Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Bodhgaya, la cuna del Budismo

Posted by chus y xavier en 2 agosto 2010

Felicidades Juanjo!!

Ayer hemos decidido no poner el despertador así que hoy nos hemos despertado cuando nos hemos cansado de dormir, en un entorno totalmente idílico, sin ruido de motores, solo risas de niños, trinos de pájaros y el lamento de alguna cabrita. Al salir a la terraza descubrimos que estamos en una aldea de las de antes, rodeados por verdes campos y humildes casitas de planta baja. Subimos a la terraza de la Guesthouse, uno de los edificios más altos del entorno y vemos los primeros templos no muy lejos, con el Mahabodhi presidiendo en la llanura.

Realmente esto si es un pueblecito de pesebre. Con sus verdes campos …IMG_2296 (Medium) IMG_2297 (Medium) … Sus campesinos con los bueyes de agua …IMG_2298 (Medium) … Sus humildes casitas …IMG_2299 (Medium) … Y la mierda de vaca secándose para ser usada como combustibleIMG_2300 (Medium)

Salimos a pasear por el tranquilo y pacífico lugar y nos gusta. Nos gusta realmente mucho y de algún modo aquí sí que se respira algo especial.

Volvemos a encontrarnos con una religión que nos ha acompañado en todo el Sudeste Asiático y tenemos una sensación de familiaridad muy agradable. Nos cruzamos con los monjes que nos sonríen con esos ojos tan sensatos y ya nos apetece volver a Tailandia.

En Varanasi no hemos percibido la espiritualidad hinduista por ninguna parte pero en Bodhgaya se respira budismo por todos los rincones. Realmente representa muy bien el título de ciudad más sagrada del Budismo.

En el S.V a. C. Gautama Siddharta llegó a esta apacible población como un monje asceta y sentado bajo el árbol bodi a meditar alcanzó el Nirvana, a partir de ahí se conoce como Buda y su religión como Budismo.

Unos 250 años más tarde Asoka conocido como el Emperador Ilustrado quedó tan impresionado con la historia de Buda que abandonó el hinduismo y se convirtió al Budismo, construyó el templo Mahabodhi al lado del árbol sagrado y declaró el budismo como religión oficial para disgusto de la mayoría hinduista. Con la llegada de los musulmanes en el S. XI el templo fue destruido y su reconstrucción definitiva se llevó a cabo en el S. XIX.

Por los alrededores del Mahabodi se respira un ambiente casi de fiesta. Cientos de puestos de venta de ofrendas, abalorios budistas, camisetas, CDs, … y unos pasos más lejos callejones estrechos con puestos de venta de fruta, cereales, ropa. Las casitas se abren directamente a la calle y en la puerta principal el sastre hace camisas y punjabis, el zapatero repara calzado y las cabras entran a las tiendas de cereales y a escondidas comen directamente de los sacos llenos de grano.

Puestos de venta en los alrededores del MahabodiIMG_2308 (Medium) Los estrechos callejones llenos de fruta y textilesIMG_2305 (Medium) IMG_2306 (Medium) IMG_2303 (Medium) El sastre trabaja sin descansoIMG_2304 (Medium)La cabra come todo el cereal que puede hasta que llega el propietario de la tiendaIMG_2302 (Medium)

A solo unos metros del Mahabodi se nos aparece la típica imagen de la India más tradicional, de los hinduistas más devotos pero en cordial conveniencia con los budistas.

Queremos dejar el templo para más tarde pero no podemos resistirnos a sus encantos. Pagamos 20 INR/0,4€ por la cámara de fotos y entramos en el enorme recinto rodeado de jardines, estupas, pequeños templetes y en el centro el omnipresente templo de características más similares a un templo hinduista que budista lo cual se entiende estando donde estamos. En el interior del Mahabodi un apacible Buda dorado de 2 metros nos recuerda a los miles de Budas que ya hemos visto en el resto de Asia.

La entrada al temploIMG_2309 (Medium)El MahabodiIMG_2312 (Medium)  El Buda de 2 metros en su interiorIMG_2317 (Medium)

Le damos la vuelta al templo y justo detrás se encuentra el árbol bodi, el árbol sagrado con su larga historia. La esposa de Asoka celosa de la devoción de su marido hacia la nueva religión mandó cortarlo pero su hija consiguió salvar un esqueje que llevó a Bangladesh, años más tarde devolvieron otro esqueje a Bodhgaya y el árbol que hay ahora pertenece a la cuarta generación del árbol original y tiene solo 120 años. Frente a él un grupo de monjes tailandeses hacen sus plegarias mientras otros devotos y nosotros nos sentamos a disfrutar de la paz que ofrece el entorno.

El árbol bodi donde Buda encontró la Iluminación. Aquí un grupo de monjes realiza sus plegariasIMG_2319 (Medium) El estandarte que muestra el punto exacto donde Buda halló la IluminaciónIMG_2321 (Medium)

Sorprendentemente, sin mediar palabra un monje ancianísimo abre su libro de oraciones y me regala dos hojas del árbol perfectamente conservadas. Me quedo sin palabras, a veces la gente con un simple gesto consigue llegar a lo más profundo. Un señor que está al lado de Xevi le comenta que hay personas que se quedan horas bajo el árbol esperando que caiga una hoja. Un hoja del Árbol Sagrado!! Teniendo en cuenta lo grande que es el árbol es cierto que no hay ni una sola hoja en el suelo.

Antes de irnos otro monje con el que hemos coincidido en la calle y dentro del templo también me regala 2 hojas que ha recogido estos días. Yo me siento como si me hubiesen regalado un gran tesoro.

Paseando por los cuidados jardines conocemos a dos chicos que nos acompañan el resto del día. Los jardines son un remanso de paz y bajo cada sombra monjes procedentes de diferentes lugares del mundo meditan, rezan o leen con sus características vestimentas. Rosas las monjes birmanas, blancas las de Sri Lanka, granate los tibetanos, azafrán los tailandeses, … Al lado de estos monjes se resguardan perros en el mismo estado de paz. Aquí están a salvo, nadie les va a maltratar!!

Los tranquilos jardines con el templo en el centroIMG_2331 (Medium)IMG_2336 (Medium)Algunos de lo muchos monjes meditandoIMG_2333 (Medium) IMG_2325 (Medium) Mantras tibetanosIMG_2343 (Medium)

Nos acercamos al sucio estanque de loto rodeado por banderas de oración y la estatua de un Buda protegido por una cobra en el centro del lago. Cuenta la leyenda que estando Buda meditando cayó una gran tormenta y una cobra apareció para protegerlo.

El estanque MucalindaIMG_2345 (Medium) Continuamos paseando por los bellos jardinesIMG_2348 (Medium) IMG_2349 (Medium)

Salimos del templo con nuestros nuevos amigos y recorremos algunos templos budistas representativos de diferentes regiones y países. Cada uno manteniendo la arquitectura, cultura y tradición budista de sus zonas. El Monasterio Chino con sus coloridos dibujos y estatuas de dragones y otros seres mitológicos, el de Darjeeling con una gran estupa dorada, el de Bután con impresionantes relieves en las paredes y techos, etc.

El Monasterio ShechenIMG_2373 (Medium) IMG_2374 (Medium) La estupa Kadam que contiene 2 huesos de BudaIMG_2376 (Medium) El Monasterio de BangladeshIMG_2377 (Medium) El Monasterio de Bután …IMG_2378 (Medium) IMG_2398 (Medium) … Con sus preciosos y trabajados relieves …IMG_2400 (Medium) IMG_2404 (Medium)… Y su curiosa estupaIMG_2407 (Medium) La escuela budista japonesa DaijokyoIMG_2391 (Medium)  El Monasterio Chokhorling KagyupaIMG_2393 (Medium)

Entre templo y templo vamos picando algún que otro snack con nuestros fieles compañeros con los que practicamos un poco de hindi y español. Comemos cacahuetes recién tostados así como palomitas cocinadas con sal, sin pizca de aceite o mantequilla.

Nos cocinan unas riquísimas palomitas que compartimos con nuestros nuevos amigosIMG_2363 (Medium) IMG_2365 (Medium)

Antes de anochecer nos acercamos al final de Temple Street donde se encuentra un Buda gigante de 25 metros de alto inaugurado por el Dalai Lama en 1989. A su alrededor hay 10 esculturas de sus discípulos, entre ellos la del hijo de Buda.

El Buda giganteIMG_2389 (Medium) IMG_2386 (Medium) Los discípulos de BudaIMG_2382 (Medium) Sariputta, curioso nombre para un discípuloIMG_2383 (Medium)

Al caer la noche nos despedimos de nuestros amigos y volvemos al Mahabodi que tiene una actividad constante. Dentro del templo están reunidos unos monjes practicando sus oraciones y en los jardines más gente realiza sus meditaciones y plegarias. Volvemos a sentarnos al lado del árbol y nos dedicamos a observar a la gente y a esperar que caiga alguna hoja, pero no hay suerte.

El Mahabodi al anochecer, momento en el que se respira aún más pazIMG_2408 (Medium)

Salimos a cenar algo y volvemos por las estrechas callecitas entre cabras, vacas y niños a nuestra tranquila guesthouse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: