Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Descubriendo Old Delhi

Posted by chus y xavier en 1 julio 2010

Totalmente recuperados del cansancio y concienciados de que vamos a sudar más que en Myanmar salimos a explorar Old Delhi. Al salir a la calle nos bebemos una botella de 1 litro de agua casi sin respirar y hundimos nuestros pies en los montones de polvo y asfalto derretido mientras nos quitamos unos cuantos pesados de encima, que al lado de los de Bali son unos angelitos, estos por lo menos sonríen y cuando ven que no necesitas sus servicios no te molesta nadie más en 1 km cuadrado, es como si corriera la voz de que estos viajeros solo quieren explorar cada recodo de India y estar lo máximo posible con su gente.

Una calle de DelhiIMG_0169 (Medium) Trabajadores de una notaría en plena calleIMG_0177 (Medium)

Creo que ahora más que nunca se nos notan los meses de viaje y experiencias que llevamos a cuestas y una mirada vale más que mil palabras. Aunque entendemos que quien llegue a Delhi por primera vez y por libre sin haber pisado antes otros países del Sudeste Asiático tenga esos pensamientos tan negativos y contradictorios de la capital de India. Todo está que se cae a trozos pero en Camboya, Laos y Myanmar también, hay basura en todas partes y huele a pis, pero no más que en Lima, Ho Chi Min o Yangón y la gente intenta ganarse unas rupias intentando llevarte a cualquier parte, vendiéndote un billete de tren o bus o recomendándote un alojamiento en el cual reciben comisión, esto es supervivencia pura y dura y está presente en cientos de países, Bali en Indonesia y Vietnam se llevan la palma en cuanto a maleducados.

Tras esta recapitulación volvemos a nuestra primera incursión en Delhi.

Muy cerca de nuestro hotel se encuentra la estación de tren de Nueva Delhi así que tras escapar de un par de piratillas conseguimos subir a la International Tourist Bureau donde en una enorme habitación con aire acondicionado un buen número de viajeros esperamos a ser amablemente atendidos por los esta vez bien eficientes funcionarios. Preguntamos precios y horarios para Amritsar y Jaipur y sin muchas reflexiones decidimos comprar billetes para Amritsar para el sábado a las 6:40 am.

La abarrotada terminal de trenIMG_0175 (Medium)

Una vez gestionado nuestro próximo destino vamos hasta el Raj Ghat un enorme y tranquilo jardín donde se encuentra una sencilla plataforma de mármol negro, lugar en el que Ghandi fue incinerado en 1948.

El Raj GhatIMG_0184 (Medium) IMG_0186 (Medium)

Aprovechamos también para visitar el Museo Nacional Gandhi donde se recogen fotografías y documentos de la vida de Mahatma hasta su muerte. Por desgracia no podemos disfrutar de la minuciosa exposición por que el calor y la humedad lo hacen imposible.

Estatuas de Ghandi en el Museo NacionalIMG_0178 (Medium) IMG_0180 (Medium)

Caminamos por las estrechas callejuelas llenas de gente, cabras y todo tipo de comida hasta que llegamos al imponente Fuerte Rojo.

La cabra se pega un festín a base de peras. Que ricas!!IMG_0187 (Medium) Dentista callejero. Que miedo!!IMG_0188 (Medium) Obras entre los clásicos autorickshaws verde-amarillos de DelhiIMG_0191 (Medium) Aquí todo vale para el transporteIMG_0193 (Medium) Las murallas del Fuerte RojoIMG_0192 (Medium)

El Fuerte Rojo (250 INR/4,6€ por persona ) fue mandado construir por el emperador mogol (que no mongol) Sha Yahan en piedra caliza entre 1638 y 1648. Sus enormes murallas que se extienden a lo largo de 2 km y con una altura de 33 metros en la parte que da a la ciudad y 18 metros al lado del río, las torres y la puerta principal son lo más espectacular del enorme fuerte. En su interior apenas quedan muestras de su esplendoroso pasado, restos de lo que había sido la sala de audiencias pública y privada, los baños reales a los que no se puede acceder igual que la Moti Masjid (Mezquita de la Perla) construída en 1659 y el Rang Mahal (Palacio de los Colores) en el que se deja entrever un delicado trabajo en las columnas de mármol.

La puerta principal llamada Puerta de LahoreIMG_0194 (Medium)

IMG_0232 (Medium)  IMG_0196 (Medium) IMG_0198 (Medium)La Naubat Khana donde un grupo de músicos solía tocar para el emperadorIMG_0203 (Medium)  El Diwa-i-Am, la sala de audiencias públicasIMG_0204 (Medium) Trono desde donde el emperador despachaba a sus súbditosIMG_0206 (Medium) La Diwan-i-Khas o sala de audiencias privadasIMG_0214 (Medium)IMG_0217 (Medium) Detalle de las columnas IMG_0215 (Medium)La mezquita Moti Masjid para uso personal del emperadorIMG_0216 (Medium)  Otras construcciones del fuerteIMG_0224 (Medium) IMG_0226 (Medium) IMG_0227 (Medium)

Salimos del Fuerte y volvemos a perdernos por las callejuelas abarrotadas de gente hasta que llegamos a la Jama Masjid, la mezquita más grande de India construida entre 1644 y 1658 y con un patio que tiene capacidad para 25.000 personas. Como hay que pagar 200 INR/3,7€ por entrar con cámara decidimos entrar en 2 turnos, primero yo y Xevi se queda guardando las cosas y después entra Xevi con la cámara escondida y hace un par de fotillos a los impresionantes minaretes de 40 metros de altura, sus cuatro torres y el enorme patio.

El templo hinduista de Digambara JainIMG_0235 (Medium) Comida callejeraIMG_0236 (Medium)Elaborando Paan con nuez de areca, hoja de betel y especiasIMG_0240 (Medium)Un rickshaw, al fondo uno de los múltiples bazares IMG_0237 (Medium)Tenderetes de camino a la Jama MasjidIMG_0238 (Medium) El exterior de la Jama Masjid …IMG_0239 (Medium)

IMG_0246 (Medium)IMG_0244_ (Medium) IMG_0243_ (Medium) … Y su interiorIMG_0241 (Medium) IMG_0242 (Medium)

Al salir de la mezquita ya anocheciendo nos perdemos entre la gente en el Chandni Chowk, la calle principal de Vieja Delhi en la que confluyen cientos de pequeños callejones creando un verdadero hormiguero humano. Estamos fascinados con tanto ambiente, tanto ruido de motores y de claxon, nos encanta pero acabamos agotados así que decidimos volver al hotel en richshaw, una bicicleta con un carrito en la parte trasera. Nuestra primera experiencia con este medio de locomoción lo tuvimos en Myanmar en uno de los lugares más duros de nuestro viaje, Pakkoku y realmente nos habían dado mucha pena los esquelético conductores, pero aquí es diferente, es una opción más entre las muchas que existen y además hoy no llevamos nada de equipaje por lo que no nos sentimos tan culpables. El joven conductor nos pide 80 INR/1,5€ y cuando llegamos al hotel le damos 100 INR/1,8€ pues sentimos que se lo ha merecido ya que adelantaba a todos los demás y supo llevarnos sin ningún rodeo.

Chandni ChowkIMG_0248 (Medium)

Hoy en nuestra verdadera primera inmersión en India estamos más que satisfechos, la experiencia seguro que superará con creces las expectativas. En un solo día hemos podido sentir y ver la harmoniosa convivencia entre tan diferentes culturas y algunas de la huellas que permanecen en forma de monumentales edificios; los centros de oración musulmán, hindú y las reminiscencias de grandes imperios que conquistaron India a lo largo de su historia así como el homenaje a la gran figura más actual de India, Mahatma Gandhi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: