Perdidos por el mundo

CAMINS… de una galega y un català

Archive for the ‘Myanmar’ Category

Adiós Myanmar

Posted by chus y xavier en 13 mayo 2010

A las 5:30 am dejamos el hotel y en las aún tranquilas calles buscamos un taxi que por los últimos 4000 Kyats/3,2€ que nos quedan nos lleva a la terminal.

Como somos turistas, dentro del pequeñísimo aeropuerto no pasamos por ningún control mientras que a los pobres birmanos los cachean sin dejar ni un rincón sin tocar. Que desigualdad con los suyos!! Pagamos los 10US$/7,7€ cada uno de impuestos de salida y por fin estamos en el área internacional.

A las 8:30 dejamos esta dura parte del viaje que nos ha hecho reflexionar casi cada día y en el que hemos perdido unos cuantos kilos pues más de una vez se nos ha cortado el apetito.

Al llegar a Bangkok volvemos a poner el reloj en marcha, volvemos al mundo real, al 2010.

Mañana a las 6:15 am sale nuestro avión con rumbo a Bali así que decidimos pasarnos el día en el aeropuerto y trabajar en el blog tanto como podamos, hemos vuelto al mundo de las libertades!!

Trabajando en el blogIMG_3166 (Medium)

Contactamos con la familia y al contrario de lo que pensábamos las horas se pasan volando. El ajetreo y el ir y venir de aviones cargados de pasajeros se calma y la paz reina de nuevo al anochecer por lo que nosotros al igual que otros viajeros buscamos un rincón tranquilo para dormir un poco.

Hoy hemos cerrado la página de otro país. Sin duda el país más difícil en el que hemos estado y mucha culpa de eso la ha tenido el insoportable calor que nos ha acompañado cada día. Hemos tenido que acostumbrarnos de un momento para otro a más de 43°, se nos han quemado los pies en muchas ocasiones y casi no hemos hecho pis en 17 días, nuestro cuerpo necesitaba toda el agua que bebíamos.

Myanmar o Birmania es la Bolivia de Sudamérica pero elevada a la décima potencia. Muchos se preguntan si vale la pena ir por cómo está la situación política pues hay una especie de dilema en el que se piensa que si se va se siguen engrosando las arcas de los militares pero en el que también se piensa que si no se va los birmanos acabarán aislados completamente del mundo y la gente de a pie será todavía más pobre. En este sentido es mejor ir y viajar por libre dejando lo poco o mucho que gastemos repartido entre el mayor número posible de personas.

Al margen de este dilema nosotros también nos preguntamos si vale la pena ir en el aspecto más amplio de la pregunta pues paisajísticamente no tiene nada que no tengan otros países y salvo el Lago Inle con sus verdes campos de arroz, jardines flotantes y barqueros que reman con su pie, los grandes templos construidos a lo largo y ancho de todo el país desde el fervor más religioso queda poco por conocer. Mandalay no tiene nada de especial y su colina tampoco, Bago es otra empobrecida ciudad donde solo los templos se conservan más o menos nuevos, Monte Popa para los no budistas ni animistas es una montaña alta con vistas, Moniwa, Pakoku, … más de lo mismo.

Barqueros y jardines flotantes en el lago InleIMG_2858 (Medium) IMG_3011 (Medium)Los más de 4000 templos de BaganIMG_2709 (Medium)La Shwedagon Paya en YangónIMG_1937 (Medium)

Pero Myanmar está llena de birmanos, personas sumamente inocentes y sencillas, aisladas medio siglo con respecto al resto del mundo, que merecen la pena que los conozcamos. Por desgracia nadie sabe cómo sería esta gente si su país estuviese como su vecina Tailandia, Malasia, Laos o incluso Camboya, pero está claro que si para encontrar gente tan servicial, familiar y amorosa hay que pagar el precio que ellos están pagando es mejor conformarse con la gente de nuestro mundo real pues al final los birmanos son una utopía para nosotros.

Sin los birmanos estos 17 días hubieran sido una pesadilla pero gracias a ellos, a su amabilidad y ayuda hemos podido llegar a todos los lugares que nos propusimos, hemos participado de su fiesta más importante en la pagoda más emblemática de Myanmar donde nos enseñaron a entender un poco más su cultura y devoción religiosa, lo único que nadie puede robarles.

En estos 17 días hemos compartido horas de ruta, restaurantes, oraciones y hambre. Nosotros nos vamos a nuestro mundo idílico y todas esas personas que se han colado de alguna manera en nuestros corazones seguirán con sus vidas de futuro incierto. Ojalá pronto reine la libertad en ese país.

Anuncios

Posted in Myanmar, Tailandia | 2 Comments »

El tren a Yangón

Posted by chus y xavier en 12 mayo 2010

Nos levantamos bastante temprano y después del desayuno probamos suerte en la terminal de buses para intentar comprar un billete para Yangón pero una vez más nos encontramos con el omnipresente “tío chulo” de ayer así que solo por fastidiar (pues se tenía muy creído que finalmente íbamos a comprar el billete al precio que fuera) nos subimos a una camioneta rumbo a Kyaikto por la que pagamos 500 Kyats/0,4€ cada uno. Nuestra intención era subirnos en uno de los muchos buses que pasan por esa localidad rumbo a Yangón, algunos de ellos incluso vienen desde Kimpun pero casualmente en la camioneta coincidimos con un amable señor que vive en Yangón y que se baja en Kyaikto para coger un tren. El hombre que es segundo oficial del ejército birmano y que ha viajado por casi todo el mundo habla un buen inglés y nos convence para que probemos la experiencia del tren.

Como los ferrocarriles pertenecen al gobierno nunca nos hemos planteado usar este medio de transporte ya que hemos preferido utilizar transportes locales como autobuses, microbuses, camionetas, motos, taxis, carros de callallo, etc. para que nuestro paso por el país ayude un poco a la gente de a pie pero la distancia entre Kyaikto y Yangón no es mucha, el precio no es exagerado y, lo más importante, así también podemos sentir la experiencia del tren en el Sudeste Asiático.

Bass, nuestro amigo el oficial nos acompaña en todo momento haciendo un papel de protector que ciertamente agradecemos. Nos lleva a la ajada oficina donde se compran los billetes y él como es del ejército muestra su documentación y paga menos, nosotros como somos extranjeros tenemos que pagar en dólares pero es muy posible que al ir con él hayamos pagado menos que si viajásemos solos. Pagamos 4US$/3,1€ por persona más 500 kyats/0,4€ para la gestión, o de propina, o de no sabemos para que. El tema es que nos sale muchísimo más barato que el bus que nos querían vender en Kimpun y lo mejor de todo es que nos dejan en el mismo centro de Yangón y evitamos la terrible terminal donde hay cientos de buses y miles de taxis intentando convencerte para llevarte a alguna parte.

El tren es casi tan viejo como el país pero tiene el encanto que tienen todos los trenes, esa aura romántica y entrañable. Al contrario de lo que creíamos va lleno de gente de toda condición social y económica y en los pasillos no paran de ir y venir vendedores de comida, bebida e incluso tabaqueras que también venden la nuez de areca.

El viejo trenIMG_3155 (Medium)

Nuestro protector ocupa el mismo vagón que nosotros y nos habla de su país con un poco de pena y con un mucho de vergüenza. A veces creo que utiliza las metáforas para intentar explicar no sabemos qué pero en general todo nos suena a justificación. Lo que está claro es que estar del lado de los malos es todo un negocio pues este hombre  que ha viajado por cientos de países; en España ha estado en Canarias, Andalucía y Cataluña, y hasta hace unos años cobraba 5.000US$/3.850€, ahora han recortado los salarios y solo cobra 3.500US$/2.700€, una súper pasta!! Y además se dedica a la compra-venta de vehículos. Un birmano de a pie no puede imaginarse ese dinero más que en sueños. Lo que es cierto es que muchos malos son también buenas personas aunque hayan elegido el lado oscuro.

Mientras el oficial echa sus cabezaditas disfrutamos del lento paisaje desde la ventanilla abierta del tren. Volvemos a ver el mismo tipo de casitas, humildes cabañas de bambú, campos secos de arroz, perros vagabundos, mujeres y hombres en sus labores cotidianas o simplemente bajo una sombra y niños, muchos niños al lado de las vías saludando, seguro como cada día a la misma hora, a los pasajeros del tren que les lanzan fruta, botellas vacías de agua, …

Pronto descubrimos que esto es algo así como un ritual, una rutina que estos pobres y harapientos niños repiten cada día a la misma hora así que nosotros participamos en la medida en que podemos de ese ritual y les lanzamos galletas y jabones, algo que seguro les sorprenderá y alegrará aunque tenemos que conformarnos con imaginárnoslo pues para cuando recogen las cosas el tren ya se ha alejado y nos vamos con la satisfacción de hacer por un momento felices a algunos de esos pobres niños. Pocos turistas deben pasar por estos sitios.

Las humildes cabañas de bambúIMG_3156 (Medium) Y sus humildes habitantesIMG_3161 (Medium)

Mañana nos vamos de Myanmar convencidos de que la injusticia está escrita con letras mayúsculas en este país, convencidos de que uno nunca está lo suficiente preparado para asimilar tanta miseria pero también más convencidos que nunca de lo afortunados que somos, no solos por el viaje que estamos haciendo sino por haber nacido donde hemos nacido y de ser hijos de la democracia.

En menos de 5 horas llegamos a Yangón y nos despedimos de Bass que es atento con nosotros hasta el último momento, nos indica la dirección en la que debemos ir para llegar a la Sule Paya (ahí está nuestro hotel) y cada uno prosigue su camino.

En Yangón hace el mismísimo calor de siempre y también como siempre no hay luz así que los generadores siguen calentando aún más el ambiente con su inconfundible atronador ruido de motor viejo.

Una iglesia católica en YangónIMG_3162 (Medium)

En el hotel nos reciben como a viejos amigos y nos dan la misma habitación que hace 15 días por el mismo precio 23US$/17,7€. Sobre todo nos recomiendan no ducharnos hasta que pase una hora pues parece ser que con este calor se está muriendo mucha gente de muerte súbita después de la ducha. Obedecemos los consejos y nos atemperamos antes de la ducha.

Volvemos a recuperar todo el equipaje pues por suerte nos han guardado la mochila de Xevi y otras cosas y hemos viajado solo con la mía y otra más pequeña lo cual nos ha permitido movernos con más agilidad en este país donde los medios de transporte son una odisea y el calor insoportable. Rehacemos las mochilas y al anochecer, cuando el sol se esconde salimos a dar nuestro último paseo por la envejecida ciudad y volvemos a subirnos a la Torre Sakura para tomar unos ricos y caros batidos, mientras disfrutamos de las vistas desde las alturas con la imponente e iluminada Shwedagon Paya.

Haciendo un poco el pijo en la Torre SakuraIMG_3163 (Medium)

Posted in Myanmar | 1 Comment »

Golden Rock, la roca sagrada

Posted by chus y xavier en 11 mayo 2010

Hoy dejamos bien temprano el clima atorrante de Bago, donde respirar es físicamente imposible.

Nos dirigimos al último lugar en este nuestro peregrinaje budista por Myanmar, la Golden Rock (Roca Dorada). Para ello nos subimos en una de las muchas camionetas que se dirigen a Kyaikto, lugar donde se encuentra la famosa roca. Pagamos 1500 kyats/1,2€ por persona y nos pasamos más de tres horas compartiendo los largos y duros asientos de la destartalada camioneta con lugareños que se van subiendo y bajando durante el recorrido a través de los pintorescos pueblecillos que quedan entre Bago y Kyaikto.

El último tramo del viaje lo realizamos solos por lo que pactamos con el conductor para que nos deje en Kinpun (500Kytas/0,4€ por persona) una pequeña aldea, punto de partida para salir a visitar la Golden Rock.

Conocida como “La Roca de Oro” (Golden Rock), esta famosa Pagoda legendaria se encuentra a unos 160 km de Yangon. Está situada en la ladera de una montaña casi al borde del abismo. Se encuentra en Kyaikhto, en el estado Mon, en una colina que se eleva 1100 metros sobre el nivel del mar.

La leyenda cuenta que el rey Tissa recibió un pelo de Buda de un viejo ermitaño pero el regalo implicaba la promesa de la construcción de una pagoda en una piedra redonda que se asemejaba a la cabeza del ermitaño. Tal piedra fue encontrada en el fondo del mar y fue llevada hasta la montaña. Esa es la explicación de su aparente inestabilidad. La pagoda fue llamada Khyaik-ei-thi-yo, que en la lengua de Mon significa la "pagoda de cabeza de un ermitaño". Más adelante se conocería como la pagoda de Kyaikhtiyo. En la actualidad existe la creencia de que quien hace 3 años consecutivos de peregrinación a la pagoda, tendrá prosperidad y éxito en la vida. Eso explica el gran número de peregrinos que recibe la pagoda, especialmente desde finales de los monzones hasta octubre.

En Kinpun hay varios restaurantes de mala muerte y unos cuantos alojamientos, como solo vamos a quedarnos esta noche dejamos las exigencias a un lado y nos quedamos en una sencilla cabaña a precio un poco inflado para lo que es (10US$/7,7€) pero este pueblo está enfocado a los turistas que vienen a ver la roca y pronto nos damos cuenta que casi todo está monopolizado. La única forma de subir al monte donde se encuentra la Roca Dorada es en unos enormes camiones descapotables con estrechísimas hileras de asientos en horizontal. Su precio, un verdadero robo teniendo en cuenta los precios del transporte en este país 3000 Kyats/2,4€ los dos por menos de 30 minutos. Lo peor de todo es que cada 15 minutos sale un camión cargado de turistas y devotos de todo el país que pagan lo mismo que nosotros.

Los incomodísimos camionesIMG_3153 (Medium) IMG_3152 (Medium)

Como la razón por la que hemos venido a este punto del país es para ver la Golden Rock decidimos hacerlo cuanto antes. Nos subimos a uno de esos incómodos camiones y subimos una escarpada montaña cubierta de una frondosísima vegetación tropical, paramos en diferentes puntos donde una especie de oradores sueltan unos sermones y la gente les da dinero a cambio y en menos de 30 minutos llegamos a una enorme explanada, también llena de camiones, restaurantes y cientos de hombres con camisa azul al lado de unas sillas portátiles. Estos resistentes hombres son porteadores que suben a la gente hasta la roca. Que inhumano nos parece!!

Antes de emprender nuestra ardua caminata nos quedamos “anonadados” cuando llega otro camión cargado de monjes y japoneses. Pensamos, inocentes nosotros, que esta gente viene a hacer su devoto peregrinaje hasta la Roca. Ingenuos que somos!! Resulta que cada uno de los monjes y japoneses gordos y flacos, altos y bajos, jóvenes y mayores se sienta en uno de esos palanquines y cuatro hombres de camisa azul colocan sobre sus hombros los troncos de bambú que sostienen cada una de las sillas y suben en un verdadero calvario a esos “seres tan devotos”. Vaya ejemplo!! De repente se nos pasan las ganas de conocer tan emblemática piedra. Que rabia!!

Los monjes se preparan para la dura caminataIMG_3096 (Medium) Inhumano. Que devoción!!IMG_3100 (Medium) IMG_3101 (Medium) IMG_3102 (Medium)

Decidimos hacer un último esfuerzo, olvidarnos de lo que hemos visto y caminamos durante casi una hora por la cuesta más empinada que hayamos caminado nunca. La Lombard Street en San Francisco es una broma al lado de estas interminables cuestas. Pobres porteadores!! La única ventaja de este esfuerzo son las vistas que se obtienen desde la altura.

Las vistas desde lo alto de la montañaIMG_3106 (Medium)Modernos prismáticos para no perderse detalle de los alrededoresIMG_3110 (Medium) Una falsa roca preludio de la Golden RockIMG_3103 (Medium) Elementos religiososIMG_3108 (Medium)

Antes de entrar en el recinto hay un control donde los turistas tenemos que pagar 6US$/4,6€ (6US$/4,6€ es muchísimo dinero en Myanmar, pero ya sabíamos que aquí sí que tendríamos que pagar). Con nuestra acreditación verde de turistas paganinis colgada del cuello por fin podemos hacer los últimos metros para contemplar la Golden Rock, una enorme roca que reposa en lo alto de otra enorme piedra en un precario equilibrio casi milagroso.

Primeras vistas de la Golden RockIMG_3147 (Medium) IMG_3146 (Medium)

Solo los hombres tienen el privilegio de atravesar un pequeño puentecillo que permite acercarse a la Roca y tocarla. Grupos de hombres, niños y monjes cubren la piedra constantemente con el dorado pan de oro, de ahí que la roca tenga ese color oro.

Me acerco y toco la roca. Soy un privilegiado!!IMG_3113 (Medium)Monjes y devotos incrustan más y más pan de oroIMG_3133 (Medium) La roca se aguanta de milagroIMG_3136 (Medium)

IMG_3134 (Medium) Nos damos una vuelta entre los diferentes templos, disfrutamos de las increíbles vistas del horizonte y de la imponente Roca desde todos los costados mientras nos rozan minúsculos fragmentos de pan de oro que se desprenden de la Roca por la acción del viento.

Retratamos la Roca desde todos los ángulosIMG_3123 (Medium)IMG_3125 (Medium) IMG_3126 (Medium)IMG_3132 (Medium) Muchos monjes también son turistasIMG_3140 (Medium) IMG_3135 (Medium)

Una vez vista y revista damos por concluido nuestro peregrinaje “no religioso” por Myanmar, ahora ya estamos preparados para El Camino de Santiago!!

Descendemos la terrible montaña y nos cruzamos con más pobres porteadores cargando más personas hasta la cima.

Las mujeres cargan, como mulas, con ladrillos para el temploIMG_3107 (Medium)IMG_3149 (Medium)

Al llegar a la explanada volvemos a subirnos en otro abarrotado camión, pagamos otros 1500 Kyats/1,2€ cada uno y casi de noche llegamos a Kinpun donde como en el resto del país tampoco hay luz. La reservan toda para iluminar la Roca de noche.

Vamos a la terminal de buses a sondear los precios y horarios para salir mañana para Yangón y nos encontramos el mismo chico que nos alquiló la cabaña y que también está en los pocos bares que hay. No sé cómo se lo hace pero está en todas partes para sacarse una comisión con nosotros, los únicos turistas extranjeros que no venimos en viaje organizado. Lo conocemos muy poco pero nos cae muy mal, es un chuleta, y nos pide un precio desproporcionado para el bus a Yangón. Debe pensar que hemos llegado ayer a su país y lo que no sabes es que ya nos vamos en 2 días!!

Realmente estamos bastante enfadados porque en este último destino todos los precios son absurdamente desproporcionados, abusivos y parece que no existan las opciones.

Solo tenemos una cosa clara; si para irnos a Yangón tenemos que comprarle el billete de autobús a “este tío” nos vamos en camionetas de pueblo en pueblo aunque necesitemos todo el día. Mañana no tenemos nada más que hacer que llegar a la ex capital.

Posted in Myanmar | Leave a Comment »

Bago, continua el peregrinaje

Posted by chus y xavier en 10 mayo 2010

Tras las duras horas de bus con ciento y una parada para controles varios llegamos a las 3:30 am a un punto de la carretera donde se encuentra el desvío a Bago.

Desde Inle hay buses directos a esa ciudad pero cuando hemos ido a comprar el billete no quedaban asientos así que la única opción viable ha sido un autobús con destino a Yangón y bajarnos en la intersección entre Yangón y Bago.

3:30 am totalmente a oscuras en una carretera en medio de no sabemos dónde y sin saber qué hacer. Unos taxistas bien madrugadores asaltan el bus en cuanto nos bajamos pero preferimos esperar a que se haga un poco de día.

Al otro lado de la solitaria carretera un pequeño puestecillo con 3 mesitas de guardería con sus correspondientes sillas en el que una señora prepara té y tortas para la gente que se apea en esta parada. Nos refugiamos en una de esas minisillitas y la pobre mujer nos mira como preguntándose “que hacen estos locos aquí a estas horas”. Nosotros también nos miramos y nos preguntamos lo mismo pero el tema es que ahí estamos, en medio de ninguna parte esperando a que pase alguna camioneta que nos lleve a Bago y el que espera no desespera así que a eso de las 4 o 4:30 de la madrugada se para una camioneta que va rumbo a Bago y que por 2000 kyat/1,6€ y en menos de una hora nos deja en destino.

Llegamos a Bago cuando comienza a amanecer y sus calles rebosan vida como si fuesen las 10 de la mañana, aunque teniendo en cuenta el calor durante el día es mejor trabajar bien temprano.

Bago se encuentra a 80 km de Yangon. Fue fundada en el año 573 durante la dinastía Mon y pronto se convirtió en una de las más grandes ciudades de Myanmar. Ya entonces Bago era la capital de Suvannabhumi, la tierra de oro de los Mon. La era de oro de Bago empezó en 1365 y su esplendor duró 270 años. Los primeros visitantes europeos que llegaron a esta población mencionaron en sus crónicas su importancia como puerto y centro de comercio. En 1635 el rey Thalun trasladó la capital a Inwa, cerca de Mandalay. Durante su época de esplendor Bago fue enriquecida con multitud de monumentos sagrados. Sin embargo, en 1747, el rey Alaungpaya arruinó totalmente la ciudad. El rey Bodawpaya (1782-1819) la reconstruyó pero nunca llegó a recuperar el esplendor y la importancia que había tenido en el pasado.

Con la ayuda de los lugareños en menos de 10 minutos ya tenemos un sitio donde dejarnos caer, es bastante cutrillo pero por lo menos nos permiten entrar a la habitación en estas horas tan extrañas sin pagar la noche.

Después de registrarnos nos damos una buena ducha y nos ponemos a dormir hasta el medio día. Nos despertamos a las 13 horas empapados en sudor pues han cortado la luz así que aunque ya nos imaginamos los grados que debe haber en la calle salimos igualmente a comprobarlo. En el momento que abandonamos el edificio descubrimos que nuestra habitación es un iglú con respecto a las calles de Bago. Compramos varios litros de agua que en menos de 10 minutos ya están hirviendo y nos vamos cobijados bajo la insuficiente sombra de nuestro paraguas hasta el mercado local donde nos encontramos con todos esos peces disecados y conservados en sal que nos llevan a imaginarnos la España de los años 20 cuando nadie tenía neveras ni congeladores.

Esto si que es picar piedraIMG_3052 (Medium)Cargando la leña al menos para todo el año. Que duro!!IMG_3075 (Medium) La torre del relojIMG_3064 (Medium)Varios puestos en el mercado: verduras …IMG_3053 (Medium)… Pescado seco. Por desgracia el apestoso olor se detecta a más de 200 metros y por suerte no sale en las fotos …IMG_3059 (Medium)IMG_3061 (Medium) … Especias …IMG_3062 (Medium) Otro puesto mucho más humilde con jabón y mangos.Curiosa selección de productosIMG_3054 (Medium)Unos hombres nos ofrecen thanakkaIMG_3055 (Medium) Zumo de naranja fresquitoIMG_3063 (Medium)Elementos de construcción. Donde están los ladrillos?IMG_3089 (Medium)

En el concurrido mercado también descubrimos un puesto de venta de los productos básicos para elaborar los paquetitos de nuez de areca; cientos de hojas de betel, una amplia gama de especias y la nuez de areca, entera, a trocitos e incluso colorada para un mayor efecto.

El puesto de venta de la nuez de areca y sus otros ingredientesIMG_3057 (Medium)

Dejamos atrás el polvoriento mercado y proseguimos por la única calle principal que nos lleva, tras un pequeño desvío, hasta la Shwenawdaw Paya, una pagoda que sufrió la furia del terremoto de 1917 pero que ha sido reconstruida en 1930. Mide 14 metros más que la Shwedagon Paya de Yangón y en uno de sus lados todavía se conservan los restos de la aguja de su zedi destruido por el terremoto.

A estas alturas del viaje ya no somos capaces de diferencias unas pagodas de otras y en general todas son muy doradas y tienen muchos budas, aunque hay que reconocer que la estupa de este templo es enorme!!

La Shwenawdaw PayaIMG_3067 (Medium) El zedi caído en el terremotoIMG_3070 (Medium) IMG_3072 (Medium)

Volvemos a rehacer el mismo camino, paramos en varios puestos para comprar algo fresco para beber y nos vamos a visitar un grandioso buda recostado que mide nada más y nada menos que 55 metros.

Cuando llegamos al recinto nos llevamos una gran sorpresa pues pensábamos que se encontraría dentro de un templo y resulta que está en el exterior, al aire libre. DeShwethalyaung (el Buda recostado) nos sorprenden sus facciones casi femeninas y la escasez de brillos y dorados que tanto les gustan a estos birmanos. Solo las plantas de los pies están dibujadas con relieves dorados simulando joyas.

El Buda recostado de DeShwethalyaungIMG_3078 (Medium) IMG_3084 (Medium) IMG_3085 (Medium) IMG_3080 (Medium)Las adornadas plantas de los piesIMG_3082 (Medium)

En nuestro rápido paseo por Bago pasamos por delante de otros templos budistas, mezquitas e igleses católicas. Aquí como en Yangón conviven culturas diferentes sin que sus religiones y creencias sean un problema. Las mezquitas ocupan la calle principal y la llamada de los muecines a la oración se confunde con el olor a incienso y el campanario de alguna que otra iglesia.

Otro templos budistaIMG_3086 (Medium) IMG_3087 (Medium)Una iglesia católicaIMG_3049 (Medium)

Nos perdemos una vez más entre los lugareños y disfrutamos con su euforia ante la visita de un joven actor. Todas están como locas para que les firme un autógrafo y mientras tanto las cámaras de tv en lugar de filmar el evento nos graban a nosotros mientras nos preguntan cosas como si nos gusta su país, si conocemos al actor,… Que fuerte!! Seguro que saldremos en las noticias del país  … “y como hecho importante destacar que dos jóvenes españoles han decidido sufrir las inclemencias de este clima tan caluroso para poder estar al lado de (no nos acordamos el nombre) en la presentación de su nueva película.” Que fuerte!!

Al atardecer todo el mundo está pendiente del partido de voleibolIMG_3090 (Medium)

Posted in Myanmar | 1 Comment »

El largo camino a Bago

Posted by chus y xavier en 9 mayo 2010

Felicidades mama!!

Aprovechamos para dormir hasta tarde y antes de subirnos al bus rumbo a Bago entramos en el único cyber que hemos encontrado en Myanmar donde es posible acceder a WordPress y a otras páginas censuradas. Los dueños son unos cracks informáticos y se han cargado todos los filtros, ole, ole y ole!! Qué pena que lo hayamos descubierto hoy pues ya nos vamos de Inle.

Monumento a la Independencia en Nyaungshwe. Qué irónico!!IMG_3048 (Medium)

A las 14 horas compartimos un taxi (1000 Kyats/0,8€) con otros chicos que también van a Shwenyaung donde paran los buses de larga distancia.

A las 3 pm nos subimos a un relativamente cómodo bus con aire acondicionado (30.000 kyats/24€ los dos) en el cual pasamos más de 12 horas. Hacemos un par de paradas para comer e ir al lavabo y unas cuantas para rutinarios y exasperantes controles policiales. La conclusión es que no podemos pegar ni ojo en todo el viaje pues en el momento que intentamos dormirnos hay una de esas paraditas en las que 3 o 4 uniformados suben al bus a pedirnos la identificación y a cachear los bolsos y maletas de los pobres birmanos. En otros controles somos los pasajeros los que tenemos que bajarnos del bus y pasar por las casetas de control con nuestros pasaportes, peor que si atravesásemos las fronteras de 3 o 4 países en toda la noche.

Es la primera vez que somos víctimas y testigos de semejante abuso y eso que ya llevamos unos cuantos días viajando por Myanmar. El problema es que en esta ruta pasamos cerca de Naypydaw la actual capital del país y es algo así como un fuerte militar al que no pueden acceder más que personas autorizadas. La cercanía a la capital se advierte por las buenas carreteras asfaltadas con varios carriles en cada sentido, los increíbles y fastuosos hoteles para acoger a chinos y otros aliados del partido y sobre todo por el derroche de luz. Cuando todo Myanmar vive a oscuras, en la capital y su entorno hay miles de bombillas encendidas a lo largo de las amplias avenidas y se adivina el punto neurálgico de Naypyidaw a lo lejos por la mucha luz que la ilumina.

Posted in Myanmar | Leave a Comment »