Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Llegamos a Jaisalmer

Posted by chus y xavier en 14 julio 2010

Después de unas horas sin pegar ojo por fin comienzan a oírse ruidos de motores en la terminal de Jodhpur y a las 4:45 comienza la última parte de nuestro trayecto. Otro destarteladísimo bus (155 INR/2,9€ por persona) que en unas 5 horas, después de atravesar áridos pueblos del desierto y cruzarnos con varios carros tirados por camellos nos deja en nuestro destino final Jaisalmer.

Jaisalmer es una ciudad con encanto propio, orgullosa, mítica y gloriosa. Se encuentra en Rajastán uno de los Estados más coloridos y con mayor diversidad cultural de la India, al noroeste del país, en el límite con Pakistán.

Jaisalmer fue una ciudad próspera, ya que se hallaba ubicada justo en la ruta comercial que unía la India con Egipto y Arabia en la época medieval. Se dice que la ciudad fue fundada por el Rajá Rawal Jaisal aproximadamente en el 1156 d.C., a instancias de un ermitaño llamado Eesaal, quien le indicó elegir la colina Trikut para erigir su nuevo fuerte.

Durante muchos años, Jaisalmer quedó fuera de la influencia de gobernantes extranjeros, en parte debido a su ubicación en medio del desierto del Thar y en parte debido a su relieve, pero en el siglo XIII sufrió un asedio que duró nueve años; se cuenta que cuando la familia gobernante vio inminente la caída de la ciudad, las mujeres se autoinmolaron, mientras que los hombres se vistieron de color azafrán y cabalgaron hacia su muerte segura.

En la edad moderna Jaisalmer todavía era una ciudad inconquistable; fue la última en firmar un acuerdo con el gobierno británico y sólo en 1947 se unió a la India como estado independiente. Desde entonces, se ha transformado en un importantísimo centro turístico y cultural y la ciudad está llena de turistas todo el año.

En el autobús apenas hemos podido dormir unos minutos así que en el momento que recogemos las mochilas, muertos de sueño, sudorosos y polvoriento nos acercamos a la carretera y paramos al primer autorickshaw al que le pagamos 20 INR/0,4€ por dejarnos al lado de Salim Singh-Ki-Haveli que se encuentra muy cerca del fuerte de Jaisalmer y de varios alojamientos alejados de la zona de mochileros. Hoy más que nunca necesitamos descansar. La suerte nos sonríe muy pronto y después de rechazar a un par de sabuesos en busca de dinerito en forma de comisión nos encontramos con el hotel Jeet Mahal regentado por dos hermanos muy amables que nos dejan una preciosísima habitación con balcones ornamentados, vistas a la calle, divanes en cada rincón, wi-fi, un enorme baño con agua caliente y mucho más por solo 400 INR/7,4€. Esta si que es una verdadera haveli, una vivienda con más de 200 años que ha ido pasando de padres a hijos y que se encuentra totalmente restaurada.

La haveli del Jeet Mahal con Bhupesh Bissa uno de sus propietariosIMG_1485 (Medium)

En la terraza tienen un tranquilo restaurante con unas perfectas vistas al fuerte. Un fuerte que desde el momento en que lo vemos nos deja totalmente impresionados. Escarbado sobre la loma de una montaña y rodeado por poderosas y doradas murallas, color que le proporciona la piedra caliza con la que se ha llevado a cabo esta gran obra.

El fuerte desde la terraza del hotelIMG_1224 (Medium)

Tras nuestra primera impresión de la ciudad pedimos unos refrescos y nos encerramos en la habitación durante unas cuantas horas reparadoras.

Nos despertamos con el sonido del agua contra los cristales y cuando abrimos las inmensas ventanas descubrimos que está lloviendo a cántaros, las calles están comenzando a inundarse y la gente corre alegremente de un lado a otro.

Subimos a la terraza y vemos como la alegría invade la vida de estas gentes del desierto que saltan mirando al cielo como si lloviese dinero. El propietario del hotel Bhupesh Bissa dice que la lluvia ha venido con nosotros y nos lo agradece con uno de esos saludos de manos unidas que llegan realmente al alma.

 

Mientras esperamos a que pare de llover aprovechamos para hacer la colada como cada vez que tenemos una habitación grande. Aquí al igual que en el Sudeste Asiático preferimos lavarnos nosotros la ropa, nos da más confianza!!

Después del chaparrón viene el insoportable bochorno, la sensación de estar dentro de un claustrofóbico invernadero pero esto es India, así que con un par de botellas de agua fría salimos a pasear por la fortaleza, con sus 80 metros de altura y formada por muros de piedra arenisca, almenados, de 10 metros de alto. En su interior alberga una fuente de agua y representa una sutil fusión de distintos estilos arquitectónicos, hindúes e islámicos. La fortaleza de Jaisalmer brilla como una fantasía de oro en medio del desierto de Thar.

Nos aproximamos al fuerteIMG_1235 (Medium) IMG_1234 (Medium) Subimos la empinada cuesta y cruzamos las varias puertas que lo custodianIMG_1235_3 (Medium) IMG_1236_2 (Medium) IMG_1241 (Medium) IMG_1242 (Medium) IMG_1243 (Medium)

Lo curioso de este enorme fuerte es que todavía vive gente en su interior. Cientos de pequeñas casitas y fastuosas havelis acogen a un buen número de personas que viven aquí desde tiempos inmemorialbes rodeados por sus cabras, cerdos y vacas. Algunas de esas casitas son pequeños alojamientos y restaurantes con terraza en la azotea, ideales para ver la vida desde las alturas.

Las estrechas callejuelas …IMG_1255 (Medium) IMG_1260_1 (Medium) … Y las preciosas havelisIMG_1265 (Medium) Paseamos entre las murallas y las almenas …IMG_1263_2 (Medium) IMG_1263_3 (Medium) … con sus guardianes …IMG_1246_4 (Medium) IMG_1263_1 (Medium) … y disfrutamos de las vistas de la ciudadIMG_1267 (Medium) IMG_1253_2 (Medium)

Dentro del fuerte también se encuentra el Palacio del Maharajá y varios templos jainistas que visitaremos estos días. Hoy solo queremos perdernos por las estrechas calles mientras insistimos una y otra vez que no queremos comprar tapices, figuras, pañuelos, colchas, etc.

El Palacio del MaharajáIMG_1244 (Medium)La entrada a uno de los templos jainistasIMG_1254 (Medium)

Sin lugar a dudas lo peor de Jaisalmer son los pesadísimos vendedores de todo lo vendible. Sin ellos esta fascinante ciudad del desierto sería incomparable!! Al caer la noche buscamos un restaurante en una azotea del fuerte y después de varios días de comida india, que realmente nos está gustando muchísimo, volvemos a disfrutar de unos ricos platos de pasta, eso sí, totalmente vegetarianos.

Vistas desde el restauranteIMG_1272_3 (Medium)

Anuncios

Una respuesta to “Llegamos a Jaisalmer”

  1. MARTA said

    Hola guapos,

    Hi ha palaus i altres edificis realment bonics, sobretot els de marbre que estan tan treballats, son fascinants.
    Veig que una vegada més esteu gaudint al màxim del viatge, ben fet.
    D’aquí a pocs dies ja aneu cap a Tailàndia, així que acabeu d’exprimir tant com podeu aquest país que tant us ha agradat: la Índia.

    Molts petons,
    Marta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: