Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Archive for the ‘Laos’ Category

De nuevo en la Tierra de las Sonrisas

Posted by chus y xavier en 12 abril 2010

A primera hora nos levantamos y rapidamente vamos al banco a cambiar los Kips que nos quedan por Bahts y hacemos nuestras gestiones en la frontera antes de tomar un pequeño barco que nos acerca en escasos minutos a Chiang Khong, primera población de Tailandia.

Camino a la aduana de LaosIMG_1019 (Medium) Al otro lado TailandiaIMG_1021 (Medium) Cruzamos el MekongIMG_1027 (Medium) IMG_1024 (Medium) IMG_1026 (Medium)

Después de 1 mes y poco volvemos a encontrarnos con la cálida sonrisa de los tailandeses. Nos hacen un visado gratuito por 15 días, justo los que necesitamos hasta que nos vayamos a Myanmar y buscamos una tranquila terracita para tomar nuestro primer desayuno en tierras conocidas.

Chiang khong es una ciudad fronteriza que al igual que su vecina laosiana Huay Xai está bastante falta de encanto; varios templos, guesthouse y restaurantes y ya está. Una ciudad al lado del Río Mekong, la frontera natural con Laos.

Después del desayuno tratamos de buscar un bus hasta Chiang Saen y Mae Sai pero con el tema de las fiestas del año nuevo budista, llamado por estos lares Songkram todo el mundo está más pendiente de lavar a los budas y de echarse agua que de viajar, así que hay muchos servicios suspendidos. Esta es la semana grande de fiestas y ya de buena mañana nos hemos mojado varias veces. Mangueras, cubos pequeños y grandes, pistolas de agua, globos, … Todo vale!! Y cuando ven a un turista se emocionan. Los falang (como así nos llaman por estas tierras) somos el blanco perfecto, pero que se esperen a que dejemos las mochilas, los machacaremos a todos, jeje !!

Como el tema del transporte está muy complicado vamos a lo fácil y tomamos un bus directo a Chiang Rai, la capital del Triangulo de Oro tailandés aunque debería llamarse la capital del Triángulo de Opio pues las tres fronteras que se juntan en la zona (Tailandia, Laos y Myanmar) eran el meollo del opio mundial. En Tailandia supuestamente quemaron todas las plantaciones y está prohibido el consumo de opio, salvo en las tribus de la montaña pero en Laos la cosa no está tan definida y en Myanmar parece ser que el opio mueve una buena cantidad de dinero que va a parar a las arcas del corrupto gobierno. Vamos a ver de que más nos enteramos!!

Nuestra idea era bordear los pueblos fronterizos pero ante la imposibilidad hacemos cambio de planes.

Por 130 THB/3€ los dos, un destartalado bus nos deja en Chiang Rai en menos de 3 horas. Muchos más kilómetros que estos días por el norte de Laos por menos dinero y en menos tiempo. El bus sigue siendo una tartana pero las carreteras a pesar de la multitud de curvas y pendientes están perfectamente asfaltadas. Ni un solo bache!!

En cada población nos llueve un caldero de agua que nos refresca hasta llegar a la siguiente. Nunca conseguimos o queremos cerrar las ventanillas a tiempo pues el agua es la mejor manera de soportar los más de 40 grados de temperatura que llevamos viviendo durante más de un mes.

El autobús nos deja en el centro de Chiang Rai así que en menos de 15 minutos ya tenemos habitación. Una lujosísima por fin con aire acondicionado y baño casi a estrenar por 450THB/10,2€. Nos refugiamos unas horas del sofocante calor y a las 17 horas salimos a hacer nuestro primer sondeo del tranquilo y mojado Chiang Rai. En solo 10 minutos acabamos igual de mojado que las calles por un aluvión de litros de agua que nos caen de todas las esquinas así que nos unimos a la fiesta y nos vengamos de unos cuantos.

Totalmente empapados visitamos el brillante templo de Jet Yot, justo al lado de nuestro alojamiento y nos acercamos al concurrido Night Bazaar donde nos sorprende su enorme tamaño, las cuidadas instalaciones, la cantidad de música en directo y la increíble variedad de comida. Como ha dicho un andaluz que conocimos “ya casi parecen las casetas con la musiquita y los pinchos de la feria de Abril”. Aprovechamos a ponernos las botas a precio de derribo, escuchamos buena música tradicional y versionada.

El templo Jet YotIMG_1029 (Medium) En su interior los budas más dorados de todo el sudeste asiáticoIMG_1032 (Medium)La rica cena, hoy a base de fritangaIMG_1042 (Medium) IMG_1047 (Medium)La música en directo en los espectaculares escenariosIMG_1052 (Medium)

A las tantas volvemos para “casita”. Nos encanta el espíritu nocturno que tienen estos tailandeses. Cada día parece noche de fiesta!!

Anuncios

Posted in Laos, Tailandia | 3 Comments »

Decepción y ruta del infierno

Posted by chus y xavier en 11 abril 2010

Nos levantamos bien temprano y vamos nuevamente al mercado local que a primera hora de la mañana está más concurrido. Podemos ver cómo llegan camionetas y otros vehículos a motor con gente de diferentes etnias para vender sus productos en algún puesto del recinto. La mayoría vende artesanía y todo tipo de hierbas que recogen por el bosque e incluso a orillas de la carretera. De hecho en nuestras largas travesías por las sinuosas carreteras del norte de Laos hemos visto en varias ocasiones a personas agachadas recogiendo y seleccionando hierba y no entendíamos muy bien la finalidad. Ahora todo nos cuadra mejor. Y ya acabamos de entenderlo todo cuando vemos las cartas de los restaurantes o los platos de comida que comen , siempre llevan mucho verde, mucho hierbajo.

La gente se dirige al mercadoIMG_1003 (Medium) IMG_1004 (Medium) La entrada al mercadoIMG_1015 (Medium)El pescado más vivo solo puede encontrarse en el mar o en el ríoIMG_1014 (Medium) IMG_1013 (Medium)

Aprovechamos a comprar provisiones de fruta y después de un buen rato confundiéndonos entre vendedores de todas las razas posibles decidimos irnos de Muang Sing pues creemos que no tiene nada más que aportarnos. Cada vez tenemos más ganas de llegar nuevamente a Tailandia pues esta parte noroccidental de Laos promete más de lo que ofrece.

Volvemos a la terminal de buses, justo al lado del mercado y nuestra guarrísima gueshouse y nos subimos en el primer “cutre” bus que sale para Luang Nam Tha por el que pagamos 20.000 Kips/2€ por persona. Durante el recorrido nos dan unos buenos baños de agua. La gente está eufórica con las fiestas del Año Nuevo y se reúne en cada rincón para lanzar agua a diestro y siniestro. Nos pasamos las 3 horas encerrados en el sofocante y claustrofóbico minibús para de alguna manera evitar los cientos de chaparrones de agua, evidentemente nos mojamos igual pues tanto puertas como ventanas no conocen el cierre hermético y no cierran nada bien.

Al llegar a Luang Nam Tha nos subimos a una sawngthaew hasta la estación central y por suerte y casi por los pelos conseguimos subirnos a las 13:30 al último bus rumbo a Huay Xay el pueblo fronterizo con Tailandia. Pagamos 55.000 Kips/5,5€ por persona y pasamos más de 4 horas y media en manos de un loco que no para de pisar el acelerador incluso en las curvas más pronunciadas. Sin lugar a dudas las peores horas de nuestro viaje. La ruta es una constante sucesión de pronunciadas pendientes y serpenteantes y estrechas carreteras, pasando por infinidad de poblados llenos de gente disfrutando con el agua y animales escapándose de debajo de las ruedas del autobús. Que miedo!! La cara de todos los ocupantes incluida la nuestra está desencajada, el tipo no frena ni en las zonas más transitadas y las señales de límite de velocidad no tiene tiempo a leerlas. Al conductor loco hay que sumarle una carraca de bus inestable y que más bien parece una caja de cerillas y las “pelotas” no se nos bajan de la garganta en las interminables 4 horas y media.

A poco menos de 20 km de Huay Xay nos encontramos un bus volcado y por suerte no vemos ni heridos ni sangre aunque el miedo nos invade por completo. Que ganas de dejar las horribles carreteras del norte de Laos y de volver a Tailandia!!

Por fin ponemos los pies en tierra a las seis de la tarde casi sin dar crédito. Nos juntamos los 6 turistas y pagamos un tuktuk para que nos lleve al centro de Huay Xay. Buscamos una habitación al lado del río por la que pagamos 50.000 Kips/5€ y salimos a cenar algo mientras vemos como en la otra orilla, a menos de 5 minutos en barca nos espera el reino de Siam, nuestra querida Tailandia.

Esperamos que esta sea la última habitación cutre. Que penita que damos verdad!!IMG_1017 (Medium)

Hoy es nuestro último día en Laos. 21 días y medio en un país que supuestamente se conoce en 15 pero a la hora de la verdad son necesarias muchas horas para descubrir un país que se mueve a ritmo de tortuga, un país no apto para estresados.

Por suerte nos adaptamos rápidamente al ritmo trepidante de LaosIMG_9802 (Medium) IMG_9891 (Medium)

Entramos en Laos el 21 de marzo después de una súper odisea en la que comenzamos odiando a sus habitantes. A partir del día siguiente comenzamos a quererlos, a entenderlos y a admirarlos.

En el sur nos mostraron su capacidad de relajación a orillas del río, a medida que hemos ido escalando el país, hasta Luang Prabang hemos ido comprobando su capacidad de superación y sus ganas de hacerse un hueco en el mundo exterior, buenas carreteras, buenos autobuses y una excelente calidad de vida.

Realmente aquí es fácil relajarseIMG_9867 (Medium)

A partir de Luang Prabang la comunicación por carretera se ha hecho por momentos insoportables, larguísimas horas dentro de nuevísimos coches con aire acondicionado o destartalados buses para hacer un máximo de 100 km. La comunicación por el río es arcaica y fascinante.

La largas y duras horas de viaje en destartalados autobuses por el norte de LaosIMG_0960 (Medium) Por río, más de lo mismoIMG_0078 (Medium) IMG_0818 (Medium)

Hemos conocido 2 Laos muy diferentes, el de la sofisticación, la modernidad y el avance hacia el futuro y el Laos más primitivo donde las costumbres milenarias están tan arraigadas como siempre y la gente es simplemente auténtica.

La moderna capitalIMG_0210 (Medium) La auténtica gente laosianaIMG_0863 (Medium)

Al contrario de todo lo que hemos oído y leído creo que podemos decir que Laos no es tan pobre como otros países o por lo menos tan miserable. En el norte del país nos hemos encontrado lo que para muchos sería pobreza y que nosotros vemos como otra forma de vida que todavía es muy ancestral, gente de diferentes etnias llevando a cabo sus costumbres y vistiéndose como siempre al margen de los cánones de moda. Es que Laos es Mucho Laos!!

El Laos más ancestral, con sus remotas aldeas …IMG_0895 (Medium) … Y los duros trabajosIMG_0884 (Medium)

Su vida al lado del Gran Mekong y todos sus afluentes, sus bueyes de agua dándose un chapuzón entre barcas y gente. Campos inmensos de arroz esperando la lluvia para ser cultivados de nuevo y fuegos, muchos fuegos arrasando preciosos bosques y dejando las empinadas montañas totalmente desnudas.

El Gran Río Mekong está presente a lo largo de todo el paísIMG_0734 (Medium) Los tranquilos bueyes de aguaIMG_0739 (Medium) Los campos de arroz esperando las lluvias para ser cultivadosIMG_0865 (Medium) Cenizas de fuegos todavía sin apagarIMG_0958 (Medium)

Si, si!! Laos es mucho Laos. Un país de verdaderos contrastes con ciudades tan cosmopolitas, europeas y culturales como Vientián y Luang Prabang donde el budismo es más que una forma de vida, algo que se sabe con solo ver la gran cantidad de bellos templos. En Laos también hay espacio para otros lugares tan recónditos y ancestrales como Muang Ngoi o Nong Khiaw y otros tan enigmáticos como Phonsavan y sus jarras milenarias.

La estupa dorada en VientiánIMG_0230 (Medium) Reminiscencias coloniales en Luang PrabangIMG_0577 (Medium) IMG_0601 (Medium) Sus preciosos templosIMG_0182 (Medium) IMG_0604 (Medium) IMG_0129 (Medium)Las espectaculares ruinas de ChampasakIMG_0034 (Medium)Las enigmáticas jarras de PhonsavanIMG_0475 (Medium)

Cuevas escarpadas por el tiempo en las gigantescas  montañas de piedra caliza en las que hace solo 50 años miles de personas se refugiaban de los ataques indiscriminados de los americanos.

Las preciosas montañas de Vang ViengIMG_0367 (Medium)  Una de las muchas cuevas refugioIMG_0793 (Medium)

Plantaciones de opio que se prolongaban por el norte, pasando por Tailandia hasta Myanmar siendo el tesoro más codiciado y la fuente de heroína más abundante del mundo. Es que Laos es mucho Laos!!

Casi 22 días en un país sorprendente, vibrante y lento, ideal para disfrutarlo despacio.

Posted in Laos | 1 Comment »

Buscando las tribus de la montaña

Posted by chus y xavier en 10 abril 2010

Nos duelen todos los huesos del cuerpo de la “súper ruta” de ayer pero hemos descansado de maravilla y ya tenemos fuerzas para continuar nuestra odisea por el norte de Laos.

Aprovechamos que estamos cerca de la terminal de buses de “largo recorrido” y nos informamos de los horarios para salir nuevamente a Tailandia.

Con los datos necesarios en nuestro poder nos subimos en una sawngthaew, el taxi típico del sudeste asiático que no es otra cosa que una camioneta con una fila de asientos a cada lado. Las camionetas a veces son grandes y están relativamente bien adaptadas y otras veces son microvechículos en los que vamos hacinados todas las personas y bultos posibles, lo importante es que es un servicio rápido y sin el cual estaríamos perdidos en muchas ocasiones.

La terminal de buses principal como casi siempre está a las afueras del centro del pueblo o ciudad así los conductores de tuktuk y sawngthaew también ganan su dinerillo. En este caso estamos a 10 km de Luang Nam Tha por lo que nos toca pagar 20.000 kips/2€ por acercarnos a la terminal del centro, dejamos nuestras mochilas en una pequeña oficina de venta de billetes y nos pasamos unas horas explorando las desérticas y para nosotros aburridas calles de Luang Nam Tha.

Aprovechamos que hay un restaurante de comida occidental y no dudamos en comernos unos ricos trozos de carne con patatas fritas y salsa de pimienta y queso azul pues no sabemos que nos encontraremos en el próximo destino, después vamos al mercado diurno donde nos encontramos uno más de los muchos mercados que ya hemos visto tantas veces. Más de lo mismo: todo tipo de hierbas, brotes y verduras, entrañas de pollos, cerdos y otros animales y de todo lo que se pueda comer. Por el mercado merodean algunos miembros de tribus de la montaña y los rasgos de la gente comienza a ser más variopinto pues estamos muy cerca de China.

Nos tomamos la magnífica carne. Esto sí que es empezar bien el día!!IMG_0970 (Medium) De camino al mercado los niños nos atacan con las pistolas de aguaIMG_0977 (Medium) El mercado con sus hierbas …IMG_0986 (Medium)IMG_0984 (Medium) … Sus frutas …IMG_0980 (Medium) … Sus infinitos tipos de arroces …IMG_0981 (Medium) … Y sus ricos bichitosIMG_0988 (Medium) IMG_0989 (Medium)En este mercado hay de todo !!IMG_0979 (Medium)Como casi siempre los niños nos saludanIMG_0985 (Medium)

La famosa biblia azul, como muchos llaman a la Lonely Planet, dice cosas maravillosas de este sencillo lugar que a nosotros no nos acaba de entusiasmar.

Parece ser que esta provincia en medio de China y Tailandia alberga un montón de grupos étnicos así que nos vamos a Muang Sing en otro transporte local como el de ayer en el que en lugar de sillas de terraza en los pasillos hay una especie de pequeños taburetes de bambú (mucho más tradicional, jeje). Pagamos 20.000 kips/2€ por persona y en las 3 horas de recorrido disfrutamos del increíble paisaje selvático, las cabañas dispersas por todas partes y la gente con sus ropas típicas cargando a la espalda grandes bultos de leña, niños, etc mientras mascan nuez de areca envuelta en hoja de betel que les deja la boca completamente roja, algo que ya hemos visto en muchas otras ocasiones sobre todo en gente mayor y que la primera vez pensamos que era sangre.

Los cómodos asientos “del medio”IMG_0990 (Medium) Alguno de los pueblos que dejamos atrás durante el recorridoIMG_0992 (Medium)

Al entrar a Muang Sing nos encontramos con un montón de gente que nos recibe lanzándonos agua con cubos e incluso a manguerazo limpio, cada día nos acercamos más a la gran fiesta del agua Pii Mai que son los días 15,16 y 17 y el ambiente comienza a caldearse y el objetivo es que todos acabemos mojados.

Aquí es imposible salir secoIMG_1010 (Medium) IMG_1012 (Medium)

Muang Sing es una minúscula población a solo 20 km de la frontera con China y las influencias del país vecino se captan a simple vista. La gente es muy alegre pero sus rasgos son más fríos y han adaptado las costumbres más guarras como la de escupir en todas partes. El colmo del escupitajo se hace evidente en las habitaciones de las guesthouse pues de manera casi normal las paredes a ambos lados de la cama muestran síntomas de “moco seco”. Qué asco!! Qué guarros que son estos chinos !! En los autobuses van escupiendo constantemente por las ventanas e incluso lo hacen entre sus pies y los del vecino por lo que siempre hay que estar a alerta, pero lo de las habitaciones no tiene nombre!! Se nos pasan las ganas de conocer ese país!!

Esta noche nos toca dormir en una de esas marcadas habitaciones por a saber cuántos guarros chinos, pagamos 40.000 kips/4€, precio estándar en el norte de Laos, dejamos la mochilas y salimos a pasear por las pocas calles de Muang Sing. Buscamos el mercado local donde nos encontramos diferentes mujeres de la tribu Akka, ataviadas con sus característicos cascos de cuencas y adornos plateados, se dedican a vender artesanía y suvenires a los escasos turistas. Acabamos simpatizando con una divertidísima anciana que consigue seducirnos con sus pulseras así que acabamos comprando unas cuantas.

El museo de las tribus, por desgracia es sábado y está cerradoIMG_1006 (Medium) Los pequeños se quieren fotografiar con nosotrosIMG_1005 (Medium)Comprando las pulseras a la anciana AkkaIMG_0995 (Medium)No podemos resistirnos a probar el gorro. Por supuesto no lo compramos!!IMG_0998 (Medium)Todos los niños se acercan a mirar. Vaya alboroto!!IMG_1000 (Medium)

La tribu Akka es de origen tibetano y sus miembros tienen una estatura más bien pequeñita y quizá sea el grupo más pobre tanto de Laos como de Tailandia. También conversamos con una chica Hmong que evidentemente está interesada en vendernos pañuelos, chaquetas, pulseras, … cuando se convence de que no vamos a comprar nada se queda igualmente un buen rato hablando con nosotros.

Estos días, sobre todo durante nuestros entretenidos traslados de un pueblo a otro y en el mercado de Luang Prabang hemos ido viendo muchos miembros de esta maltratada tribu con sus sencillas chaquetas negras y las mujeres con un característico moño recogido en lo alto de la cabeza y adornado con una gran pieza metálica. Los Hmong proceden del sur de China y se encuentran muy arraigados sobre todo en el norte de Tailandia donde constituyen el segundo grupo tribal más importante.

Parece ser que aquí en este apartado punto del mundo hay hasta 23 minorías étnicas diferentes en el interior de las montañas pero para acceder a ellas hay que embarcarse en excursiones de 2 días como mínimo y ni nosotros tenemos muchas ganas ni las agencias se ven muy interesadas ya que los pocos lugares que hay para organizar excursiones no dan ninguna confianza, tienen informaciones anticuadas y parece como si no hubiesen montado ninguna salida desde hace meses pues sus tablones de anuncios reclaman gente para completar grupos para salidas en días ya pasados.

Definitivamente preferimos descubrir el innumerable mosaico de rasgos que configuran los mercados y calles de Muang Sing, otrora personas pertenecientes a algunas de las muchas etnias y que hoy día se confunden con el resto de la población. Nos reservamos el contacto con las tribus de la montaña para Tailandia que aunque lo venden como más comercial y teatrero seguro que los guías tienen más ganas de perderse en la selva. Igualmente esperaremos a que llueva un poco y que los campos vuelvan a ser verdes.

Posted in Laos | 2 Comments »

Hacia “las tribus” de Luang Nam Tha

Posted by chus y xavier en 9 abril 2010

Un poco a nuestro pesar y con el tiempo en nuestra contra dejamos el recóndito pueblecillo ribereño con sus gentes aseándose y jugando en el río y un bullicioso mercado local que no ha hecho más que empezar.

El agitado mercado localIMG_0950 (Medium) IMG_0952 (Medium) Un merecido descanso en el duro trayecto hasta el ríoIMG_0953 (Medium)

Volvemos a subirnos en una de las muchas barcas de popa larga y descendemos el río salvando algunos de los rápidos gracias a la habilidad de los expertos barqueros. Una vez más el río nos depara grandes sorpresas, preciosos barcos cargados de laosianos que se preparan para las regatas, señoras navegando en improvisadas barcas hechas con artillería reciclada, más bueyes refrescándose, más buscadores de oro y cientos de pescadores utilizando las técnicas más ancestrales y más rudimentarias de pesca. Tras una hora de recorrido y 20.000 kips/2€ por persona estamos nuevamente en Nong Khiaw.

Alguna de las barcas hecha de bombas recicladas

IMG_0822 (Medium)

Buscamos un transporte hasta Udomxai y con mucha suerte conseguimos reunirnos 6 personas que vamos en la misma dirección. Ha faltado nada para quedarnos un día más en Nong Khiaw pues como es temporada baja hay tan pocos turistas que se cancelan muchas rutas en espera de llenar un mínimo de plazas. Ayer una conocida del viaje ha tenido que regresar a Luang Prabang en bus pues solo había 2 personas para bajar en barco. Es una pena pues se ha perdido una experiencia increíble. Nosotros por ahora vamos teniendo mucha suerte.

Por 40.000 Kips/4€ cada uno disponemos de una furgoneta de súper lujo que nos deja en Udomxai en aproximadamente 3 horas. 6 turistas y el pobre conductor que en cada uno de los millones de baches sufre por su impecable vehículo. Con estas carreteras tan desastrosas es imposible ir a más de 20 km por hora durante casi todo el trayecto y los vehículos se mantienen nuevos solo los 2 primeros meses.

La ruta como ya viene siendo habitual no tiene desperdicio y gracias a la poca velocidad podemos admirar más detenidamente el quemado paisaje, las humildes poblaciones y sus más humildes pobladores que nos saludan como si fuésemos el Rey mismo.

Con suerte llegamos a Udomxai a las 15 horas así que tenemos tiempo a subirnos en el último bus local rumbo a Luang Nam Tha.

Por fin tenemos la ocasión de vivir la verdadera experiencia del transporte más popular de Laos, un pequeño, viejo y destartalado bus con unos estrechos y minúsculos asientos nos lleva a nuestro último destino en el largo día de hoy.

El pequeño y destartalado busIMG_0960 (Medium)

Hoy por fin podemos ver con nuestros propios ojos como a falta de más asientos el pasillo se convierte en una improvisada hilera de sillas de terraza donde la gente se acomoda como puede. Nosotros tenemos la gran suerte de ir sentados en los “mullidos” asientos al lado de la ventanilla. Pagamos 35000 kips/3,5€ por nuestro reducido espacio y nos pasamos más de 5 horas dando tumbos y chupando polvo en la ruta más intransitable del mundo.

Los asientos extra. Que comodidad!!IMG_0962 (Medium)

Los chinos han financiado la construcción de una nueva carretera y entre las máquinas, las piedras, las vacas, los perros y las gallinas es imposible ir a más de 5 km por hora, límite insuperable hasta ahora.

Totalmente sudados y polvorientos llegamos ya de noche a la terminal de buses de Luang Nam Tha, muy cerca hay un cutre hospedaje de carretera así que no nos lo pensamos dos veces. Por hoy ya hemos tenido suficiente!! Necesitamos comer algo, una buena ducha y una cama para poder pasar la noche. Por 40.000 Kips/4€ tenemos una anodina habitación con todo lo necesario y justo al lado unos restaurantes al más puro estilo oriental, con sus característicos aromas que en vez de abrir el apetito quitan el hambre, suerte que también hay unas pequeñas tiendecitas donde compramos unos panes y unos quesitos “La vaca que ríe”, suficiente para saciar el apetito.

Posted in Laos | Leave a Comment »

Laos profundo: Nong Khiaw y Muang Ngoi Neua

Posted by chus y xavier en 8 abril 2010

Sin ganas, sin fuerzas y sin ánimo nos movilizamos intentando asimilar una pérdida que nos esperábamos pero para la cual nunca se está preparado del todo. Solo nos alegra pensar que el domingo hemos podido hablar con Luiña a través de Edu. Mil gracias por estar con ella hasta el final!!

A las 7:30 am comenzamos a caminar por las todavía dormidas calles de Nong Khiaw. Vamos viendo como el sol vuelve a asomarse de entre las montañas y como el río poco a poco va cobrando vida.

El dormido y brumoso Nong KhiawIMG_0784 (Medium) IMG_0785 (Medium) Las casas con sus súper parabólicas. Que no falten!!IMG_0786 (Medium)

Tras unos 3 km de caminata llegamos a Tham Pha Thok, unas cuevas esculpidas por la naturaleza en el interior de una montaña de piedra caliza y donde los lugareños se refugiaron durante la Segunda Guerra de Indochina.

Las montañas donde se encuentran las famosas cuevasIMG_0788 (Medium)

IMG_0801 (Medium) El acceso a las cuevas es a través de un rústico puente de bambú que atraviesa un pequeño riachuelo. Supuestamente hay que pagar por la entrada 10.000 Kips/1€ pero es tan temprano que no hay absolutamente nadie en los alrededores.

El rústico puente de bambúIMG_0790 (Medium)IMG_0807 (Medium) La moderna entrada a las cuevasIMG_0793 (Medium) El interior de la cuevaIMG_0797 (Medium)Las vistas de los campos con sus bueyesIMG_0798 (Medium)IMG_0803 (Medium) Unas segundas cuevas IMG_0800 (Medium)La última mirada atrásIMG_0809 (Medium)

De regreso al pueblo vamos encontrándonos con niños y niñas con sus uniformes camino del cole y los lugareños comenzando sus quehaceres diarios. Una abuela nos llama para que le compremos una enorme araña que tiene en una bolsa de plástico, su nieto nos enseña como adiestra a las cucarachas y otros niños se saltan el cole y juegan a un improvisado billar con unas enormes canicas. Los gallos cantan alocados y los cerdos con su manada de cerditos se pasean en los alrededores de las humildes casitas de madera.

La araña de la abuela. Será la comida de hoy!!IMG_0813 (Medium)Los niños juegan al billar de canicasIMG_0811 (Medium)Otros corren con la bicicletaIMG_0815 (Medium)

Volvemos a la gueshouse, nos damos una ducha de agua fría y con nuestras mochilas al hombro vamos al embarcadero en busca de un barquito que nos suba a Muong Ngoi Neua. A las 10:30 nos embarcamos en un abarrotadísimo barquito que por 20.000 Kips/2€ cada uno nos deja en nuestro próximo destino. El breve recorrido de una hora río arriba es igual de mágico que el de ayer. La vida se desarrolla a sus orillas y estos días especialmente hay mucho más movimiento de lo habitual pues se aproxima el Año Nuevo Lunar conocido como Pii Mai y se organizan regatas por el río y todo el mundo se moja con lo que sea, desde pistolitas de plástico hasta cubos de agua y enormes mangueras.¨

Últimas vistas de Nong KhiawIMG_0816 (Medium)El flamante barco IMG_0818 (Medium) La vida continua en los alrededores del ríoIMG_0821 (Medium) IMG_0823 (Medium)

Durante el trayecto podemos ver como unos fornidos laosianos mueven sus remos a ritmo de silbato alcanzando en sus relucientes barcas una velocidad superior a nuestra lenta barquita a motor.

A las 11:30 desembarcamos en el animado embarcadero de Muang Ngoi, una aldeíta tradicional donde solo hay corriente eléctrica de 18:30 a 21:30.

El río a su paso por Muong Ngoi NeuaIMG_0824 (Medium)

Nos alojamos en una enorme y preciosa cabaña a orillas del río por la que pagamos 40.000 Kips/4€ y salimos a explorar la zona a la sombra de las escarpadas y kársticas cumbres.

La bonita cabañaIMG_0828 (Medium)IMG_0949 (Medium) La calle principal de Muong Ngoi NeuaIMG_0831 (Medium)Finalizando los barcos a toda prisaIMG_0830 (Medium) Las fascinantes montañas y algunos de los pocos verdes pradosIMG_0832 (Medium)

Caminamos entre densos bosques y secos campos de arroz hasta que llegamos a un riachuelo donde una amable señora nos cobra 10.000 Kips/1€ por persona para adentrarnos en la espectacular cueva de Tham Kang donde la temperatura es súper fresca. Nos mojamos con la fría agua del río que atraviesa la gruta y recuperados del calor extremo seguimos hasta la aldea Ban Nai.

El denso bosqueIMG_0840 (Medium) Alguno de los pocos campos de arroz aún verdesIMG_0838 (Medium) IMG_0841 (Medium) Las mariposas nos acompañan a lo largo del caminoIMG_0839 (Medium) IMG_0837 (Medium) La entrada a la cueva de Tham KangIMG_0843 (Medium) El interior de la cuevaIMG_0854 (Medium) IMG_0846 (Medium)

En el camino nos encontramos dos chicos del lugar que vienen de comprar un bonito gallo de uno de los mercados de la zona. Nos comentan orgullosos que han pagado 100.000 Kips/10€ por el apuesto gallo, un regalo para uno de sus hijos. En Laos los gallos y gallinas están muy valorados y los niños los tienen como mascotas. No es difícil ver a la gente paseándolos en la moto o con ellos en brazos haciéndoles caricias. De vuelta a casa se han parado a hacer un poco de caza y han conseguido una buena presa que ya llevan totalmente despellejada y limpia, lista para la cena. No conseguimos averiguar de qué animal se trata pero debe ser muy rica su carne pues cada persona que se cruza en nuestro camino mira con asombro, admiración y un poco de envidia al cazador que cada vez se siente más orgulloso.

Continuamos el camino cruzando un ríoIMG_0842 (Medium) IMG_0859 (Medium)IMG_0913 (Medium)IMG_0915 (Medium) Los aldeanos con el gallo y la cazaIMG_0863 (Medium) IMG_0864 (Medium) Los campos de arroz esperando a ser nuevamente cultivadosIMG_0865 (Medium) IMG_0866 (Medium) IMG_0873 (Medium) IMG_0875 (Medium)

Ellos continúan su triunfal caminata hasta Huay Bo y nosotros nos quedamos en Ban Na, una alegre aldeíta llena de niños correteando por todas partes y salpicándose con el agua de las muchas fuentes del lugar.

La auténtica aldea de Huay BoIMG_0877 (Medium) Los artesanales telaresIMG_0876 (Medium) Animales por todas partesIMG_0894 (Medium) El protegido huertoIMG_0901 (Medium)

Pasamos un agradable rato entre los lugareños que nos sonríen y saludan amablemente y regresamos a Muang Ngoi para ver el atardecer desde la terraza de uno de los restaurantes al lado del río.

Los más pequeños quieren que les hagamos fotosIMG_0899 (Medium) IMG_0898 (Medium) Otros picarones vienen a mojarnosIMG_0879 (Medium)IMG_0900 (Medium) Un niño posa orgulloso con su mascotaIMG_0889 (Medium) IMG_0888 (Medium)Los mayores continúan con su duro trabajo, … IMG_0884 (Medium)

IMG_0885 (Medium)… Mientras los pequeños recogen brotes para la cenaIMG_0893 (Medium) IMG_0895 (Medium) IMG_0897 (Medium) La gente nos saluda a nuestro pasoIMG_0902 (Medium) IMG_0892 (Medium)Volvemos atravesando más y más campos de arrozIMG_0904 (Medium) La puesta de sol comienza ante nuestros maravillados ojos …IMG_0903 (Medium)… Los bueyes se relajanIMG_0905 (Medium)IMG_0907 (Medium) Volvemos a cruzar el río …IMG_0917 (Medium) … Y descansamos un poquito del largo recorridoIMG_0922 (Medium) El atardecer entre las montañas de Muang NgoiIMG_0923 (Medium) IMG_0924 (Medium) Finalmente disfrutamos de los últimos rayos de sol desde una terraza a la orilla del ríoIMG_0935 (Medium) IMG_0925 (Medium)IMG_0928 (Medium) La vida en el río nunca se acaba. Barcos, gente aseándose, …IMG_0937 (Medium) IMG_0931 (Medium) IMG_0939 (Medium) IMG_0941 (Medium) IMG_0943 (Medium)

Cuando comienza a oscurecer totalmente, a las 18:30 en punto se encienden las escasas bombillas de la zona, las neveras y congeladores vuelven a funcionar y se escucha la música que se escapa por alguna ventana. A las 21:30 desaparece la luz y con ella la vida en Muang Ngoi, lo único que se escucha es el sonido de la naturaleza, ideal para dormirnos antes de lo habitual. Afortunadamente en estos pueblecillos del norte de Laos por la noche refresca bastante y no es necesario el ventilador, eso que por el día el calor se hace casi insoportable. Es el último mes de la temporada seca y antes de la llegada de las lluvias la temperatura se dispara y los campos salvo raras excepciones están completamente secos y un polvo rojizo lo invade todo.

Posted in Laos | 1 Comment »