Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Pakokku, el laberinto

Posted by chus y xavier en 3 mayo 2010

Hoy por culpa de un par de huevos fritos hemos perdido el único autobús que llega a tiempo a Pakokku para poder coger un barco rumbo a Bagan.

En el horrible hotel tardan más de 40 minutos en prepararnos el desayuno así que pese a nuestro madrugón por no hacerles el feo e irnos sin desayunar, llegamos tarde a la terminal de buses. Nos toca esperarnos más de dos horas al siguiente y otra vez el mundo de los lugareños se detiene en torno a nosotros consiguiendo que nos olvidemos de nuestro enfado por la espera.

Los lugareños se pasean a nuestro lado y nos hacen mil y una preguntasIMG_2501 (Medium) IMG_2503 (Medium)

A las 10:30 salimos rumbo a Pakokku en otro abarrotado minibús que nos cuesta un total de 2600 Kyat/2,1€ por las 3 horas de trayecto. Al llegar a destino nos dejan en la carretera principal y ahí comienzan nuestros problemas. Nadie tiene ni idea de inglés, esta no es zona de turistas y las infraestructuras para los extranjeros directamente no existen. Nadie sabe explicarnos donde queda el puerto, a qué hora salen los ferrys a Bagan, etc. Bajo un calor abrasador la situación es cuando menos estresante. Nos movemos de un lado a otro y sentimos que estamos en un laberinto sin salida. No hay ni un solo bar en el que pararse a tomar un refresco mientras nos damos un respiro y la gente por momentos desaparece de la calle. Todos se protegen del horrible calor dentro de sus casas o negocios y nosotros estamos realmente perdidos por el mundo.

Cuando por fin encontramos alguien que creemos que nos entiende nos lleva al supuesto puerto donde un par de birmanos desangelados quieren hacer 4 duros a nuestra cuenta llevándonos a Bagan por un montón de dólares. Por primera vez en este país y por un momento nos gustaría pegarle a un birmano. La única ventaja del asunto es que por lo menos estamos al lado del río y de algún lugar saldrán los barcos públicos a Bagan. Continuamos preguntando y o nadie sabe nada o no entienden así que desistimos y nos sentamos en una pequeña sombra. En menos de 5 minutos estamos rodeados por más de 15 personas que nos miran con una mezcla de pena y extrañeza, algo totalmente normal pues creo que hoy somos dignos de pena. Muertos de calor, sed y sin saber cómo irnos de este lugar y todo por un par de huevos fritos!!

Definitivamente hoy tenemos que dormir en Pakokku. Un conductor de trishaw (bicicleta con sidecar) carga con nosotros y nuestros bultos hasta diferentes casas de huéspedes que solo aceptan a birmanos así que hoy nos toca ir al único hotel de la ciudad y pagar 30US$/23€ por una insulsa habitación. Creo que también le pagamos demasiado dinero al pobre conductor de trishaw pero es que se ha de dejado la piel pedaleando una bicicleta que cargaba por lo menos 6 veces más su propio peso. Creo que es el viaje más incómodo y triste que hemos hecho, viendo como alguien sufre tanto para sacarse unas perras pero este es el único medio de transporte en las pequeñas poblaciones y una opción económica para circuitos cortos en las ciudades grandes.

10 minutos antes de llegar al hotel se levanta un horrible viento que arrastra todo lo que encuentra a su paso, sobre todo muchísimo polvo y arenisca. Definitivamente hoy los dioses no están de nuestro lado.

Por fin en el hotel nos encontramos con un indio que vive en Yangón y que viaja mucho entre Pakokku y Bagan y que por suerte habla un buen inglés así que nos desvela todos los secretos del ferry a Bagan; hora de salida, lugar de salida e incluso precio y duración de la travesía . Mañana a las 5 am sale el primero y contacta con un conductor de trishaw para que pase a recogernos a las 3:30 am pues recomienda estar en el embarcadero una hora antes por si se llena el barco.

Este hombre es una bendición para nosotros en el día tan duro que hemos tenido pues por fin encontramos la salida del laberinto Pakokku.

Hoy también hemos vivido en primera persona todo el tinglado que tiene montado el régimen militar con los alojamientos pues los que pueden acoger turistas tienen que estar autorizados y pagar una buena cantidad al partido por eso suelen cobrar directamente el precio de la habitación en dólares. Los que no pagan la licencia, aunque estén vacios no pueden alojar a extranjeros y si se arriesgan a hacerlo pueden ir a la cárcel, se quedan sin negocio y la multa los arruinará para siempre. Así yo tampoco me arriesgaría por mucha pena que me des!!

Un día horrible!!

2 comentarios to “Pakokku, el laberinto”

  1. LAILA ROMI SALMA & YOGUI said

    Menos mal que al final os encontrásteis con este hombre….
    bueno voy a seguir leyendo que me despiestooo…un besote, tenemos unas ganas enormes de veros!!!!! q poquito queda!!! uuummmmmmm!!!!

  2. MARTA said

    Quin patir….sort que finalment heu trobat algú que us ha donat un cop de mà.
    Avui heu fet honor al títol del vostre fanàstic blog: PERDIDOS POR EL MUNDO.
    De fet, ara ja estic tranquil.la perquè finalment us he trobat però de veritat de veritat, ja sou a casa!

    Petons,
    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: