Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Laos profundo: Nong Khiaw y Muang Ngoi Neua

Posted by chus y xavier en 8 abril 2010

Sin ganas, sin fuerzas y sin ánimo nos movilizamos intentando asimilar una pérdida que nos esperábamos pero para la cual nunca se está preparado del todo. Solo nos alegra pensar que el domingo hemos podido hablar con Luiña a través de Edu. Mil gracias por estar con ella hasta el final!!

A las 7:30 am comenzamos a caminar por las todavía dormidas calles de Nong Khiaw. Vamos viendo como el sol vuelve a asomarse de entre las montañas y como el río poco a poco va cobrando vida.

El dormido y brumoso Nong KhiawIMG_0784 (Medium) IMG_0785 (Medium) Las casas con sus súper parabólicas. Que no falten!!IMG_0786 (Medium)

Tras unos 3 km de caminata llegamos a Tham Pha Thok, unas cuevas esculpidas por la naturaleza en el interior de una montaña de piedra caliza y donde los lugareños se refugiaron durante la Segunda Guerra de Indochina.

Las montañas donde se encuentran las famosas cuevasIMG_0788 (Medium)

IMG_0801 (Medium) El acceso a las cuevas es a través de un rústico puente de bambú que atraviesa un pequeño riachuelo. Supuestamente hay que pagar por la entrada 10.000 Kips/1€ pero es tan temprano que no hay absolutamente nadie en los alrededores.

El rústico puente de bambúIMG_0790 (Medium)IMG_0807 (Medium) La moderna entrada a las cuevasIMG_0793 (Medium) El interior de la cuevaIMG_0797 (Medium)Las vistas de los campos con sus bueyesIMG_0798 (Medium)IMG_0803 (Medium) Unas segundas cuevas IMG_0800 (Medium)La última mirada atrásIMG_0809 (Medium)

De regreso al pueblo vamos encontrándonos con niños y niñas con sus uniformes camino del cole y los lugareños comenzando sus quehaceres diarios. Una abuela nos llama para que le compremos una enorme araña que tiene en una bolsa de plástico, su nieto nos enseña como adiestra a las cucarachas y otros niños se saltan el cole y juegan a un improvisado billar con unas enormes canicas. Los gallos cantan alocados y los cerdos con su manada de cerditos se pasean en los alrededores de las humildes casitas de madera.

La araña de la abuela. Será la comida de hoy!!IMG_0813 (Medium)Los niños juegan al billar de canicasIMG_0811 (Medium)Otros corren con la bicicletaIMG_0815 (Medium)

Volvemos a la gueshouse, nos damos una ducha de agua fría y con nuestras mochilas al hombro vamos al embarcadero en busca de un barquito que nos suba a Muong Ngoi Neua. A las 10:30 nos embarcamos en un abarrotadísimo barquito que por 20.000 Kips/2€ cada uno nos deja en nuestro próximo destino. El breve recorrido de una hora río arriba es igual de mágico que el de ayer. La vida se desarrolla a sus orillas y estos días especialmente hay mucho más movimiento de lo habitual pues se aproxima el Año Nuevo Lunar conocido como Pii Mai y se organizan regatas por el río y todo el mundo se moja con lo que sea, desde pistolitas de plástico hasta cubos de agua y enormes mangueras.¨

Últimas vistas de Nong KhiawIMG_0816 (Medium)El flamante barco IMG_0818 (Medium) La vida continua en los alrededores del ríoIMG_0821 (Medium) IMG_0823 (Medium)

Durante el trayecto podemos ver como unos fornidos laosianos mueven sus remos a ritmo de silbato alcanzando en sus relucientes barcas una velocidad superior a nuestra lenta barquita a motor.

A las 11:30 desembarcamos en el animado embarcadero de Muang Ngoi, una aldeíta tradicional donde solo hay corriente eléctrica de 18:30 a 21:30.

El río a su paso por Muong Ngoi NeuaIMG_0824 (Medium)

Nos alojamos en una enorme y preciosa cabaña a orillas del río por la que pagamos 40.000 Kips/4€ y salimos a explorar la zona a la sombra de las escarpadas y kársticas cumbres.

La bonita cabañaIMG_0828 (Medium)IMG_0949 (Medium) La calle principal de Muong Ngoi NeuaIMG_0831 (Medium)Finalizando los barcos a toda prisaIMG_0830 (Medium) Las fascinantes montañas y algunos de los pocos verdes pradosIMG_0832 (Medium)

Caminamos entre densos bosques y secos campos de arroz hasta que llegamos a un riachuelo donde una amable señora nos cobra 10.000 Kips/1€ por persona para adentrarnos en la espectacular cueva de Tham Kang donde la temperatura es súper fresca. Nos mojamos con la fría agua del río que atraviesa la gruta y recuperados del calor extremo seguimos hasta la aldea Ban Nai.

El denso bosqueIMG_0840 (Medium) Alguno de los pocos campos de arroz aún verdesIMG_0838 (Medium) IMG_0841 (Medium) Las mariposas nos acompañan a lo largo del caminoIMG_0839 (Medium) IMG_0837 (Medium) La entrada a la cueva de Tham KangIMG_0843 (Medium) El interior de la cuevaIMG_0854 (Medium) IMG_0846 (Medium)

En el camino nos encontramos dos chicos del lugar que vienen de comprar un bonito gallo de uno de los mercados de la zona. Nos comentan orgullosos que han pagado 100.000 Kips/10€ por el apuesto gallo, un regalo para uno de sus hijos. En Laos los gallos y gallinas están muy valorados y los niños los tienen como mascotas. No es difícil ver a la gente paseándolos en la moto o con ellos en brazos haciéndoles caricias. De vuelta a casa se han parado a hacer un poco de caza y han conseguido una buena presa que ya llevan totalmente despellejada y limpia, lista para la cena. No conseguimos averiguar de qué animal se trata pero debe ser muy rica su carne pues cada persona que se cruza en nuestro camino mira con asombro, admiración y un poco de envidia al cazador que cada vez se siente más orgulloso.

Continuamos el camino cruzando un ríoIMG_0842 (Medium) IMG_0859 (Medium)IMG_0913 (Medium)IMG_0915 (Medium) Los aldeanos con el gallo y la cazaIMG_0863 (Medium) IMG_0864 (Medium) Los campos de arroz esperando a ser nuevamente cultivadosIMG_0865 (Medium) IMG_0866 (Medium) IMG_0873 (Medium) IMG_0875 (Medium)

Ellos continúan su triunfal caminata hasta Huay Bo y nosotros nos quedamos en Ban Na, una alegre aldeíta llena de niños correteando por todas partes y salpicándose con el agua de las muchas fuentes del lugar.

La auténtica aldea de Huay BoIMG_0877 (Medium) Los artesanales telaresIMG_0876 (Medium) Animales por todas partesIMG_0894 (Medium) El protegido huertoIMG_0901 (Medium)

Pasamos un agradable rato entre los lugareños que nos sonríen y saludan amablemente y regresamos a Muang Ngoi para ver el atardecer desde la terraza de uno de los restaurantes al lado del río.

Los más pequeños quieren que les hagamos fotosIMG_0899 (Medium) IMG_0898 (Medium) Otros picarones vienen a mojarnosIMG_0879 (Medium)IMG_0900 (Medium) Un niño posa orgulloso con su mascotaIMG_0889 (Medium) IMG_0888 (Medium)Los mayores continúan con su duro trabajo, … IMG_0884 (Medium)

IMG_0885 (Medium)… Mientras los pequeños recogen brotes para la cenaIMG_0893 (Medium) IMG_0895 (Medium) IMG_0897 (Medium) La gente nos saluda a nuestro pasoIMG_0902 (Medium) IMG_0892 (Medium)Volvemos atravesando más y más campos de arrozIMG_0904 (Medium) La puesta de sol comienza ante nuestros maravillados ojos …IMG_0903 (Medium)… Los bueyes se relajanIMG_0905 (Medium)IMG_0907 (Medium) Volvemos a cruzar el río …IMG_0917 (Medium) … Y descansamos un poquito del largo recorridoIMG_0922 (Medium) El atardecer entre las montañas de Muang NgoiIMG_0923 (Medium) IMG_0924 (Medium) Finalmente disfrutamos de los últimos rayos de sol desde una terraza a la orilla del ríoIMG_0935 (Medium) IMG_0925 (Medium)IMG_0928 (Medium) La vida en el río nunca se acaba. Barcos, gente aseándose, …IMG_0937 (Medium) IMG_0931 (Medium) IMG_0939 (Medium) IMG_0941 (Medium) IMG_0943 (Medium)

Cuando comienza a oscurecer totalmente, a las 18:30 en punto se encienden las escasas bombillas de la zona, las neveras y congeladores vuelven a funcionar y se escucha la música que se escapa por alguna ventana. A las 21:30 desaparece la luz y con ella la vida en Muang Ngoi, lo único que se escucha es el sonido de la naturaleza, ideal para dormirnos antes de lo habitual. Afortunadamente en estos pueblecillos del norte de Laos por la noche refresca bastante y no es necesario el ventilador, eso que por el día el calor se hace casi insoportable. Es el último mes de la temporada seca y antes de la llegada de las lluvias la temperatura se dispara y los campos salvo raras excepciones están completamente secos y un polvo rojizo lo invade todo.

Anuncios

Una respuesta to “Laos profundo: Nong Khiaw y Muang Ngoi Neua”

  1. Carme said

    Aquesta vida es completament diferent a la que hi ha per les nostres ciutats.

    Es una vida dedicada a la caça, pesca i cultiu de l’arrós.

    Es tot un canvi de mentalitat.

    Gaudiu d’aquestes experiències. Son formidables.

    Petons.

    Carme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: