La única jarra con relieve, el de un hombreIMG_0431 (Medium)La jarra tapada. Parece ser que la tapa se puso en una etapa posteriorIMG_0432 (Medium)Diferentes usos actuales de las jarras: La jarra macetaIMG_0423 (Medium) La jarra papeleraIMG_0424 (Medium) La jarra casa de arañaIMG_0442 (Medium)

En el Conjunto Uno hay un montón de socavones provocados por las bombas o granadas en los alrededores pero ninguno en el centro del conjunto.

Uno de los muchos socavones. La foto no le hace justicia al enorme tamaño!!IMG_0420 (Medium)

MAG ha conseguido limpiar de minas los alrededores de la zona para que se pueda disfrutar sin temor del paseo, aunque hay un sendero marcado del que no debe salirse por si acaso.

En nuestra primera parada entre jarras y socavones podemos ver también antiguas trincheras excavadas en la tierra para protegerse del enemigo, e incluso nos llevan a una cueva en una enorme roca que los laosianos adaptaron y ampliaron para protegerse de los constantes bombardeos.

La entrada a la cuevaIMG_0419 (Medium)

Tras nuestra primera visita nos llevan a un poblado donde elaboran Lao-Lao, el famoso whisky de arroz laosiano.

Dentro de unas casitas de madera unos ancianos nos explican el proceso de fermentación del arroz y el destilado del alcohol procedente del mismo para obtener un aguardiente con un grado alcohólico interesante. Todos probamos un poquito por cortesía pues de buena mañana ni apetece y el abuelo se “pega” un chupinazo sin parpadear.

El famoso whisky sabe más a vodka que a arroz y con el calor que hace la temperatura se dispara con el más corto de los tragos.

Las vasijas con el arroz en proceso de fermentaciónIMG_0434 (Medium)El artesanal serpentín para extraer el alcohol IMG_0435 (Medium) IMG_0436 (Medium)

En el poblado también nos enseñan técnicas artesanales de pesca y el trabajo de la hoja de banano y palmera para hacer los tejados de las casas y corrales para los animales.

Artilugio artesanal para descascarillar el arrozIMG_0437 (Medium) Cabaña típica laosiana con rudimentarios utensilios para la pescaIMG_0438 (Medium)

Después del poblado nos vamos al Conjunto Dos que se encuentra en lo alto de una colina donde 90 jarras están esparcidas por las laderas colindantes en medio de árboles centenarios y los famosos hoyos provocados por las bombas. Algunas de las jarras se encuentras estranguladas por las raíces o ramas de los árboles y otras han sido inteligentemente partidas a la mitad para usarlas de escudo protector.

Algunas jarras del Conjunto DosIMG_0440 (Medium) IMG_0443 (Medium) IMG_0444 (Medium) IMG_0450 (Medium) IMG_0453 (Medium) Una de las pocas tapas caída en el sueloIMG_0455 (Medium)Una jarra reventada por un árbol …IMG_0457 (Medium)… Otra abrazada por sus raícesIMG_0461 (Medium)Las preciosas vistas de los alrededoresIMG_0448 (Medium)

De camino al Conjunto Tres nos paramos en un poblado donde se encuentran los restos de un viejo tanque ruso, muchas de sus piezas las han utilizado para adornar las casitas de madera de los alrededores por lo que solo pervive el enorme armazón de hierro oxidado hasta que alguien tenga alguna herramienta para trocearlo y venderlo como chatarra, mientras tanto sigue su proceso oxidativo a la sombra de unos pinos.

Lo que queda del tanque rusoIMG_0464 (Medium)

Ya a la entrada del Conjunto Tres nos paramos a comer una horrible e insípida sopa de noodles , “con el estomago lleno” atravesamos unos arrozales y subimos una preciosa colina donde se encuentran unas 150 jarras igual de espectaculares que las anteriores, con diversas formas y tamaños y en diferentes estados de conservación.

Es increíble pensar que durante las Guerra Secreta cientos de miles de bombas llovieron sobre la zona destruyendo poblaciones enteras, bellos templos, etc y las jarras no han sido prácticamente dañadas.

Las jarras del Conjunto TresIMG_0465 (Medium) IMG_0466 (Medium) IMG_0468 (Medium) IMG_0470 (Medium) IMG_0472 (Medium) IMG_0475 (Medium)

Tras la visita volvemos a Phonsavan disfrutando en silencio del paisaje y pensando en los muchos enigmas que hay sin resolver.

Volvemos a cenar al Simmaly donde nos atienden todavía mejor que ayer y a Xevi casi lo empachan de tanto arroz que le ponen. Cada vez que ven el plato semivacío se lo vuelven a llenar, jeje. Regresamos a la guesthouse con nuestras ricas bananas obsequio de la dueña del restaurante.

Anuncios

Una respuesta to “Llanura de las Jarras”

  1. Carme said

    Jo crec que aquestes gerres han de ser monuments funeraris.

    No els hi veig cap més utilitat, lluny del habitatges i la gent.

    Una abraçada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: