Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Gwalior

Posted by chus y xavier en 24 julio 2010

Y hoy otro Fuerte para no perder la costumbre. En principio el último de una larga lista que ya hemos visitado y uno de los más importantes, conocido también como el Gibraltar de India.

Antes de visitar el Fuerte de Gwalior paseamos por las ruidosas y congestionadas calles llenas de pequeños y coquetos establecimientos que muestran toda la fruta bien organizada y donde hacen ricos zumos naturales y lassis.

Tomamos unos lassis en un bonito local IMG_1967 (Medium)

Después de unos refrescantísimos lassis negociamos con un conductor de autorickshaw que por 30 INR/0,5€ nos acerca al alejado fuerte, nos deja en la puerta de Urvai (entrada secundaria) y de ahí subimos una empinadísima cuesta amenizada por impresionantes esculturas talladas en la ladera del monte donde se ubica el fuerte. Estas esculturas son del S. XV e indican que el lugar fue un antiguo centro de culto jainista ya que muestran figuras desnudas que hacen referencia a los tirthankars (maestros jainís) de la orden de los digambara (los que rechazan el uso de cualquier prenda de ropa).

Primeras vistas del fuerteIMG_1913_1 (Medium)Una de las zonas donde se encuentran las figurasIMG_1924 (Medium)

Hay casi un centenar de esculturas de muy diversos tamaños y en diferentes posiciones, la más colosal alcanza los 17 metros de altura. Muchas de ellas han sido restauradas pues con la llegada de imperio mogol todas fueron desfiguradas y castradas. Según las inscripciones parece que todas fueron esculpidas en un periodo de solo 3 años. Este ascenso al fuerte ha sido toda una sorpresa pues sabíamos de la existencia de estas esculturas pero no estábamos preparados para ver tantas y tan grandes. Por un momento mi imaginación voló al antiguo Egipto y a los colosos de Abu Simbel, Luxor, …

Primera zona de grandes figuras esculpidas sobre la rocaIMG_1919 (Medium) IMG_1914_2 (Medium) IMG_1915 (Medium) IMG_1915_1 (Medium) IMG_1921 (Medium) IMG_1923 (Medium) IMG_1923_4 (Medium)En la segunda zona se encuentran las más colosalesIMG_1925_5 (Medium) La gran figura de 17 metrosIMG_1926 (Medium) IMG_1925_6 (Medium) Otras de las muchas figurasIMG_1925_7 (Medium) IMG_1928 (Medium)IMG_1932 (Medium)

Una vez en lo alto de la empinada colina de 91 metros entramos en el llano sobre el que fue construida la fortaleza que tiene una longitud de 2,8 km y unos muros de 9 mts de alto. Desde ahí las vistas de Gwailor y sus edificios son increíbles y desde sus almenas puede escucharse la ajetreada vida de la ciudad, los vehículos, las oraciones y casi, casi las conversaciones de la gente.

Las vistas de la ciudadIMG_1953 (Medium) IMG_1955 (Medium)

El fuerte fue construido en honor al ermitaño Gwalipa que con el agua de una cisterna de la zona curó la lepra del jefe rajputa Suraj Sen y le cambió el nombre pasando a llamarse Suhan Pal prometiéndole que mientras mantuviese el nombre su descendencia se mantendría en el poder y así sucedió durante 83 generaciones, con la 84 se cambió el nombre por Tej Karan y a partir de entonces todo han sido luchas e intrigas hasta la llegada de Man Singh, un apasionado de la música y la arquitectura que mandó construir preciosos palacios en el interior del fuerte. Después de este gobernante llegaron los mogoles, los maratas, … y finalmente los británicos, aún así Gwalior ha sido la última ciudad en rendirse en la guerra contra los ingleses.

En su interior hay varios templos y palacios en ruinas y otros mejor conservados. Joyas de la arquitectura medieval de las que podemos disfrutar sin pagar ni un duro. Supuestamente hay que pagar una entrada pero como hemos entrado por el lado opuesto a la entrada principal nos hemos ido salvando. La venta de tickets está junto al palacio Gujan Mahal y como hemos visto ya tantos palacios decidimos disfrutarlo solo por fuera pues creo que es donde radica toda su belleza. Construído en el S. XV por Man Singh, es un monumento al amor por su reina con llamativas pinturas de patos amarillos, mosaicos de azulejos con elefantes, tigres, flores, plantas en color azul, verde y amarillo entre otros.

El Palacio de Man SinghIMG_1943 (Medium) IMG_1946 (Medium) IMG_1948 (Medium) Detalle de las pinturasIMG_1944 (Medium)

Además de la fachada del palacios también nos han sorprendido los templos hindúes de Sasbahu también conocidos como los templos de la Suegra y de la Nuera construidos entre los siglos IX y XI y perfectamente restaurados, desde los que las vistas de la ciudad son inmejorables.

Los templos de SasbahuIMG_1954 (Medium) IMG_1952 (Medium)

El templo de Tali ka Mandir del S. VIII es una gran obra de la arquitectura hindú con 30 metros de alto y dedicado a Visnu. Es el monumento más antiguo del complejo y en la época de los ingleses fue usado como cafetería. Menuda aberración!! Ahora su interior está completamente vacío.

El templo hinduista de Tali ka MandirIMG_1941 (Medium) IMG_1942 (Medium)

Nuestra intención era hacer un rápido recorrido y una vez más las legendarias piedras nos atrapan durante horas. Nos alejamos de la fortaleza por su puerta principal que aún conserva los restos de los largos pinchos de hierro que al igual que en otros fuertes han sido estratégicamente colocados para que las tropas chocasen contra ellos si conseguían superar una empinada rampa con giro de 180 grados a la derecha, sistema que se usaba para evitar que los elefantes pudieran derribarla.

Nos despedimos del fuerte con su palacioIMG_1962 (Medium) IMG_1965 (Medium)

Una vez abajo echamos una última mirada hacia atrás y nos subimos a un autorickshaw que nos lleva a la guesthouse. Recogemos nuestras cosas, nos damos una buena ducha de agua fría y nos vamos a la estación de buses donde se agolpan cientos de personas con sus bultos y rodeados de millones de moscas. Más que una estación parece un campo de refugiados, es la primera vez que vemos tanta miseria junta en India, tanta mierda, tanta gente y tanta mosca amontonada!! Lo peor es que nos vamos sin saber que hace ahí toda esa gente que parece que lleve meses en la misma posición, sin ninguna otra pertenencia más que lo que les rodea.

El exterior de la destartalada estación de buses …IMG_1972 (Medium) …Y el inhumano interiorIMG_1973 (Medium)

Tras media hora compartiendo el mismo inmundo espacio y tratando de no tragar ninguna mosca nos subimos en un autobús (65 INR/1,2€ por persona) rumbo a Jhansi, ciento y pocos kilómetros y las mismas interminables largas horas (3 horas y media para recorrer 115 o 120 kms).

En Jhansi buscamos un autorickshaw compartido que por 15 INR/0,3€ nos lleva a Orccha, un pequeñísimo pueblo a solo 18 km.

Llegamos totalmente de noche así que tras mirar un par de alojamientos nos decidimos por Ganpati Guesthouse donde nos encontramos con una gente amabilísima y una buena habitación con agua caliente y demás comodidades por 300 INR/5,4€.

Rápidamente salimos a cenar algo a uno de los pocos lugares que aún quedan abiertos y nos toca esperarnos a mañana para descubrir los encantos de Orccha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: