Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Archive for the ‘India’ Category

Namaste India

Posted by chus y xavier en 9 agosto 2010

Nuestro tiempo en India llega a su fin y es imposible estirar más los trepidantes 40 días que hemos estado saltando de un lugar a otro casi sin descanso.

Hoy nuestro cuerpo nos pide un poco de calma así que pasamos las últimas horas paseando por Park Street, la calle más pija de todo el norte de India, con tiendas al estilo Paseo de Gracias (en Barcelona) y cafeterías y restaurantes con guardias de seguridad en las puertas.

Casi al final de Park Street nos colamos en un antiguo cementerio inglés, un verdadero remanso de paz donde muchas de las enormes lápidas han sido devoradas por la frenética vegetación.

El musgoso y tranquilo cementerioIMG_2755 (Medium) IMG_2758 (Medium)

Queremos acercarnos a Kalighat donde se encuentra el templo de Kali pero la línea de metro está estropeada así que optamos por un plan más nutritivo, nos vamos al bar de tapas y nos atiborramos a gazpacho, tortilla de patatas, patatas bravas, pan con tomate, etc.

El riquísimo gazpachito, pero el mejor es el de Didac!!IMG_2734 (Medium)_thumb

Kolkata, la capital del estado de Bengala Occidental sigue siendo por su ubicación la entrada vibrante al este de la India y el acceso más usual a Nepal, Bután y Bangladesh.

Hace aproximadamente tres siglos, el inglés Job Charnock estableció un puesto de comercio para la Compañía de las Indias Orientales en las riberas del Hoogly. Aquí en el emplazamiento de la pequeña aldea de Kalikata, creció posteriormente Kolkata (Calcuta).

Un millón de personas de todos los rincones de la India pasan a torrentes por el pesado puente Howrah, hierven alrededor del río Hoogly, que es la sangre vital de la ciudad, se congregan a lo largo de las bulliciosas avenidas de la urbe y se aprietan por sus estrechas callejas. Luego se llega al Maidan, un extenso parque público que puede considerarse como el corazón de la ciudad.

El Fuerte William, el Victoria Memorial, las villas Paladinas y los magníficos jardines Botánicos son los símbolos del Raj británico cuando Kolkata era la capital de la India. La Plaza de Dalhouise, con su Casa de los Escritores del siglo XVIII y los altos edificios modernos son símbolo del avance de esta ciudad, también lo es la Chowringhee Road, resplandeciente de comercios, restaurantes, hoteles y cines. Pero la vieja Kolkata aún sigue viva en el norte de la ciudad, en las afanadas calles de Shambazaar y en el templo de Kali en Kalighat. Kolkata es intensa y fervientemente india, una ciudad victoriana de apariencia y bengalí de corazón.

Con su rica herencia cultural, el teatro y el cine bengalíes se encuentran entre los mejores del mundo. Las bibliotecas y las galerías de arte están siempre abarrotadas, y sus cafés zumban de debates literarios interminables. Este es el lugar de nacimiento del Premio Nobel de Literatura Rabindranath Tagore y la cuna del Renacimiento indio.

A las 19 horas nos vamos al aeropuerto con la intención de buscar un rincón tranquilo para dormir pues a las 8 am de mañana sale nuestro vuelo a Bangkok y queremos estar todo lo cerca posible del avión, que no sea que a estos indios se les da por hacer una de esas huelgas que hacen sin previo aviso y nos quedemos en tierra.

Gastamos nuestras últimas 200 INR/3,6€ en el taxi, un precioso Ambassador que llena de glamour las calles de esta ciudad y al llegar al minúsculo aeropuerto nos encontramos con la sorpresa. No se puede entrar hasta 2 horas antes de embarcar. Es tan, tan pequeño que uno entra por una puerta y al atravesarla ya se encuentra con la pista de aterrizaje.

Mientras una veintena de personas se deciden a pasar la noche en los jardines colindantes nosotros conseguimos convencer a un guardia que nos permite quedarnos en una especie de sala de espera rodeados por soldados armados hasta las cejas. Que aeropuerto más extraño!! Nos entretenemos en lo que podemos, vemos una peli, rehacemos la mochila,…y por suerte los horas pasan bastante de prisa.

Mañana abandonamos India, un enorme país al que solo hemos podido pellizcar levemente. En estos 40 días nos hemos adentrado solo un poco en este enorme y enigmático país. Hemos visto las diferentes caras de la vida y de la muerte flotando en forma de ceniza por el sagrado Ganges.

Hemos convivido con los que conviven con las religiones más dispares como el sijismo en el Punjabi que nos llegó al alma con su constante entrega a cambio de nada, diferentes formas de islamismo como el sufismo en el Rajastán, el jainismo y su extraña percepción del mundo, el cristianismo en Kolkata, el budismo en Bodhgaya y el omnipresente hinduismo por el cual sentimos un abierto rechazo, sin lugar a dudas el “opio” de un pueblo sumido en la más absoluta de las pobrezas.

India, el segundo país más poblado del mundo es la terapia perfecta para la fobia a las multitudes. El único lugar donde uno puede respirar tranquilo sin tener que compartir el mismo aire con cientos o miles de personas es en la habitación del hotel cuando uno llega exhausto después de un largo día.

Los indios no entienden de espacio, ni de intimidad ni de vergüenza, ellos se cuelan en el más mínimo de los agujeros, te hacen fotos con sus móviles a menos de un palmo de tus narices y te miran descaradamente mientras te asestan las preguntas más íntimas que se les puedan ocurrir. Lo de la edad, profesión, salario, estado civil son banalidades al lado de otras preguntas mucho más profundas.

En este país que no sabemos si adorar o detestar hemos aprendido a no ver ni oler la mierda aún estando bajo nuestros pies pero sin embargo no podemos olvidar el olor a meado, el más insoportable de los malos olores que por suerte como viene se va.

40 días en los que hemos sufrido el calor más sofocante a nuestro paso por el Rajastán, una región sacada de los cuentos de las mil y una noches con sus palacios con mil ventanas y fortalezas escarbadas en las montañas menos accesibles, un lugar donde la tristeza y la alegría se visten de colores brillantes y luminosos, envueltas en largos saris y turbantes de leyenda.

En Agra, Orccha y Kahurajo el monzón nos acompañó cada día limpiando las calles con sus trombas de agua, aún así la furia monzónica nos dio una tregua para visitar el grandioso Taj Mahal, la seductora ciudad antigua de Orchha y el erotismo esculpido en las templos de Kahurajo.

En Darjeeling después de muchos meses de verano volvimos a necesitar las mantas y por unos días hemos podido dormir acunados por el silencio más absoluto sin ruidos de ventiladores ni aire acondicionado.

En estos 40 días en India hemos descubierto que la palabra caos no existe en el vocabulario de estas gentes. Vacas, cerdos, cabras, perros, coches, motos, bicicletas, rickshaw, autorickshaw y hombres-caballo circulan en todas las direcciones ajenos a toda norma de circulación, en cambio en las aparentemente caóticas estaciones de tren los interminables ferrocarriles circulan con toda normalidad uniendo cada punto del país.

Hoy después de 40 días nos despedimos temporalmente de una muy pequeña parte de la India en la que hemos dejado quedar casi todo nuestro equipaje que seguirá recorriendo sus calles en nuestra ausencia. Mientras tanto dejamos que sus campañas publicitarias con el slogan de “Incredible India” hagan su efecto sin que se pierda la verdadera idiosincrasia de este país tan original. Namaste India!!

Anuncios

Posted in India | 5 Comments »

Kolkata, nuestro último destino en India

Posted by chus y xavier en 8 agosto 2010

Hoy nos despedimos del servicio de transporte más fiable de India, el tren. Once horas en las cómodas literas y a las 7 am llegamos a la enorme estación de trenes de Sealdah en Kolkata. Una estación mejor que muchas otras, bastante moderna y muy bien organizada. Al salir a la calle más de lo mismo, taxistas alborotados intentando llevarnos a algún lugar a cambio de una buena comisión, como siempre los ignoramos y caminamos sin rumbo alejándonos de su voraz apetito y aprovechando a estirar las piernas después de tantas horas de tren.

De un modo que todavía desconocemos, sin preverlo ni buscarlo en menos de 30 minutos acabamos en la zona más pobre del mundo. El lugar más triste, nauseabundo y espeluznante de India… Y todo comienza en el momento en que paramos un autorickshaw-compartido. El conductor con sus escasos conocimientos de inglés (después descubriríamos que tiene cero conocimientos) cree entender la dirección que le damos, la dirección en la que se alojan casi todos los mochileros que van a Kolkata; Sudder Street. Nos hacemos un hueco con nuestras mochilas al lado de otras 2 personas y unos cuantos sacos de ajos y en menos de 20 minutos nos deja en una carretera principal, nos cobra 20 INR/0,4€ y ante nuestra pregunta sobre Sudder Street se hace el loco y se marcha.

Preguntamos a una señora que no tiene ni idea de lo que le decimos pero que finge muy bien y nos indica una dirección que a falta de otra cosa decidimos seguir.

Bajamos por un lateral de la enorme y transitada carretera y nos encontramos una sombría calle que circula por debajo de la vía principal, a ambos lados toneladas de basura, chozas de basura y dentro de esos nichos escarbados entre montones de desperdicios familias enteras, desde niños recién nacidos hasta abuelos y abuelas con la piel triste y pasificada, gente con deformidades y miradas perdidas. Se crea tal alboroto que llegamos a asustarnos pues los niños nos tocan y se cuelgan sobre nuestras mochilas supongo que pidiéndonos algo, los adultos nos miran desafiantes y no encontramos a nadie que pueda ayudarnos. Rápidamente, con los ojos casi cerrados para no ver tanta miseria junta, intentamos rehacer la encrucijada de calles subterráneas y volvemos a salir a la superficie. Hemos estado en el infierno de Dante unos, no sabemos cuántos, interminables minutos.

No tenemos ni idea de donde estamos. No sabemos ubicarnos y no hay nadie que pueda ayudarnos.

Volvemos a caminar sin rumbo por la transitada carretera y no nos para ningún taxi durante un buen rato hasta que por fin un Ambassador amarillo (taxi típico de Kolkata) nos rescata justo cuando estamos a punto de desmoronarnos. Nos acerca por fin a Sudder Street y cuando vemos el primer turista nos entra una felicidad incontenible, creo que nunca nos habíamos alegrado tanto de encontrar la calle de los guiris. Pagamos 70 INR/1,3€ al taxista que no para de mirarnos con extrañeza y nos sentamos en una cafetería con aire acondicionado para intentar asimilar lo que nos ha pasado, a donde hemos ido a parar y lo que hemos visto. Imposible de asimilar!!

Mientras yo me quedo con las mochilas, Xevi sale a buscar habitación. Regresa en unos 30 minutos no muy satisfecho pues este barrio está demasiado viciado, las habitaciones tienen unos precios incomprensibles para la poca calidad que ofrecen y lo peor es que casi todos los alojamientos están al completo. Nos tenemos que conformar con una sencilla habitación con aire acondicionado por 800 INR/14,3€.

Dejamos las mochilas, nos duchamos y salimos a la calle donde nos encontramos con una invasión de españolitos y españolitas. Gente del Opus y ultra religiosos que vienen a hacer el campamento de verano a Kolkata. Ayuda, caridad, borracheras, sexo y rock and roll. Eso si, antes de llevarse un bocado a la boca toca bendecir la mesa. Si nos lo cuentan no nos lo creemos!!

Al margen de la representación de la España más profunda y del enfrentamiento forzoso con la pobreza esta mañana, Kolkata es una ciudad de lo más cosmopolita. La más moderna, limpia, organizada y cívica de todas las que hemos visto en estos casi 40 días. No hay vacas, ni cabras, ni gallinas, ni cerdos, ni perros por las calles. Hay semáforos y pasos de peatones que tratan de respetarse y las aceras son amplias y están bien pavimentadas.

Como hoy es domingo hay poco tráfico por lo que el ruido de los atronadores cláxones es casi inexistente. En las calles del centro de la ciudad apenas hay unos cuantos pobres pidiendo y lo más chocante de todo, lo que rompe realmente los esquemas de una tan moderna Kolkata son los rickshaw-wallas u hombres-caballo. Esqueléticos hombrecillos descalzos que tiran de aparatosos carros a los que se suben personas que casi siempre cuadriplican su peso. Gordas con sus compras, madres con sus retoños; hombres y mujeres bien alimentados son transportados a toda prisa por esos sacos de huesos que sin entender cómo se cuelan entre el tráfico bajo un sol abrasador.

Si en un momento nos costó subirnos a una de esas bicicletas (rickshaw) de Myanmar, dejarnos transportar por uno de esos pequeños hombres-caballo es una opción totalmente imposible, nuestra conciencia no nos lo permite aún sabiendo que su única fuente de ingreso procede de la gente sin escrúpulos que subida en el carrito los trata como animales de carga.

Los carros estacionados en la calle IMG_2751 (Medium) IMG_2752 (Medium) Los pobres hombres-caballos transportando a sus clientesIMG_2745 (Medium) IMG_2746 (Medium) IMG_2747 (Medium)

 

Nos pasamos todo el día paseando de un lugar a otro, empapándonos del colonialismo británico y sus bien cuidados edificios. Las múltiples iglesias y catedrales que marcan la otra cara religiosa de este país. La cara más católica de India.

El lago BBD Bagh rodeado de palmeras, abastecía antiguamente de agua la ciudad …IMG_2696 (Medium)Al fondo, con una cúpula blanca, la Oficina Principal de CorreosIMG_2637 (Medium)La Iglesia de St. Andrews y los típicos taxis Ambassador amarillos de KolkataIMG_2639 (Medium) El Writer’s Building usado originalmente por los empleados de la Compañía de las Indias Orientales IMG_2641 (Medium) La iglesia de St. John’s …IMG_2643 (Medium) IMG_2645 (Medium) … Con su azulado interiorIMG_2646 (Medium) El ajado Mausoleo de Job Charnock el “discutible” fundador de KolkataIMG_2648 (Medium) El Memorial del Agujero Negro, un episodio en el murieron unos 40 británicos a manos de insurgentes indiosIMG_2649 (Medium) El edifico del Tribunal SupremoIMG_2653 (Medium) La rara mezquita del Sultán TipuIMG_2634 (Medium) Un atractivo puesto callejero de frutasIMG_2694 (Medium)

Nos subimos en un viejo tranvía y nos dejamos mecer por las agua de río Hooghly en un ferry atestado de gente que nos deja en la estacón de trenes de Howrah, donde hace años se encontraban todos los pobres de India y donde curiosamente ahora se respira un aire de lo más chic. Una estación impoluta, con puestos de fruta perfectamente colocados, restaurantes y cafeterías con aire acondicionado y vías de tren sin ratas ni excrementos a las que se puede acceder directamente en coche. ¿Donde habrán escondido a todos los pobres de Kolkata?

Uno de los viejos tranvías que circulan por la ciudadIMG_2636 (Medium)Baños sagrados en el río HooghlyIMG_2672 (Medium)  Cruzamos el río en ferry con el puente de Howrah al fondoIMG_2656 (Medium) IMG_2654 (Medium) La inmensa estación de Howrah …IMG_2659 (Medium) IMG_2661 (Medium)… Y su cuidado interiorIMG_2662 (Medium) … Impolutos puestos de frutas …IMG_2663 (Medium) … Y muchos y larguísimos trenesIMG_2664 (Medium)

De la gigantesca estación “museo” nos vamos a caminar por el puente de Howrah, otro icono de India. Atravesamos sus 700 metros de acero acompañados de otras muchas personas y coches hasta que llegamos al impresionante mercado de las flores de Mullik Ghat donde somos testigos de la compra y venta de kilos y kilos de claveles chinos, pétalos de rosa, lotos, etc. un laberíntico mercado de mil colores, todos ellos para elaborar las más bellas ofrendas para honrar a los muchos dioses hindúes, sobre todo a la diosa Kali, “patrona” (por decirlo de alguna manera) de Kolkata.

El puente de HowrahIMG_2665 (Medium) IMG_2670 (Medium)El colorido mercado de las flores de Mullik GhatIMG_2673 (Medium) IMG_2675 (Medium) IMG_2676 (Medium)IMG_2690 (Medium) Ofrendas, ofrendas y más ofrendas para los diosesIMG_2674 (Medium) IMG_2679 (Medium) IMG_2681 (Medium) IMG_2682 (Medium) Venta de flores a granelIMG_2680 (Medium) IMG_2684 (Medium) IMG_2686 (Medium) Un simpático vendedor nos regala una flor de lotoIMG_2689 (Medium) Estatua de la diosa Kali en una calle cualquiera de la ciudadIMG_2631 (Medium)

Antes de atardecer nos acercamos al impresionante Victoria Memorial (entrada a los jardines del recinto 4 INR/0,1€ por persona), un precioso edificio de mármol blanco construido en honor de la reina Victoria de Inglaterra. La idea inicial era la conmemoración de su sexagésimo aniversario pero finalmente la obra se terminó unos 20 años después de su muerte y ahí permanece majestuosa en medio de unos cuidados jardines con sus preciosos lagos y bancos a la sombra para los amantes furtivos.

El Maiden, un inmenso parque de camino al Victoria Memorial con sus ovejitas comiendo la hierva…IMG_2699 (Medium) … unos niños jugando a fútbol …IMG_2700 (Medium) … Y otros dando paseos a caballoIMG_2701 (Medium) El Victoria Memorial con sus impoluctos jardinesIMG_2706 (Medium) Un homenaje a la Reina Victoria preside el recintoIMG_2709 (Medium) El precioso edificio desde diferentes ángulosIMG_2711 (Medium) IMG_2714 (Medium) IMG_2719 (Medium) Con el reflejo en los lagos resulta espectacularIMG_2720 (Medium)

Con la puesta de sol en el entorno del edificio y la visita a la Catedral de Saint Paul concluimos nuestro intenso primer día en Kolkata.

La puesta de solIMG_2727 (Medium) IMG_2731 (Medium) La catedral de Sant PaulIMG_2715 (Medium) IMG_2733 (Medium)

Pasamos por los concurridísimos alrededores del New Market donde se concentran cientos de vendedores ambulantes y turistas comprando ropa y abalorios indios a precios de risa y antes de volver al hotel nos vamos a un conocidísimo bar de tapas vasco que prepara un gazpacho riquísimo y una sabrosa tortilla de patatas. Un buen final teniendo en cuenta el terrible comienzo de día.

Posted in India | 1 Comment »

Regreso a las cálidas llanuras

Posted by chus y xavier en 7 agosto 2010

Hoy abandonamos Darjeeling pero antes de irnos aprovechamos para caminar hasta el Observatory Hill, una colina sagrada tanto para budistas como para hindúes. Un duro ascenso pero la cumbre nos espera repleta de banderas de oración de los colores más diversos, monos juguetones y devotos de todas las edades.

La entrada al temploIMG_2601 (Medium) Las coloridas banderas de oración …IMG_2596 (Medium) IMG_2599 (Medium) … y bajo su sombra una familia de monos juguetonesIMG_2600 (Medium)

En un momento del recorrido a lo largo de Bhanu Bhakia Sarani la niebla se disipa y podemos contemplar a lo lejos el Himalaya con las cumbres nevadas del Khangchendzonga, el pico más alto de India con 8598 mts y la tercera montaña más alta del mundo. Una fugaz e inolvidable imagen con las verdes plantaciones de té en contraste con la lejana y deslumbrante nieve.

Los alrededores de Darjeeling desde Bhanu Bhakia SaraniIMG_2583 (Medium) IMG_2585 (Medium) Tras las nubes las nevadas cumbres del HimalayaIMG_2589 (Medium) IMG_2592 (Medium) Más y más plantaciones de téIMG_2604 (Medium)

Hacemos un último esfuerzo y nos acercamos al Bhutia Busty Gompa, templo solitario y escondido entre la espesa niebla. 

Los jardines de un bonito resort con espectaculares vistasIMG_2603 (Medium) Últimas fotos con unos juguetonesIMG_2611 (Medium)Un extraño santuario en el caminoIMG_2612 (Medium)  La entrada al Bhutia Busty Gompa …IMG_2605 (Medium) … Con un precioso jardín de daliasIMG_2606 (Medium) El místico monasterio …IMG_2607 (Medium) … y las ruedas de oraciónIMG_2608 (Medium)

Rehacemos el agotador camino de vuelta al hotel, compramos unos regalitos, un poco de té para las frías noches de invierno en nuestra futura casa. Qué melancolía que nos entra!!

Comprando té para recordar estos días en nuestra nueva casitaIMG_2617 (Medium)

Una vez más con las mochilas al hombro buscamos un Jeep para regresar a las cálidas tierras indias. Tras 100 INR/2,5€ por persona y tres horas de vertiginoso descenso volvemos a encontrarnos en Siliguri con las tranquilas vacas paseando en medio de la carretera, ruidosos autorickshaws e indios con rasgos de indios.

Los recolectores de té ya terminan la larga y dura jornadaIMG_2626 (Medium)

Nos subimos en un autorickshaw compartido que nos deja en la estación de New Jalpaiguri por 20 INR/0,36€ los dos y ahí, en las cómodas y nuevas instalaciones de la estación de tren esperamos que nos den las ocho de la tarde hora en que sale nuestro tren rumbo a Kolkata (538 INR/9,6€ los 2 en literas), nuestro último destino en India.

Posted in India | 1 Comment »

Darjeeling y alrededores

Posted by chus y xavier en 6 agosto 2010

Felicidades Edu!!

Amanece el mismo gris y triste día que ayer, un día ideal para quedarse más horas de la cuenta en la habitación tapados hasta las orejas pero descartamos la tentadora opción y salimos a patear estas tierras de alta montaña.

Nos abrigamos con la poca ropa “de abrigo” que tenemos y entre chubascos, brumas y claros vamos subiendo y bajando empinadas cuestas rumbo a Ghoom, a unos 10 km de Darjeeling. Por el camino nos cruzamos con el bucólico tren de juguete, un pequeño tren de solo dos vagones que funciona desde 1881, con una locomotora de vapor que se mueve por las vías más estrechas que hayamos visto nunca; poco más de medio metro.

Centenares de niños con la ropa del cole pasean por el mercadoIMG_2498 (Medium) Una pescaderíaIMG_2501 (Medium) Los duros hombres y mujeres de la montañaIMG_2502 (Medium) IMG_2504 (Medium)IMG_2620 (Medium) El tren de jugueteIMG_2505 (Medium)

 

Cada vez que las nubes lo permiten disfrutamos de las vertiginosas vistas de las montañas cargadas de árboles alpinos, escondidas plantaciones de té, casas colgantes y templos budistas.

Las pintorescas casas de DarjeejingIMG_2503 (Medium) IMG_2517 (Medium)Ropa secando al sol. Con esta humedad es realmente difícil!!IMG_2530 (Medium) Las vertiginosas montañas con sus plantaciones de té

IMG_2533 (Medium)Nos detenemos en el inmenso Druk Sangak Choling Gompa, inaugurado por el Dalai Lama en 1993, repleto de jóvenes y juguetones monjes tibetanos que se revolucionan al vernos y serenos ancianos que meditan y murmuran sus plegarias mientras hacen girar enormes ruedas de oración.

El Druk Sangak Choling GompaIMG_2532 (Medium)IMG_2529 (Medium)  Elefantes adornando la entrada al monasterioIMG_2518 (Medium) El monasterio bajo un cambiante cieloIMG_2525 (Medium) IMG_2527 (Medium) Detalle de los ornamentos con la cruz esvásticaIMG_2526 (Medium) Las inmensas ruedas de oraciónIMG_2521 (Medium)

Hacemos otra parada en el Batasia Loop donde se encuentra el monumento a los gurkhas caídos.

El monumento a los gurkhas caídosIMG_2536 (Medium)

Y ya en Ghoom visitamos tres monasterios, el Santen Choling Gompa donde pasamos un buen rato entre la compañía de jóvenes monjes en pleno momento de lavado de la colada convertido en toda una diversión.

El Santen Choling GompaIMG_2548 (Medium) Los jóvenes monjes juegas y trabajan con la misma ilusiónIMG_2551 (Medium) IMG_2554 (Medium) IMG_2555 (Medium) El gran Buda en su interiorIMG_2556 (Medium) Una de las estupas en su exteriorIMG_2558 (Medium)

El austero Sakya Choling Gompa con aspecto de fortaleza y el enigmático Yiga Choling Gompa escondido entre una densa niebla. Este último monasterio, construido en 1850 conserva una estatua de 5 metros del Buda Maitreya (Buda Futuro) y unos 300 textos tibetanos que se conservan bellamente encuadernados y guardados bajo llave en unas vitrinas.

Un joven monje nos abre las puertas del templo y nos acompaña por los frondosos alrededores hasta una capilla donde hacen las cremaciones. Se nos pone la piel de gallina cuando descubrimos restos de cenizas y todavía algo de humo en el suelo del recinto, ayer mismo han incinerado a uno de sus monjes.

El Yiga Choling Gompa escondido entre la bruma …IMG_2562 (Medium)… Con el Buda Maitreya en su interior …IMG_2563 (Medium)… Y las ruedas de oración en su exteriorIMG_2571 (Medium)Lugar de las cremacionesIMG_2569 (Medium)Vistas de las colinas con sus casas colgantes y su frondosa vegetaciónIMG_2567 (Medium)

Regresamos a Darjeeling en uno de los muchos jeeps que unen las diferentes poblaciones (10 INR/0,2€ cada uno). Ya en la ciudad visitamos el templo hinduista Dhirdham Mandir y de ahí nos vamos a tomar un té calentito a una elegante confitería con vistas a las siempre brumosas montañas.

Entrada al Dhirdham Mandir con un emocionadísimo estudiante que se quiere sacar una foto con nosotrosIMG_2576 (Medium) El templo Dhirdham MandirIMG_2577 (Medium) IMG_2580 (Medium) IMG_2581 (Medium) Nos tomamos un riquísimo té de Darjeeling en una cafetería con vistasIMG_2614 (Medium)

Al anochecer Darjeeling vuelve a quedarse a oscuras durante unas horas y la lluvia nos obliga a recogernos prontito al hotel.

Posted in India | Leave a Comment »

Frío y niebla en Darjeeling

Posted by chus y xavier en 5 agosto 2010

Hoy hace el típico día de Darjeeling, cielo totalmente cubierto de nubes y una densa bruma que desaparece unos segundos y deja entrever las montañas y plantaciones de té a lo lejos y las musgosas y envejecidas casitas colgando por todas partes hasta que vuelve a quedar todo tapado por esa constante niebla. Las nubes amenazan lluvia pero por suerte se aguanta hasta la tarde.

Darjeeling es una ciudad en el estado indio de Bengala Occidental, se encuentra en los montes Shivalik en la cadena inferior del Himalaya, a una altitud media de 2.134 metros. Su historia está entrelazada con la de Nepal, Bután, Sikkim y Bengala y hasta principios del siglo XIX, el área alrededor de Darjeeling estaba gobernada de forma intermitente por los reinos de Nepal y Sikkim. En 1828, una delegación de la Compañía Británica de la Indias Orientales pasó por la zona y decidió que la región era un lugar adecuado para un sanatorio para soldados británicos. Arthur Campbell fundó allí una ciudad de veraneo. Darjeeling fue anexionado por el imperio británico de la India pocos años después de una discordia entre Sikkim y la Compañía de las Indias en 1849.

Darjeeling es internacionalmente famosa por su industria del té y por el ferrocarril himalayo Darjeeling. Los británicos establecieron plantaciones experimentales de té en 1841, los cultivadores de la región desarrollaron híbridos especiales de té negro y técnicas de fermentación, con muchas de las mezclas consideradas como las mejores del mundo. El ferrocarril himalayo Darjeeling, que une la ciudad con las llanuras, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999 y tiene una de las pocas máquinas de vapor todavía en uso en la India.

Darjeeling tiene varias escuelas públicas de estilo británico que atraen a estudiantes de muchas partes de la India y de países vecinos.

La ciudad, junto con la vecina Kalimpong fue un núcleo importante para la demanda en los años 80 de un estado de Gorkhaland separado, aunque el movimiento separatista se ha reducido poco a poco durante la última década debido a la constitución de un consejo autónomo. Recientemente, la delicada ecología de la ciudad está amenazada por un crecimiento de la demanda de recursos medioambientales derivado del crecimiento turístico y de una mala planificación urbanística.

Vistas desde la habitación del hotelIMG_2467 (Medium)

Hoy es un día de adaptación pues hemos pasado de más de 35℃ a uno 18-20℃ con un nivel de humedad importante, hemos pasado de viajar por las llanuras a estar a más de 2.000 metros de altura, en unas calles sin vacas, sin autorickshaws y rodeados por gente totalmente diferente a los indios prototípicos. Estamos muertos de frío y cada vez que subimos una de las empinadas cuestas que llevan a todas partes nos entra un agotamiento total. Ya no estamos acostumbrados a las alturas!!

Nos acercamos a la plaza principal de la ciudad donde se concentra la población, madres con sus niños, abuelos, vecinos a chafardear y caballos enanos para dar paseos.

Tiendas de camino a la plazaIMG_2479 (Medium) La plaza Chowrasta …IMG_2469 (Medium) … Con la estatua de Bhanu Rhakta AgharyaIMG_2472 (Medium) Vistas a las montañas, como siempre cubiertas de nieblaIMG_2474 (Medium)Una de las empinadas calles del centroIMG_2481 (Medium) El ayuntamiento de estilo inglésIMG_2482 (Medium)Casitas colgando de las montañasIMG_2484 (Medium)  La estación del ferrocarril …IMG_2486 (Medium) IMG_2488 (Medium)… Con una locomotora del tren de vaporIMG_2487 (Medium)

Damos un paseo por la zona del mercado pero todas las tiendas están cerradas pues curiosamente en Darjeeling el jueves es el día festivo.

El mercado, hoy jueves cerradoIMG_2490 (Medium) Un puesto callejero de chai, el té con leche tan típico de IndiaIMG_2489 (Medium)Compramos unos hojaldres. Que ricos que están!!IMG_2492 (Medium)

Regresamos pronto al hotel y las propietarias nos invitan a tomar té en su casa. Aceptamos la invitación y subimos a la última planta del hotel donde tienen una casa súper lujosa, con un salón totalmente acristalado con vistas, aunque tampoco se puede ver nada, y una cocina al más puro estilo occidental. Llevamos más de un mes sin saber lo que es una cocina normal pues generalmente las casitas tienen las cocinas en el patio, cocinas que constan de un pequeño horno de barro para hacer naan y chapatis y una especie de hornillo que funciona con carbón, leña o caca de vaca seca.

Nos invitan a un rico té de Darjeeling y sabrosísimas galletitas tibetanas mientras nos explican que sus padres llegaron del Tíbet cuando ellas eran niñas. No tenían nada, eran emigrantes que lo dejaron todo para mejorar sus vidas y poco a poco fueron mejorando su condición económica. Sus hijas junto con sus maridos comenzaron gestionando un pequeño hotelillo de 4 habitaciones, después 8 y ahora tienen un hotel de 4 plantas, con más de 40 habitaciones y unos 20 trabajadores. Ellas y sus hijos ya son indios de papeles pero su espíritu es tibetano y su religión el budismo. Como ellos hay otros muchos en Darjeeling, de ahí esos rasgos tan diferentes. De Nepal también ha emigrado mucha gente a esta región conocida mundialmente por su té.

Disfrutamos del té con galletas con Tashi y Wongdhu, los hijos de las propietariasIMG_2493 (Medium)

Darjeeling ya casi parece un país diferente y de hecho hay una lucha casi histórica para conseguir la independencia de India. Es por eso que casi todos los edificios muestran orgullosos carteles reivindicativos de Gorkhaland, un estado independiente. Hay una constante inquietud política con respecto a este tema y la gente organiza manifestaciones, declara huelgas, etc de forma casi espontanea pues realmente hay una mayoría evidente de Gurkhas procedentes de Nepal.

Una de las muchas tetarías con el cartel del estado de GorkhalandIMG_2483 (Medium)Carteles que abogan por la independenciaIMG_2621 (Medium)

Durante nuestra hora de té aprendemos más que leyendo libros sobre estas tierras y su gente tan multicultural.

Vistas de Darjeeling desde la habitación al atardecer, las nubes son una constante!!IMG_2495 (Medium)IMG_2495_5 (Medium) IMG_2495_8 (Medium) IMG_2496 (Medium) IMG_2497 (Medium)

Posted in India | Leave a Comment »